Denuncias falsas, impunidad y sus consecuencias.

Basta una denuncia falsa para quitarte a tus hijos, tu dignidad y tu patrimonio.

Aunque se demuestre la falsedad e incluso la falsa denunciante no se presente al juicio, no te devuelven ni los hijos ni la dignidad ni el patrimonio.

Tampoco se persigue la denuncia falsa pese a que el juez está obligado por el artículo 456 del Código Penal. Se llega a argumentar que si persiguiesen las denuncias falsas no harían otra cosa.

Año 2004.

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es