Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

¿20% de clientes de prostitución el último año? No, claro, ni mucho menos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La prostitución es uno de los asuntos más manidos por las feministas.

No es de extrañar que el “estudio” esté dentro del epígrafe de violencia de género.

Como siempre las mentiras y la falta de criterios científicos son una constante en los “estudios” feminazis.

No olvidemos que la mayor parte de las prostitutas ejercen libremente en contra de lo que mantienen las feministas.

La excusa de la explotación esconde otro interés más prosaico, aflorar el dinero negro cuya cantidad se magnifica.

-o-o-o-o-o-

 

http://www.malaprensa.com/2016/02/20-de-clientes-de-prostitucion-el.html

19 de febrero de 2016

¿20% de clientes de prostitución el último año? No, claro, ni mucho menos

Me empiezo a sentir viejo cuando veo que puedo escribir una entrada de Malaprensa como si estuviéramos en 2005. Nada ha cambiado. Mismas trampas, mismos errores, mismos temas, mismos periodistas pardillos… En fin, les cuento.

Paso 1.
Hace unos minutos me escribe mi viejo amigo Wonka alertándome de esta noticia de Elmundo.es:

Me dice: aún no he podido leerla, pero tiene muy mala pinta.

En efecto, basta con un poco de sentido común para dudar de una información así. El crap detector se dispara.

Paso 2.
Leo la noticia, y veo que los autores del estudio piensan que la cosa puede ser incluso peor, en el típico argumento de “punta del iceberg”:

Según los autores del informe, si bien la muestra no es del todo representativa, podría suponer mucho más: “Que un 20% de los encuestados se atreva a reconocer algo que está siempre tan oculto, indica que deben ser muchos más quienes han pagado por servicios sexuales en España”.

Lo de la “muestra no del todo representativa” me hace saltar más alarmas. Pero luego veremos que en realidad no es el mayor problema de la información.

Paso 3.
Veo si hay más medios que cuentan algo parecido. ¡Claro, cómo no! ¡Quién se va a resistir a un titular así! Lo lleva El Comerciode Gijón, 20 Minutos, Abc.es, Antena 3… También titula así la Agencia Efe, que quizá sea de quien beben los otros medios.

Otros como El Diario de Sevilla,  el Huffington Post, Tele5, dicen que ese 20% ha pagado “recientemente”. Tal vez el olfato les ha dicho que algo huele mal en la noticia, y se han querido curar en salud. Pero no han hecho bien su trabajo.

Paso 4.
Busco el estudio. No sale buscando directamente el título en Google (en los primeros resultados, que son las propias noticias sobre el mismo). Pero sí sale, fácilmente, cuando voy a la web del Ministerio de Asuntos Sociales, y en unos seis-ocho clicks encuentro la sección de Estudios e Investigaciones, dentro de la sección dedicada a Violencia de Género (en la que dicen las noticias que está encuadrado el estudio). En el índice por años voy a 2015, y el primero de la lista es el informe buscado.

Ahora hay que husmear un poco por él. Es largo. Pero tiene índice. Y es un pdf en el que podemos buscar la aparición de diferentes palabras. Total, que en pocos minutos encuentro el texto completo de la encuesta. Estas son las preguntas relativas a si el entrevistado ha pagado servicios de prostitución:

Hay dos preguntas: si ha pagado alguna vez y si lo ha hecho en el último año

Y así es como se resumen los resultados de la encuesta en la página 162 del informe:

Los que han pagado alguna vez son el 20,3% o el 17,1%, en dos submuestras distintas

¡El 20% que citan todos los titulares son las personas que han pagado alguna vez por servicios sexuales, no los que han pagado el año pasado!

(Lo de las dos submuestras es demasiado largo para explicarlo aquí. Lo cuentan en el informe. En todo caso, es la muestra telefónica con CATI la que podría estar más cerca de ser una muestra representativa).

Pero esperen, porque en el informe se da también el dato de los que han respondido afirmativamente a la segunda pregunta, es decir, los que han usado los servicios de prostitución el último año (pág. 176): son 25 de los algo más de mil de la muestra CATI. Es decir, el 11,7% de los que alguna vez han usado esos servicios. Es decir, los que dicen que han pagado por servicios sexuales en el último año son el 2,4% de la muestra CATI.

Es decir, unas 8 veces menos que lo que dicen ahora mismo tantos y tantos titulares.

Paso 5
Como siempre, lamentarme de que las cosas se hagan tan mal, con tan poco esfuerzo, con tan poca cabeza. Y preguntarme por el proceso exacto que lleva a este error. ¿Una nota de prensa mal redactada? ¿Una expresión confusa en una nota de prensa? ¿Un periodista adormilado que toma mal las notas de una presentación oral? Lo curioso es que tantas y tantas veces los errores son en la dirección de exagerar las cosas, a peor, en la dirección escandalosa y amarillista. Bueno, tal vez esté usando una muestra sesgada, porque esos son los errores en los que yo me fijo, e investigo. A lo mejor hay muchos otros en la otra dirección de los que yo no me entero. Tal vez.

Actualización: lean el comentario de B, que estuvo en la rueda de prensa. ¡Parece que la fuente del error son los propios autores!

11 comentarios:

  1. Gracias por la labor que haces. Me pregunto en qué piensan los periodistas que publican burradas como esta sin que les salten todas las alarmas…

    Responder

  2. No se si me ha pasado, pero el titular dice “los espanyoles”, lo que yo asumo como hombres y mujeres, mientras que en la encuesta dice “hombres”, con lo cual el dato seria menos correcto todavía.

    Muchas gracias por el blog! eres la mejor vacuna contra la prensa amarilla :)

    Responder

  3. Anónimo,
    A mí en este caso no me parece que sea incorrecto, por abreviar (esencial en un titular), decir “los españoles” en lugar de “los hombres españoles”. El contexto (el tema) resuelve la ambigüedad.

     

  4. Yo soy uno de los culpables y, por si a alguien le importa, os cuento qué ha pasado.

    Durante la presentación del informe ante la prensa, sus han insistido mucho en que eran casi un 20% (un 20,1% por CATI y un 17,3% en la calle) los que habían dicho que habían pagado por sexo durante el último año.

    Un compañero, en plena presentación, les ha comentado que una encuesta del CIS de hace un tiempo decía que eran alrededor del 24% “al menos una vez”, y un porcentaje menor “durante el último año”. Que el dato no cuadraba.

    Los cuatro autores del trabajo, allí presentes, han respondido que esos eran sus datos. Y que por tratarse de lo que se trata, probablemente el fenómeno fuese aún mayor. Que podríamos verificarlo todo en el informe, y que se iba a hacer público en la web del Ministerio unas horas más tarde, después de la presentación académica (prevista para las 12.00, tras la rueda de prensa). Han insistido en que el dato se refería al “último año” varias veces más. El titular de su nota de prensa dice, tal cual: “Dos de cada diez españoles han pagado por servicios sexuales durante el último año y el 10% de los clientes ha detectado trata de menores con fines de explotación sexual”.

    Y aquí ha llegado el problema de siempre: las prisas. Estábamos varios periodistas de agencias y otros tantos más de otros medios. Y la dinámica actual fomenta lo que todos sabéis. Se publica lo antes posible para que esté en las webs pronto. La lógica, me temo, es que cuanto antes esté más clics tendrá.

    No es excusa, y no tiene nada de periodístico hacerlo así, pero así se funciona ahora.

    ¿Debería haberme saltado la alarma? Está claro que sí. Y me avergüenza no solo por no haberlo puesto en cuestión antes, sino por haberlo defendido como bueno hasta que he podido leer el informe (varias horas más tarde).

    No quiero excusarme porque mi cagada es mía (y la vergüenza también), pero por si os interesa saber por qué he caído, allá va:

    Por desgracia, en esta ocasión tenía muchos incentivos para descartar alarmas varias y sacarlo tal cual nos lo han contado. La información viene de una fuente creíble (cuatro investigadores de una universidad, los cuatro presentes, que confirman o al menos no desmienten el dato cuando se les cuestiona). Además es una de las conclusiones principales de un informe con muy buena pinta y con aval del Ministerio. Se les ha discutido el dato y lo han mantenido con insistencia, y han dicho que lo avalaban sus 1600 entrevistas, que no son muchísimas pero tampoco son muy pocas. Además, a la presentación han acudido suficientes periodistas –entre ellos las dos principales agencias– como para saber que el tema va a estar publicado muy poco tiempo después de que acabe la rueda de prensa.

    En mi trabajo me piden publicar bien y también publicar rápido. Aunque suene un poco tonto, la mayoría de veces las cosas que te cuentan (en ruedas de prensa o de cualquier otro lado) no son mentira. Y nadie quiere ser el último en contarlas. Si quieres dedicar tiempo a verificar cada dato (y por tanto acabar por ser siempre el último) te llevas muchas broncas por lento y muy pocas felicitaciones por prolijo. Como imaginaréis, no está el mercado de trabajo en este oficio como para permitirse muchos tropiezos. Al final, porque las cosas funcionan así, acabas tomando atajos. Lo que te suena dudoso lo discutes y te cercioras, y lo que te suena lógico lo aceptas. Esta vez, sin más, aunque a toro pasado suene ridículo, el dato –sobre un tema que no controlo– me ha parecido razonable.

    Responder

  5. Muchas gracias, B, por tu comentario.
    Los que no somos del gremio nos imaginamos estas cosas, pero no las vivimos por dentro. Siempre digo que los problemas de los que hablo son estructurales, no tienen que ver la mayor parte de las veces con fallos de los periodistas concretos que escriben la noticia.

    En este caso, además, por lo que parece los que estábais en la rueda de prensa lo intentado (bien por el periodista que recordaba el viejo dato del INE), y han sido los autores del estudio los que os han insistido en un dato erróneo. Parece un caso absurdo de ir buscando el titular impactante por parte de gente que se supone que debería ser más seria. No lo comprendo, la verdad, porque el trabajo tiene buena pinta, pero con esta difusión chapucera lo único que consiguen es desacreditarlo.

     

  6. Cuando se trata de “violencia de género”, con ese ministerio y con las “ayudas” que se destinan a esos “estudios”. Deberiais de tener más cautela.

    Me rebela más aún, si cabe, el protocolo para tratar las noticias de homicidios en entornos de pareja (cuidado el asesinato está claramente tipificado en el art.39 del CP y muchas veces no encaja), os habeis olvidado de informar, ya no existen la psicopatologías, dependencia emocional, incapacidad para controlar la agresividad, alcoholismo, déficit de habilidades sociales, lesiones en la cabeza, correlatos bioquímicos, disposición mental, sensación de impotencia, falta de recursos, estrés, historial familiar (violencia experimentada en la infancia, por ejemplo), depresión, … Ahora solo es violencia de género, en un sentido claro. El tratamiento es prolijo en atenuantes en el caso contrario.

    Suerte, hace tiempo que ya se que no informais, que solo os dedicais a diseñar un sistema de creencias para la sociedad.

     

  7. Soy uno de los anónimos que comenta más abajo.

    B, como penitencia, deberían ustedes publicar un artículo denunciando la manipulación de los investigadores (tanto en la redacción del informe como en la rueda de prensa)

     

  8. Titular sensacionalista y datos amarillos, aunque cierto es que el sexo de pago existe y que España está en cabeza de lista.
    Gran artículo
    Un saludo
    www.algodiscreto.com

    Responder

  9. El pagafantismo va a llegarrr.19 de febrero de 2016, 21:57

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    Responder

  10. Yo he leído el artículo en El País y es todavía más tendencioso porque se viene a dar por hecho que todas las prostitutas son víctimas de las mafias de trata de blancas. La prostitución voluntaria no existe, lo que pasa es que las mujeres obligadas a prostituirse disimulan.

    Responder

  11. Soy un hombre “normal”, con un trabajo “normal” que se mueve en un entorno social “normal” y mirando a mi alrededor, que uno de cada cinco hombres haya acudido en el último año al servicio de una meretriz, me parece bastante exagerado, y por tanto debe ser motivo para dudar del “resultado” de la encuesta.

    Creo que el análisis del resultado de la encuesta es tendencioso, porque en la tabla 14, aunque el título deja claro que es respecto al subconjunto de hombres que que han utilizado alguna vez servicios de prostitución, se debería haber incluido una columna de porcentaje sobre el total de la muestra, para que estuviese más claro que el porcentaje de hombres que habrían pagado en el último año es del 2,5% (25/1000) en el caso de la encuesta telefónica y 3,3% (20/600) en la entrevista.

    Seguramente esta tendenciosa tabla es la que ha confundido a los propios autores del informe.

    Responder

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario