Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Condenada una mujer por hacerle creer a su exmarido que era el padre de su hijo

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Uno más de los miles de casos que se dan cada año. Algunos estudios cifran en el 25% el número de hijos que no son del marido. La prueba de paternidad al recién nacido debe ser obligatoria por razones sanitarias y legales.

Recordemos que hay países en los que es delito pedirla sin permiso de la madre. Uno más de los privilegios de las feministas.

La protagonista de la noticia ha estafado tanto a su marido como a su amante utilizando a los hijos como herramienta de extorsión. La condena es tan leve que el “castigo” no sólo no disuade sino que alienta al delito.

Para no perder la costumbre la delincuente ha argumentado que tenía miedo a las represalias del estafado. Las habituales denuncias falsas y el victimismo para disfrazar el engaño y el delito.

-o-o-o-o-

EN BADALONA

Condenada una mujer por hacerle creer a su exmarido que era el padre de su hijo

  • La demandada sólo reconoció que el niño era de su amante, un acaudalado empresario, cuando éste murió y le convino admitirlo para pedir la legítima
Condenada una mujer por hacerle creer a su exmarido que era el padre de su hijoEl hombre crió al menor durante sus primeros años de vida pensando que era su hijo, cuando no lo era (alexkich / Getty Images/iStockphoto)

JUAN MANUEL GARCÍA, Barcelona

20/01/2017

La Audiencia Provincial de Barcelona ha ratificado la condena de 50.000 euros impuesta a una mujer por los “daños morales” y los “daños psíquicos y secuelas psicológicas” que causó a su exmarido por hacerle creer durante más de tres años que era el padre de su segundo hijo, aun a sabiendas que era fruto de una relación extramatrimonial. Se trata de una sentencia muy poco habitual, ya que ni el adulterio ni el ocultamiento de la verdadera filiación de un menor se consideran, por sí mismos, delitos en el Código Civil.

En este caso, sin embargo, se ha acreditado la “conducta dolosa” de la mujer, ya que la propia demandada admitió en el juicio ordinario, instruido por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Badalona en julio de 2014, que siempre tuvo completa certeza de la paternidad real de su hijo. Detalló, además, que las relaciones íntimas entre ella y su exmarido eran cada vez más escasas, y ella siempre buscaba que fueran en período no fértil, mientras que, por el contrario, las relaciones sexuales que mantuvo con su amante, un acaudalado empresario de construcción, eran más asiduas y se producían en período fértil.

La sentencia acredita la conducta dolosa de la mujer demandada- LV
La sentencia acredita la conducta dolosa de la mujer demandada- LV

Sólo admitió que el hijo era de su amante cuando éste murió. Entonces pidió la legítima

La mujer condenada sólo admitió quién era el padre de su segundo hijo después de abandonar el domicilio conyugal con sus hijos –el niño y una hija anterior del matrimonio, también menor- y divorciarse de su exmarido, quien aun así tuvo que hacerse cargo de la pensión alimenticia de ambos (aunque según la mujer, el demandante incumplió el régimen de visitas y se desentendió del menor). Según la sentencia, la mujer reveló la paternidad de su hijo menor “cuando le convino, intencionadamente”, ya que el verdadero padre también estaba casado y tenían un pacto de no comunicar la verdadera paternidad de su hijo “hasta que lo consideran oportuno”.

La ‘oportunidad’, sin embargo, sólo surgió cuando el padre biológico enfermó y murió. Fue entonces cuando la mujer impugnó la filiación matrimonial paterna (para que se demostrara que el hijo no era de su ex) y reclamó la filiación no matrimonial paterna (para confirmar que el padre era el empresario fallecido). Una vez corroborada la verdadera paternidad, la mujer reclamó para su hijo la legítima. Es decir, la parte de la herencia que corresponde a los “herederos forzosos” (en este caso, un descendiente), aunque no estén incluidos en el testamento.

La mujer dice que lo ocultó por “miedo a las represalias”

Los hechos se remontan a septiembre 2005, cuando nació el segundo hijo de S.D.F. Por entonces, esta mujer mantenía una relación extramatrimonial con el presidente de una importante empresa de construcción con sede en Santa Coloma de Gramenet. La mujer supo desde el primer momento que el padre biológico de su hijo no era su marido, y así se lo comunicó a sus familiares íntimos -entre ellos, sus padres, quienes le guardaron el secreto-, pero no a su por entonces esposo. En marzo de 2009, la pareja se divorció. En el acuerdo judicial se atribuyó a la madre la guardia y custodia de los dos hijos y una pensión de alimentos para ambos con cargo al hombre.

En el procedimiento de divorcio se puso de manifiesto que la mujer había ocultado su relación extramatrimonial y la verdadera paternidad del menor, “engañando a D.G.G. y actuando de mala fe”, según la sentencia de la Audiencia de Barcelona. Según la mujer, ocultó su infidelidad y la identidad real del padre de su hijo por “miedo a las represalias” de su entonces marido. Esta conducta “dolosa y negligente” de la mujer, acreditada por la sentencia, fue el desencadenante –según la demanda- de un trastorno ansioso depresivo mayor, con desarrollo de esquizofrenia.

El demandante pedía casi medio millón de euros de indemnización

El demandante reclamaba un total de 485.895 euros de indemnizaciónpor el daño moral y las consecuencias psíquicas que le causaron la pérdida de un hijo al que crió como suyo durante sus primeros cuatro años de vida, durante los cuales desarrolló un vínculo emocional. Esta cifra también incluye el daño patrimonial derivado de la manutención del menor que no era hijo suyo.

El juez sólo ha estimado de manera parcial la demanda, ya que, si bien admite que es “evidente” que D.G.G. sufre daños psíquicos y secuelas psicológicas, también hace constar que no resulta acreditada “la relación de causalidad” entre la totalidad de los trastornos padecidos por D.G.G. y la actuación dolosa de S.D.F . Asimismo, dice la sentencia, “la angustia emocional y el sufrimiento psíquico son de difícil valoración económica”. En este caso, la afectación psicológica de la víctima –que consta en el informe pericial- se ha valorado en los 50.000 euros de indemnización con los que se condena a S.D.F.

La sentencia valora el daño moral infringido en 50.000 euros de indemnización. LV
La sentencia valora el daño moral infringido en 50.000 euros de indemnización. LV

 

Una sentencia excepcional

La excepcionalidad de esta sentencia radica en que, según el código civil español, ni la infidelidad dentro del matrimonio ni la ocultación de la verdadera filiación de un menor son susceptibles de indemnización, ya que ninguna de las dos cosas constituyen por sí mismas delito. Pero en este caso se estima probado que S.D.F. “actuó de forma negligente en la concepción de su hijo y dolosa en su ocultación del acto”, motivo por el cual se la considera responsable de los daños morales infligidos al demandante.

Actualmente, el demandante tiene concedida la incapacidad permanente absoluta para trabajar, motivo por el cual recibe una pensión. Además de haber perdido el vínculo con el menor objeto de la demanda, también ha perdido la relación con su hija biológica, que vive con su madre en el que era el domicilio conyugal, en Badalona. Según fuentes de la acusación, el hijo tutelado por la madre ha recibido como herencia legítima de su padre biológico la propiedad de un piso en una población del cinturón metropolitano de Barcelona y unos terrenos en Lloret de Mar.

El demandante tiene una invalidez permanente absoluta

La depresión es una enfermedad mental que puede incapacitar para .el trabajo. GYI
La depresión es una enfermedad mental que puede incapacitar para .el trabajo. GYI

 

http://www.lavanguardia.com/sucesos/20170120/413500456285/condenada-mujer-hacerle-creer-exmarido-que-era-padre-de-su-hijo.html

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario