Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Catherine Deneuve y otras artistas francesas temen por la libertad sexual tras la campaña #MeToo

 

Lejos de lo que pueda parecer las feminazis no son sino un grupo reducido. Eso sí, muy activo al contar con gran apoyo económico y un aún mayor apoyo mediático.

La mayoría de las mujeres reniegan de este “feminismo” hipócrita que se sostiene en mentiras.

No es sólo la libertad sexual la que está en juego. Son todas nuestras libertades y derechos las que serán proscritas si la ideología de género se impone pues no deja de ser una ideología totalitaria heredera de Engels, Hegel y Marx.

Desgraciadamente la agenda de género se está imponiendo en todo el mundo.

Deneuve y compañía sufrirán la acostumbrada campaña de acoso y derribo. Confiemos en que aguanten el envite de las feminazis.

-o-o-o-o-

Catherine Deneuve y otras artistas francesas temen por la libertad sexual tras la campaña #MeToo

Catherine Deneuve durante la presentación en Madrid de una de sus películas. BERNARDO DÍAZ

DPA – París- 9 ENE. 2018

Un colectivo de reconocidas mujeres de la cultura francesa entre las que se encuentran la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet o la cantante Ingrid Caven, alertaron este martes del riesgo de que el escándalo de la cultura de abusos contra las mujeres destapado en Hollywood cree un clima propio de una “sociedad totalitaria” que ponga en peligro la libertad sexual.

“La violación es un crimen, pero un flirteo tenaz o torpe no es un delito y una galantería tampoco es una agresión machista”, señalan las firmantes en un artículo que publica hoy en el diario francés “Le Monde”.

“Como mujeres no nos reconocemos en este feminismo que más allá de la denuncia del abuso de poder y toma el rostro de odio a los hombres y a la sexualidad”, continúan. Las firmantes defienden “la libertad de importunar a alguien”, al considerarlo algo “imprescindible para la libertad sexual”.

El texto fue elaborado, según “Le Monde”, por la escritora francesa Catherine Millet. Lo firman en total un centenar de mujeres del mundo del arte, la ciencia, el periodismo y el cine, entre ellas Catherine Deneuve, de 74 años.

La campaña #MeToo (yo también) contra el sexismo y los abusos sexuales se desató a raíz de las denuncias vertidas en octubre contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein. “Desde el caso Weinstein se ha producido una toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las mujeres, especialmente en el marco profesional, donde ciertos hombres abusan de su poder. Eso era necesario. Pero esta liberación de la palabra se transforma en lo contrario: se nos ordena hablar como es debido y callarnos lo que moleste, y quienes se niegan a plegarse ante esas órdenes son vistas como traidoras y cómplices”, dice el manifiesto. Sus firmantes lamentan que se haya convertido a las mujeres en “pobres indefensas bajo el control de demonios falócratas”

La actriz alemana, musa y viuda del cineasta Rainer Fassbinder, otra de las firmantes. EFE

Una justicia, ¿”expeditiva”?

Las denuncias registradas en las redes sociales se convierten en “una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia individuos a los que no se deja la posibilidad de responder o de defenderse”. “Esta justicia expeditiva ya tiene sus víctimas: hombres sancionados en el ejercicio de su oficio, obligados a dimitir por haber tocado una rodilla, intentado dar un beso, hablado de cosas intimas en una cena profesional o enviado mensajes con connotaciones sexuales a una mujer que no sentía una atracción recíproca”.

También hablan de la vuelta al “puritanismo” y a la “moral victoriana”: “Esta fiebre, de llevar a los ‘cerdos’ al matadero sirve en realidad a los intereses de los enemigos de la libertad sexual, los extremistas religiosos, los peores reaccionarios y aquellos que opinan que las mujeres son seres ‘especiales’, niños con rostro de adultos, que piden protección”.

http://www.elmundo.es/loc/2018/01/09/5a550f70e5fdea805d8b4620.html

« Nous défendons une liberté d’importuner, indispensable à la liberté sexuelle »

CCO CREATIVE COMMONS

Dans une tribune au « Monde », un collectif de 100 femmes, dont Catherine Millet, Ingrid Caven et Catherine Deneuve, affirme son rejet d’un certain féminisme qui exprime une « haine des hommes ».

LE MONDE | 09.01.2018 | Par Collectif

Tribune. Le viol est un crime. Mais la drague insistante ou maladroite n’est pas un délit, ni la galanterie une agression machiste.

A la suite de l’affaire Weinstein a eu lieu une légitime prise de conscience des violences sexuelles exercées sur les femmes, notamment dans le cadre professionnel, où certains hommes abusent de leur pouvoir. Elle était nécessaire. Mais cette libération de la parole se retourne aujourd’hui en son contraire : on nous intime de parler comme il faut, de taire ce qui fâche, et celles qui refusent de se plier à de telles injonctions sont regardées comme des traîtresses, des complices !

Or c’est là le propre du puritanisme que d’emprunter, au nom d’un prétendu bien général, les arguments de la protection des femmes et de leur émancipation pour mieux les enchaîner à un statut d’éternelles victimes, de pauvres petites choses sous l’emprise de phallocrates démons, comme au bon vieux temps de la sorcellerie.

Délations et mises en accusation

De fait, #metoo a entraîné dans la presse et sur les réseaux sociaux une campagne de délations et de mises en accusation publiques d’individus qui, sans qu’on leur laisse la possibilité ni de répondre ni de se défendre, ont été mis exactement sur le même plan que des agresseurs sexuels. Cette justice expéditive a déjà ses victimes, des hommes sanctionnés dans l’exercice de leur métier, contraints à la démission, etc., alors qu’ils n’ont eu pour seul tort que d’avoir touché un genou, tenté de voler un baiser, parlé de choses « intimes » lors d’un dîner professionnel ou d’avoir envoyé des messages à connotation sexuelle à une femme chez qui l’attirance n’était pas réciproque.

Cette fièvre à envoyer les « porcs » à l’abattoir, loin d’aider les femmes à s’autonomiser, sert en réalité les intérêts des ennemis de la liberté sexuelle, des extrémistes religieux, des pires réactionnaires et de ceux qui estiment, au nom d’une conception substantielle du bien et de la morale…

http://www.lemonde.fr/idees/article/2018/01/09/nous-defendons-une-liberte-d-importuner-indispensable-a-la-liberte-sexuelle_5239134_3232.html

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario