Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Colau y los juristas

  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

El disparate del feminazismo no tiene límite.

Dos machos de la especie humana le tiran los tejos a una hembra de la especie humana. Las feminazis lo ven lamentable. ¿Cómo hemos de reproducirnos entonces?

Les acusan de hacerlo con ella porque es progresista ya que con alguien de otro “bando” no se atreverían. Pero obvian que es una reunión de fiscales “progresistas”. Motivo por el que los fiscales invitaron a la alcaldesa, el ser colegas de ideología. La alcaldesa les devolvió la invitación por la misma razón. Eso sí, ambas invitaciones las pagamos todos los ciudadanos.

Dos borrachos haciendo el idiota. ¿Qué tendrá que ver el sexo o la ideología?

Por cierto, nadie acudió en auxilio de la pobre damisela que era víctima de “acoso sexual“. ¿Nadie les invitó a ir a dormir la mona a otro sitio?

-o-o-o-o-

ada colau

COLAU Y LOS JURISTAS

22 JUNY 2016

José María Mena
Jurista. Ex Fiscal Jefe de Catalunya

En plena ebullición electoral surge el escándalo del director de la Oficina Antifraude de Cataluña, anteriormente magistrado de la Audiencia, rindiendo pleitesía al ministro del Interior, concertándose para dirigir las cloacas del Estado en contra de dirigentes políticos catalanes independentistas. Es un caso asombroso de putrefacción y cutrería que hunde en el desprestigio una institución ejemplar de Cataluña, nacida de la mano de David Martínez Madero.

david-martinez-maderoDavid Martínez Madero

David había sido un fiscal ejemplar, de una eficacia y contundencia extraordinaria en la persecución de la corrupción y de la delincuencia organizada internacional. Especialmente se destacó en la investigación de las mafias rusas, lo cual le reportó graves problemas de seguridad personal y familiar. Cuando Pasqual Maragall clamó lo del 3% en el Parlament, nació la idea de crear una oficina antifraude. La iniciativa tardó demasiado en llegar a buen puerto, pero llegó. David Martínez Madero fue nombrado su director, y la dirigió con tino hasta que le sorprendió una muerte repentina y prematura. Ahora, el prestigio de su institución está por los suelos. Por los suelos del ministerio del Interior. Pero el prestigio de Martínez Madero queda en pie.

Mientras todo esto nos ocupa, también ocurren otros pequeños acontecimientos que se refieren, igualmente, a los fiscales, pero que, siendo de distinto alcance, no es posible pasar por alto. El acontecimiento al que me refiero ocurrió hace menos de un mes. La Unión Progresista de Fiscales, que agrupa a doscientos cincuenta fiscales de talante progresista de toda España, celebraba su congreso anual en Barcelona. El Ayuntamiento de Barcelona tuvo la amabilidad de invitar a los congresistas a visitar su sede. Fuimos recibidos por la alcaldesa y después fue nuestra invitada, y compartió con nosotros una copa en un local cercano al puerto. Todo era cómodo, distendido y apacible. En un momento determinado dos fiscales, de manera imprevisible y con evidente exceso de alcohol, se abalanzaron sobre la alcaldesa con frases inaceptables. Lo que ha dicho Ada Colau responde a la verdad.

Cualquiera puede comprender el disgusto que ella soportó, aunque su prudencia y discreción, y su inteligencia, permitieron superar el incidente. Cualquiera puede comprender el bochorno que el resto de los fiscales, hombres y mujeres, jóvenes, veteranos y jubilados, sentimos en aquel momento y seguimos sintiendo ahora. No hay nada que pueda atenuar lo impresentable de aquella agresión machista. La embriaguez de los agresores no es una circunstancia atenuante. Más bien es una agravante. ¿Cómo pueden hacer de fiscales personas que no son capaces de controlar su agresividad alcohólica?. Se pidió perdón a la alcaldesa, pero eso no borra el hecho cometido.

No hay nada que hacer. Aunque pidamos perdón cien veces, no tiene remedio. Hemos de soportar que, entre nosotros, hay machistas borrachos, y además cobardes. Cobardes porque no habrían sido agresivos contra un alcalde varón, ni contra una alcaldesa como Esperanza Aguirre, o como Rita Barbará, o una presidenta como Susana Díaz. Su agresión verbal a Ada Colau fue cobarde porque aprovecharon la naturalidad y amabilidad de la alcaldesa, y su proximidad progresista. El prestigio de los impresentables queda, como el del director de la oficina antifraude, por los suelos. Pero esperemos que el de muchas y muchos fiscales que procuran cada día ser progresistas en su función, no quede injustamente salpicado.

http://lamentable.org/colau-y-los-juristas/

  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Un pensamiento en “Colau y los juristas

Deja un comentario