Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

La Audiencia confirma la absolución a las cinco activistas de Femen

 

La impunidad feminazi sustentada en la prevaricación judicial.

Las imágenes de televisión y el atestado policial no dejan lugar a dudas. Pero los jueces no se atreven a condenar unos hechos evidentes con el falso argumento de que no han quedado acreditados.

Una vez más quienes conculcan los derechos de los demás salen impunes y además adoptan el papel de víctimas cuando son las victimarias. No sólo no se les castiga sino que se les anima a seguir haciéndolo.

-o-o-o-o-

La Audiencia confirma la absolución a las cinco activistas de Femen

Las cinco activistas en 2016, a su llegada al Juzgado de lo Penal número 19 de Madrid JAVIER BARBANCHO

“Es una persecución ideológica y política”

Absueltas las cinco integrantes de Femen acusadas de exhibicionismo y desórdenes públicos

EL MUNDO – Madrid

EFE -18/04/2017

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la absolución de las cinco activistas de Femen, juzgadas por interrumpir con el pecho descubierto una marcha antiabortista, organizada por el colectivo Derecho a Vivir en noviembre de 2013.

Según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, la Sección 29 del órgano judicialha desestimado el recurso de apelación de la Fiscalía y de la acusación particular de la Asociación Enraizados en Cristo y en la Sociedad. Con este fallo, el proceso judicial llega a su final, ya que esta última resolución es firme y por tanto no cabe recurso.

La acusación pedía penas de nueve meses de cárcel y una multa de 1.800 euros para cada una de las cinco mujeres, mientras que la organización católica solicitaba hasta seis años y medio de prisión.

El tribunal considera probados que irrumpieron en el recorrido de la manifestación con el torso semidesnudo, y trataron de acercarse a la cabecera coreando consignas a favor del aborto. Sin embargo, con esta actuación, los magistrados entienden que”las acusadas sólo pretendían dar publicidad a sus ideas mediante una actuación inapropiada”.

El auto explica que buscaban “una repercusión mediática” pero que “no impidieron el legítimo derecho de manifestación de las personas que participaban en la marcha, que pudieron acudir a ella y continuarla con normalidad tras ser retiradas las acusadas”.

Por este motivo, la Audiencia absuelve a todas ellas de delitos de desórdenes públicos, exhibicionismo, contra el ejercicio de los derechos fundamentales y de resistencia a la autoridad.

La Justicia ya les dio la razón

Las cinco activistas ya fueron absueltas por el juzgado de lo penal nº19 de Madrid en julio de 2016. En ese momento, la Sala determinó que “no resultó acreditado que las acusadas se colocasen delante de la manifestación para pararla, la interrumpieran o perturbaran gravemente, se abalanzasen sobre la cabecera con intención de detenerla, realizasen gestos obscenos, mostraran desprecio a los agentes de la autoridad, se opusieran a su actuación dando manotazos, patadas o tirándose a la calzada, ni que lesionasen a un miembro del servicio del orden“.

Tras conocer la sentencia, la asociación Enraizados anunció su intención de recurrirla, como así sucedió. La abogada de la acusación, Polonia Castellanos, calificó la resolución como “una auténtica vergüenza”, en una conversación telefónica con EL MUNDO.

Por su parte, Lara Alcázar, portavoz de Femen España, anunció a este periódico que se había demostrado “que la protesta pacífica es legítima” y anunció que segirán con este tipo de acciones.

http://www.elmundo.es/sociedad/2017/04/18/58f5fbef46163f1a7c8b4663.html

Educación recula y ya no hará falta aprobar para obtener el título de ESO

 

La Educación en España va a peor.

La rebaja en el nivel académico es cada vez más acusada. Cuanto más ignorante sea la población más fácilmente se la manipulará.

-o-o-o-

Educación recula y ya no hará falta aprobar para obtener el título de ESO

Un examen a alumnos de entre 15 y 17 años. ÁNGEL NAVARRETE

Un alumno de 16 años podrá pasar a Bachillerato con una calificación final de la etapa inferior al aprobado y con hasta dos asignaturas suspensas

Así lo dice un proyecto de real decreto al que ha tenido acceso EL MUNDO, que el Gobierno aprobará próximamente y que contradice la Lomce

OLGA R. SANMARTÍN – Madrid

18/04/2017

Mientras en las Cortes se trabaja para alcanzar un pacto de Estado educativo, el Gobierno prepara un nuevo cambio para desmontar otra pieza de la Lomce, esa ley inicialmente concebida para elevar el nivel de exigencia en las aulas españolas. El Ministerio de Educación ha redactado un proyecto de real decreto, a cuyo último borrador ha tenido acceso EL MUNDO, que implica que los alumnos ya no tendrán que sacar como mínimo un 5 en su calificación final para obtener el título de graduado de la ESO, tal y como prevé la reforma educativa del PP.

En la práctica, esto supone que este año, y hasta que se alcance un pacto de Estado, los estudiantes de en torno a 16 años podrán pasar al Bachillerato con una nota media de toda la ESO inferior al aprobado y con hasta dos asignaturas suspensas. Tampoco tendrán que aprobar la polémica reválida, que, tal y como prometió en octubre Mariano Rajoy, no va a tener efectos académicos hasta lograr el anhelado acuerdo.

La cosa, por tanto, va a quedarse más o menos como estaba con la LOE socialista, que no obligaba a los alumnos a sacar una nota media de un 5 y les permitía graduarse con una evaluación negativa en una o dos materias y “excepcionalmente en tres”, siempre y cuando “el equipo docente considere que su naturaleza y el peso de las mismas (…) no les ha impedido alcanzar las competencias básicas y objetivos de la etapa”.

Ahora será un poco más duro, porque sólo se podrá titular -un requisito imprescindible para pasar a Bachillerato- con dos asignaturas suspensas, en vez de tres, pero por el camino se han perdido las pretensiones iniciales del Gobierno de pedir una reválida aprobada y una calificación final de toda la etapa de al menos un 5.

El cambio del 5 es muy reciente, tal y como se desprende tras hacer una lectura comparada de diversos borradores en los que ha trabajado el Ministeriopara adaptar las condiciones de acceso a los títulos de la ESO y Bachillerato a esta nueva situación en donde las reválidas ya no tienen efectos académicos.

En un borrador anterior al que ahora revela EL MUNDO, se decía que obtendrían el título de graduado en la ESO “los alumnos y alumnas que hayan obtenido una calificación final de la etapa igual o superior a 5 puntos sobre 10 y una evaluación, bien positiva en todas las materias, o bien negativa en un máximo de dos siempre que éstas no sean simultáneamente Lengua Castellana y Literatura, y Matemáticas”.

Esto es lo que expresa también la Lomce, que sigue en vigor. Según fuentes educativas, el nuevo borrador “se contradice” con esta norma porque ya no establece, como figuraba antes, que los alumnos tengan que sacar una nota media final de al menos un 5. Sí se sigue manteniendo, a cambio, todo lo demás: “Los alumnos y alumnas que hayan obtenido una evaluación, bien positiva en todas las materias, o bien negativa en un máximo de dos, siempre que éstas no sean de forma simultánea Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas, obtendrán el título de graduado en Educación Secundaria Obligatoria”.

Requisitos más duros para bachillerato

El proyecto de real decreto aún tiene que someterse al examen del Consejo de Estado y del Consejo Escolar del Estado antes de ser aprobado, previsiblemente antes del verano, por el Consejo de Ministros.

Para los estudiantes que quieren conseguir el título de Bachillerato, el borrador mantiene las mismas condiciones que exige la Lomce: deben tener una “evaluación positiva” en todas y cada una de las asignaturas de los dos cursos. Es decir, los requisitos son más severos que con la ESO, donde los alumnos se gradúan con hasta dos materias suspensas.

En el curso 2014/2015 (últimas cifras disponibles), el alumnado que, al finalizar la ESO, era propuesto para el título de graduado suponía una tasa bruta del 77,3% respecto de la población que tiene la edad teórica de concluir este nivel educativo. Esto lleva a una reflexión que probablemente también ha realizado el Gobierno: si se eleva el listón para sacar el título, este porcentaje bajará. Y, en un momento en el que España necesita como máxima prioridad reducir su elevada tasa de abandono escolar, no conviene ponérselo más complicado a los alumnos. Según datos anteriores, de 2011/2012, uno de cada cinco graduados de la ESO consiguió el título con al menos una asignatura suspensa.

“El Gobierno ya se ha bajado los pantalones con las reválidas, ¡qué más da bajárselos un poco más con esto del 5!”, expresan con amargura fuentes educativas, que insisten en la necesidad de hacer evaluaciones comunes ajenas a los centros para homologar competencias en toda España.

Otras fuentes reprochan al Gobierno “la imprevisión” con la que está realizando modificaciones de calado como ésta: “Trastocar así la normativa en el tercer trimestre… Es el tercer cambio legislativo en un mismo curso y se aplicará ya este mismo año. Ni los estudiantes ni los profesores sabrán cómo gestionarlo”

 

http://www.elmundo.es/sociedad/2017/04/18/58f4e16122601d162e8b462e.html