Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Custodias anómicas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Este “problema” no existiría con la custodia compartida por defecto. Ambos progenitores se aplican la mitad de la ventaja fiscal.

Custodia compartida que tendrían que aplicar los jueces desde hace años por establecerlo así la ley y la jurisprudencia y que en la mayoría de los casos se obvia.

Pero aún con la custodia exclusiva para uno de los progenitores la ventaja fiscal ha de ser repartida entre ambos. Al no custodio se le impone una pensión de alimentos y al custodio se le supone que aporta una cantidad igual con su trabajo y cuidado de los hijos. Al menos es lo que argumentan en las sentencias. Esto es, ambos siguen teniendo a su cargo a los niños por muy divorciados que estén, cuestión sobre la que ya se pronunció el Tribunal Constitucional.

Al final el beneficiado es el progenitor custodio y el no custodio es expoliado con la excusa de mantener a los hijos.

-o-o-o-o-

Custodias anómicas

Folletos informativos de la Agencia Tributaria. Nacho GallegoEFE

FÉLIX BORNSTEIN – 05/02/2017

El IRPF es un tributo de naturaleza individual. Son contribuyentes por dicho impuesto, sólo las personas físicas. No obstante, la ley permite, en determinados casos, la opción por la tributación familiar o conjunta. La declaración conjunta otorga ciertos beneficios especiales. Fundamentalmente, la reducción -con carácter general- de la base imponible, cuya cuantía depende de las modalidades de unidad familiar establecidas por la ley. Son dos: las uniones conyugales y las familias constituidas por el cónyuge legalmente separado o divorciado y los hijos que convivan con él. En la última modalidad también se incluyen las familias monoparentales sin vínculo matrimonial.

Una pausa. Parte de la base liquidable del IRPF no se somete a gravamen si el contribuyente tiene a su cargo y conviven con él sus hijos o nietos menores de 25 años con rentas no superiores a 8.000 euros anuales. En los supuestos de declaración individual, el importe de la reducción por descendientes se prorrateará entre los progenitores o abuelos por partes iguales.

Vuelvo a la tributación conjunta. Si los cónyuges no están separados o divorciados, cae por su propio peso que la reducción por descendientes se aplicará, en su totalidad, en la única declaración del IRPF firmada por aquéllos. En los supuestos de ruptura matrimonial, las cuestiones a que da lugar la tributación conjunta deben resolverse según la contestación a la siguiente pregunta: ¿con quién convive el menor? Porque la titularidad, tanto del derecho a la reducción general como del que permite la reducción por descendientes, corresponderá al cónyuge que tenga en casa al menor (o menores). Con la advertencia de que los padres no pueden repartirse los hijos para constituir dos unidades familiares distintas y disfrutar ambos de las ventajas fiscales que ofrece la Ley del IRPF a la tributación conjunta.

Por eso, dichas ventajas beneficiarán exclusivamente al progenitor al que el juez hubiese asignado la custodia del menor. Más difíciles de solucionar son los supuestos de custodia compartida. Ante el silencio que mantiene la ley, la Dirección General de Tributos (Consulta Vinculante de 3 de noviembre de 2016) sostiene que la opción por la tributación conjunta puede ejercerla cualquiera de los padres (que comparten la guarda del hijo común, si éste tiene rentas superiores a 1.800 euros). Por tanto, sería conveniente que en estos casos ambas partes llegaran a un acuerdo sobre a cuál de los dos progenitores le corresponde el derecho a ejercitar la opción por la tributación familiar, ya que, ante la falta de dicho pacto, la Dirección de Tributos, muy amiga de las palanganas, ha tomado una indecisión olímpica: la que hizo mundialmente famoso a Poncio Pilatos.

http://www.elmundo.es/economia/2017/02/05/58963dd5ca47410b5b8b45ac.html

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario