Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Asociación de mujeres juristas Themis

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Este grupo de mujeres (abogadas, fiscales y jueces) llevan años ejerciendo como grupo de presión tanto en los órganos legislativos como en los medios de comunicación. También ofrecen servicio de asistencia jurídica a mujeres. Son una de las cabezas de la hidra del movimiento feminista radical.

Pero, ¿por qué se ha puesto ese nombre esta asociación? ¿Qué quiere decir Themis?

En la mitología griega Themis es la “diosa de la justicia”. Ni más ni menos. Pero no es una autoridad humana. Ni siquiera divina casi. Eso sería poco. Exactamente significa “ley de la naturaleza”. La encarnación del orden divino. Las leyes y las costumbres ¿Alguien da más?

Themis, en la mitología griega presidía la “correcta relación entre hombre y mujer” y “la base de la familia legítima y ordenada”.

Y por si esto suena a poco, los jueces en Grecia eran a menudo llamados themistopoli que significa “sirvientes de Themis”.

Queda claro que Themis era exactamente la “ley de la naturaleza”. Es decir la ley.

Pero hay una confusión sobre esta figura. La de Themis. Se confunde con la justicia pero no es así en realidad. Themis es la ley. Así de simple.

Hubo otra diosa, la “diosa” de la justicia de forma inequívoca, clara y tajante, fue Dié, hija de Zeus y Themis.

Así para concluir, Themis =ley. Dié =justicia.

Al final Themis se dedicaba a presidir festines. Ni más ni menos.

Para terminar con las discusiones alguien tenía todos los poderes. Fue el padre omnipresente de los dioses y los hombres, un tal Zeus, dios de dioses. Zeus impuso el orden que sucedió al caos y las fuerzas desorganizadas de la naturaleza quedaron sometidas a una inteligencia superior. Zeus dios de dioses, dios del cielo, el trueno y la luz. Pero vaya por dios (nunca mejor dicho), es un nombre masculino. Lástima. A las feministas radicales no les valía.

Es parecido pero no es lo mismo. Themis y Dié son las dos diosas, pero un grupo de gente más preocupado por el poder que por la justicia opta por la ley. De haber sido al revés, el nombre de Dié les hubiese venido mejor. Es decir, una preocupación verdadera por la justicia. La diosa de la justicia.

¿Alguien da más? La modestia no se encuentra entre las virtudes de este grupo de presión. Ya sabemos con quien nos estamos jugando los cuartos. Los cuartos y algo más.

Su influencia en el PSOE y en la redacción de las leyes propuestas por este partido es muy grande. Su presidenta, Ángela Alemany, fue una de las mujeres presentes en la reunión con Rodríguez Zapatero tras su llegada a La Moncloa. Recordemos que a las primeras personas que Rodríguez Zapatero recibe como presidente del gobierno es a este grupo de feministas radicales.

Por supuesto, exigen estar en los órganos donde se toman decisiones y se redactan las leyes, por el simple hecho de su condición de mujer independientemente de su capacitación o méritos.

La redacción de las distintas leyes pasa por su tamiz hasta extremos increibles. Ley de igualdad, ley de divorcio, ley de educación, ley de sanidad… y por supuesto la Ley Integral contra la Violencia de Género. Ésta última, y como parte de la estrategia y normas de manipulación de la opinión pública, ha concitado el debate de la opinión pública sobre el tema de la distinta forma de castigar al delincuente según sea su sexo. Pero esta ley afecta a todos los aspectos de la vida diaria. Además obliga a que las demás leyes pasen el filtro de “la perspectiva de género”.

Veamos, por ejemplo, la reciente modificación de la Ley del divorcio y cómo al final se hace tal y como las feministas radicales ordenan.

Meses antes de iniciarse siquiera el trámite parlamentario, Themis, por boca de su presidenta, ya decía bien claro cómo debería ser el espíritu y la letra de la futura ley, como por ejemplo en el aspecto más controvertido de esta reforma legislativa que era la Custodia Compartida.

El ministerio presenta un anteproyecto que incluye modificaciones importantes, empezando por la exposición de motivos. El Consejo de Ministros lo retoca algo y lo envía al Congreso. Pero como quiera que estas modificaciones van en contra de los intereses de Themis, la maquinaria de presión de Themis se pone en marcha, como siempre manipulando datos, ofreciendo cifras falsas y estudios sesgados y acientíficos.

Además crean un nuevo concepto, el de custodia responsable, con objeto de confundir tanto a la opinión pública como a los diputados y senadores que están debatiendo la ley. En cualquier caso no deja de ser un subterfugio para tratar de impedir la Custodia Compartida con la excusa de que si los progenitores no llegan a un acuerdo cómo van a compartir la custodia. Por supuesto, con la fachada de velar por el bien de los niños lo que hacen es reclamar el dinero.

“Queremos hacer constar que el Proyecto de Ley no hace un tratamiento igualitario para mujeres y hombres. Entre otras cuestiones, la eliminación absoluta de las causas y la regulación de la pensión compensatoria que se contempla en el Proyecto, son aspectos que perjudican fundamentalmente a las mujeres.”

En el Congreso de los Diputados, Themis consigue que se “corrijan” las desviaciones de su doctrina que tenía el anteproyecto. Poco les importa que sus criterios vayan en contra de la opinión de la casi totalidad de la población incluida la femenina a la que dicen representar.

Pero en el Senado se aprueban unas enmiendas de manera consensuada entre el PSOE y el PP que son contrarias, de nuevo, a las posiciones de Themis.

Antes de pasar de nuevo por el Congreso de los Diputados, y viendo lo que ha pasado en el Senado, las feministas radicales se reúnen con Rodríguez Zapatero en La Moncloa. ¿O es Rodríguez Zapatero quién se reúne con ellas?

Especialmente revelador y aterrador resulta el siguiente párrafo de la noticia:

Durante la intervención de Pérez del Campo, el jefe del Ejecutivo le interrumpió para afirmar “esta misma noche“. “No hagas más esfuerzos, conmigo, no hace falta“, dijo tras el discurso de la feminista en contra de una custodia compartida sin acuerdo de los padres.

¿Coacción? ¿Extorsión? ¿Chantaje? ¿Estulticia? Rodríguez Zapatero cede y promete a las feministas radicales que sus criterios serán los que quedarán reflejados en la ley. En qué cabeza entra que el presidente del gobierno reciba a bombo y platillo a una de las partes el día anterior a la votación y que les prometa que sus pretensiones serán atendidas en contra del criterio de la casi totalidad de la ciudadanía.

La ley se vuelve a modificar gracias a que los diputados del PSOE votan en contra de sus propias enmiendas aprobadas en el Senado cediendo a las presiones de las feministas radicales. El PSOE lo justifica argumentando que ha sido un error, tomando a los ciudadanos por imbéciles. Cualquiera que haya visto una votación en el Congreso habrá observado como se sigue a rajatabla la disciplina de voto y como se sanciona a quien se la salta.

Es significativo como nuestros “bien intencionados” diputados, siguiendo las directrices de las feministas radicales, crean una norma ilegal e inmoral como es la prohibición de que los niños declaren en los procesos de separación. Con la excusa de evitar el mal trago a los niños se impide que declare el mejor testigo de la situación familiar; se impide que el menor de su opinión sobre lo que desea; y se fomenta la Alienación Parental. Dando carta de naturaleza a la aberrante práctica judicial de no escuchar a los niños salvo que tenga 12 años, incumpliéndose el propio Código Civil (arts. 92 y 159). Además se incumplía ya partir de ahora se incumplirá la Constitución Española, la Ley de Protección Jurídica del Menor (1/1996), la Declaración universal de los Derechos del Niño (ONU) y la Convención Europea de los Derechos del Niño (UE). La decisión es objeto de alabanzas por parte de las feministas radicales. Destaquemos el siguiente párrafo:

“Con el apoyo de todos los grupos políticos sí salió adelante una enmienda que elimina la obligación de que los hijos de 12 años o más deban comparecer ante el juez en procesos de separación o divorcio para exponer su punto de vista en el caso de sus padres. Ahora, sólo será potestativo del juez. La intención es intentar suavizar la presión psicológica y los malos tragos que padecen los más pequeños durante estos procesos.

Algo que desgraciadamente es la norma en la mayoría de los países produciéndose la paradoja de tomarse decisiones trascendentales sobre la vida de los menores sin oír su opinión o tomarla en consideración.

El Defensor del Menor ha brillado por su ausencia, como casi siempre, a la hora de defender los derechos de la infancia, limitándose a ser políticamente correcto y dorar la píldora a quienes le han puesto en el cargo.

Por supuesto, y a pesar de la promesa del ministro López Aguilar, ni el “error” en la votación se va a corregir ni se van a subsanar las aberraciones en los juzgados de familia. Todo lo contrario. Los equipos psicosociales de los juzgados de excepción creados a la sombra de la inconstitucional Ley de violencia de género, van a ser los encargados de ayudar a los equipos de los juzgados de familia. Poner a la zorra a cuidar el gallinero.

¿Por qué se cometen estas tropelías en contra del interés general y del de las mujeres a las que dicen representar? No debemos olvidar que en el fondo de todos estos grupos feministas radicales está el interés económico. Baste recordar las ingentes cantidades de dinero público que reciben y en qué lo emplean.

Dinero que no se limita a metálico. Por ejemplo, Themis tiene su sede en dependencias del Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Trabajo. La sede en Madrid está en la calle Almagro, 28. Ni se toman la molestia de disimular y los rótulos y carteles son del propio Instituto de la Mujer. Incluso en el salón de actos se puede ver la bandera, el retrato del Rey, etc. Las instalaciones son compartidas por otras asociaciones como es la Comisión para la investigación de los malos tratos (dirigida por Consuelo Abril Pérez del Campo, hija de Ana María Pérez del Campo), AMECO (Asociación Española de Mujeres Profesionales de Medios de Comunicación), etc. De parecidas prebendas disfrutan Mujeres en Red (de Montserrat Boix, la censora oficial de RTVE), Fundación Mujeres, la Federación de Mujeres Progresistas (Enriqueta Chicano), etc. Y por supuesto, la reina del cotarro, la Federación de asociaciones de mujeres separadas y divorciadas (Ana María Pérez del Campo Noriega). Todo ello mantenido con el dinero de todos los españoles cuya casi totalidad están en contra de estas “defensoras de la igualdad” y sus aberrantes criterios y teorías.

La mayoría de estas asociaciones, por no decir todas, se hallan inmersas en un colectivo más amplio y cuyas ideas y criterios se pueden ver sin mucho problema en nodo 50. Lo que sí cuesta es el tratamiento médico posterior a la lectura de quienes forman este colectivo y sus criterios y argumentos.

Según María Sanahuja, estas feministas radicales quieren que la mujer vuelva a la caverna mientras el hombre sale a cazar. Razón no le falta a la jueza decana de Barcelona. Y si no, ¿cómo se llama la nueva presidenta de Themis?

Ahora sólo falta seguir aguantando la persecución al disidente/opositor que estas radicales ejercen con furia. ¡Ah, no, que las mujeres nunca son violentas!

o

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario