Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Díaz deja en el aire el plan de formación para maltratadas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La industria del maltrato sigue dando pingües beneficios con la excusa de ayudar a las maltratadas.

Conviene recordar el informe del Consejo Económico y Social para hacerse una idea de las ingentes cantidades de dinero que mueve este negocio del que viven miles de personas.

La siguiente noticia es buena muestra del nivel de engaño y corrupción que genera la industria del maltrato sustentada en las consabidas mentiras feminazis.

-o-o-o-o-

Díaz deja en el aire el plan de formación para maltratadas

Susana Díaz en el acto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. CONCHITINA

La Junta de Andalucía se encuentra en litigio con varias trabajadoras del programa Cualifica

La Junta despidió a las ocho asesoras del programa tres días después de las elecciones generales del 20-D

CARMEN TORRES

19/06/2016

La Junta de Andalucía se encuentra en litigio con varias trabajadoras del programa Cualifica, que forma a víctimas de violencia de género y le facilita prácticas en empresas con el objetivo de que puedan ser independientes económicamente de sus agresores.

Tres días después de las elecciones generales del 20-D, la Junta despidió a las ocho asesoras del programa (una por provincia), dada su condición de fijas-discontinuas, y tras finalizar la última edición del programa. No obstante, tres de ellas han demandado a la Administración al entender que su último trabajo, de 17 meses consecutivos, no se adapta a esa categoría.

Desde el SAE se les advierte de que sólo serán readmitidas como fijas si el juzgado declara nulo sus despidos.Si resultan improcedente serán indemnizadas pero no tendrán esa categoría. La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO-A ha anunciado que se movilizará ante estos «recortes» de la Junta en «programas contra violencia de género». Tras el despido de las trabajadoras, el sindicato ha mantenido encuentros «con los responsables políticos del programa», pero «han sido completamente infructuosos».

«Con el cese del Programa Cualifica se ha cesado además a las técnicas encargadas de su ejecución en toda Andalucía, mientras continúan acumulándose los expedientes de mujeres víctimas de violencia de género que demandan las actuaciones que venían realizando estas trabajadoras, y que resultan vitales para la normalización social de estas mujeres, muchas de ellas en grave riesgo de exclusión social», asegura el sindicato, que anuncia «una campaña de movilizaciones contra los recortes en violencia de género y en defensa de los puestos de las trabajadoras del Programa Cualifica».

En este contexto, la próxima edición de los cursos queda en el aire, a pesar de ser uno de los programas de empleo con mayor índice de inserción laboral, un 65%.

La formación laboral incluye una beca de 4.000 euros, abonada en dos pagos, durante los seis meses de clases. Esta ayuda es compatible con la prestación para desempleados de larga duración de 400 euros, que suele ser el único ingreso de estas mujeres, que en su mayoría tienen hijos a su cargo.

Además, el programa incluye una preformación en autoestima, competencias laborales y sociales que facilitan la recuperación de unas mujeres en situación de alto riesgo, por lo que viven en las casas de acogida. Tras los cursos, las tutoras las ayudan en las prácticas laborales y en la búsqueda de empleo.

El programa de empleo ha contado con la colaboración de más de 33 empresas en la inserción laboral de víctimas de violencia de género, la mayoría relacionadas con los sectores de la alimentación, servicios y hostelería. Desde 1999, Cualifica ha formado a 2.419 mujeres, unas 230 por año. Las provincias con más demandantes son Sevilla, Cádiz y Málaga, con 40 alumnas anuales.

La formación a víctimas de violencia de género se realiza a través de un convenio entre el Servicio Andaluz de Empleo y el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM). Consultados por este periódico, ambos se trasladan la responsabilidad mutuamente y no dan fecha para la reanudación del programa. La Consejería de Empleo asegura que Cualifica tendrá una nueva edición este año y que las asesoras volverán a ser contratadas, aunque todavía no se conoce la fecha porque se está «ultimando» el convenio con el Instituto de la Mujer. Éste, por su parte, explica que la organización de los cursos se encuentra «en trámite».

En los últimos cinco años, este programa se ha ejecutado sólo en dos ocasiones; en 2012 y 2015, sin la regularidad que sí tuvieron desde 1999 a 2011.

Hasta ese año, cuando se aprobó la ley de reordenación del sector público andaluz, los cursos dependían de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), que los ejecutaba de forma anual. Las entonces once responsables del programa tenían contratos como fijas discontinuas, por lo que trabajaban unos nueve meses y el resto del año estaban en el paro.

Con la eliminación de este ente, surgieron los problemas en el programa Cualifica. Todos los trabajadores de la Fundación fueron subrogados por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), que también asumió sus competencias.

Además de reducir de once a nueve a las responsables del programa, la Junta lo dejó en suspenso. El SAE aseguraba que era competencia del Instituto de la Mujer y viceversa. Las trabajadoras explican que, tras muchas presiones y movilizaciones, consiguieron poner en marcha una edición en 2012 y otra en 2015. El resto del tiempo lo han pasado en el paro, pero sin atreverse a aceptar otro trabajo por la posibilidad de perder ese puesto.

El despido de las trabajadoras se produjo tras la campaña de las elecciones generales, en la que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, prometió un gran pacto andaluz contra la violencia de género que luego trasladaría a toda España.

Unos cursos llenos de incumplimientos

El programa Cualifica para víctimas de violencia de género se ha visto afectada por el caos generalizado que se produjo en los cursos de formación de la Junta a raíz del traspaso de las competencias, primero a la Consejería de Educación y luego al Servicio Andaluz de Empleo (SAE). Ese descontrol, puesto de manifiesto por numerosos técnicos de la Junta en la comisión de investigación sobre el fraude de la formación, afectó de lleno al programa Cualifica, que en sus dos últimas ediciones (2012 y 2015) ha sufrido innumerables incidencias e incumplimientos. Gran parte de esos problemas derivan de la integración en elSAE de 1.500 trabajadores de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), a través del polémico decreto del ‘enchufismo’ que después se desarrolló en una ley. Se denominó así porque supuso integrar en la Administración a más de 20.000 trabajadores externos del conglomerado de empresas públicas y fundaciones de la Junta. En la Faffe había contratados numerosos familiares y allegados de altos cargos socialistas. Al no ser funcionarios, no tienen potestades públicas, por lo que la propia Junta ha reconocido que se encuentran «mano sobre mano». Dentro de ese colectivo estaban las trabajadoras del programa Cualifica, que eran fijas discontinuas. En ese colectivo, que suma 1.800 empleados públicos, también se incluyen despedidos que han tenido que ser readmitidos tras sentencias que anulaban su despido y que trabajaban en labores de empleo, como los 182 ex asesores laborales del plan Memta; los 74 agentes locales de promoción de empleo (ALPE) o los 167 de los consorcios escuela de formación integrados ahora en la Administración. En ese maremagnum de ajustes internos, la Junta dejó sin sueldo ni formación a un grupo de 25 mujeres maltratadas que fueron seleccionadas por el Instituto Andaluz de la Mujer de Cádiz para recibir clases remuneradas durante seis meses. El curso fue interrumpido sine die en febrero del año pasado con el único argumento de que «no hay dinero» para poder abonarles no ya los 4.000 euros prometidos inicialmente, sino hasta los gastos de desplazamiento. «La asistencia era obligatoria, con un control mayor que en cualquier trabajo, porque si faltabas un solo día ya tenías que ir con el justificante médico», explicaba una víctimas a este periódico entonces. En junio del año pasado, la Junta comunicó a las alumnas de Cádiz y Málaga que recibirían menos horas de formación práctica de la prometida: 80 la provincia gaditana y 40 en la malagueña de las 180 previstas. Por otro lado, hasta un 20% de las alumnas han tenido problemas para obtener la titulación, ya que la falta a clases les impedía presentarse a los exámenes. La Junta no eliminó ese requisito a mujeres que tuvieron que faltar por tener que ir a juicio contra sus ex parejas, por estar citadas en la consulta del psicólogo o por recurrir a los bancos de alimentos para poder dar de comer a sus hijos.

http://www.elmundo.es/andalucia/2016/06/19/57658e23e5fdea363e8b45fb.html

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario