Ha bastado la palabra de la mujer para dar por ciertas las denuncias de la madre que aún están en trámite judicial sin sentencia.

La sentencia del Tribunal Supremo habla de investigación no de hechos probados. Pero aún así dicta sentencia como si los hechos denunciados estuviesen probados.

¿La presunción de inocencia? ¿La ley? ¿La jurisprudencia?

-o-o-o-o-

tribunal-supremo

El Tribunal Supremo revoca la custodia compartida a un padre que tenía «falta total de respeto» a la madre

La sentencia recuerda además que al padre le había sido incoado por la vía penal auto de procedimiento abreviado (no firme) por coacciones a su mujer en el que se concretan los indicios existentes de un delito de violencia doméstica

Autor
Comunicación Poder Judicial

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha revocado la custodia compartida de un niño de siete años concedida a sus padres, y la otorga en exclusiva a la madre, por “la falta total de respeto, abusiva y dominante” que mantenía el progenitor respecto a la mujer. El alto tribunal estima el recurso de la madre y anula la sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña que, pese a constatar la postura abusiva del padre, entendió que no era relevante para dar la custodia compartida porque, según su criterio, la concesión de ese sistema de custodia no perjudicaba el interés del menor.

La sentencia recuerda además que al padre le había sido incoado por la vía penal auto de procedimiento abreviado (no firme) por coacciones a su mujer en el que se concretan los indicios existentes de un delito de violencia doméstica.

Para el Supremo, “partiendo del delito sometido a enjuiciamiento y de las actitudes del padre, ejerciendo una posición irrespetuosa de abuso y dominación, es impensable que pueda llevarse a buen puerto un sistema de custodia compartida que exige, como la jurisprudencia refiere, un mínimo de respeto y actitud colaborativa, que en este caso brilla por su ausencia, por lo que procede casar la sentencia por infracción de la doctrina jurisprudencial, dado que la referida conducta del padre, que se considera probada en la sentencia recurrida, desaconseja un régimen de custodia compartida, pues afectaría negativamente al interés del menor, quien requiere un sistema de convivencia pacífico y estable emocionalmente”.

Estimando el recurso de casación, esta Sala atribuye la custodia del menor a la madre, debiendo el juzgado determinar el sistema de visitas, alimentos, gastos y medidas derivadas, en ejecución de sentencia.

En el auto de incoación de procedimiento penal, señalaba que el padre decidió iniciar una situación de acoso con su exmujer, “que tuvo proyección y que hubo de vivir más de una vez el hijo menor”.“Rondaba las inmediaciones del domicilio de la mujer, o lugares que sabía que frecuentaba, realizando gestos provocativos, profiriendo insultos, contra (ella) o personas de su entorno. Los intercambios del menor, cuando intervenía la madre o familiares de ella, los convertía en situaciones conflictivas”.

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/Noticias-Judiciales/El-Tribunal-Supremo-revoca-la-custodia-compartida-a-un-padre-que-tenia–falta-total-de-respeto–a-la-madre

El Supremo quita a la custodia compartida a un padre por su «falta total de respeto» hacia la madre

Corrige una sentencia que sostenía que la situación no era perjudicial para el menor

MANUEL MARRACO – Madrid

El Tribunal Supremo ha retirado a un padre la custodia compartida de su hijo de siete años y se la ha otorgado en exclusiva a la madre, por «la falta total de respeto, abusiva y dominante» que mantenía hacia ella.

La Sala Civil estima de esta forma el recurso de la madre y anula la sentencia que había dictado de la Audiencia Provincial de A Coruña dentro del proceso de divorcio. La Audiencia, pese a que había constatado la postura abusiva del padre, consideró que no era relevante para dar la custodia compartida y que este sistema no perjudicaba el interés del menor. Por contra, el Supremo afirma que «la conducta del padre

[…] desaconseja un régimen de custodia compartida, puesafectaría negativamente al interés del menor, quien requiere un sistema de convivencia pacífico y estable emocionalmente».

La nueva sentencia del Supremo recuerda que el padre tenía abierta y muy avanzada una investigación por coacciones a su mujer, en un procedimiento en el que han aparecido indicios de un delito de violencia doméstica. Para el Supremo, «partiendo del delito sometido a enjuiciamiento y de las actitudes del padre, ejerciendo una posición irrespetuosa de abuso y dominación, es impensable que pueda llevarse a buen puerto un sistema de custodia compartida que exige, como la jurisprudencia refiere, un mínimo de respeto y actitud colaborativa, que en este caso brilla por su ausencia».

En esa investigación penal se detectó que el hombre «rondaba las inmediaciones del domicilio de la mujer, o lugares que sabía que frecuentaba, realizando gestos provocativos, profiriendo insultos, contra (ella) o personas de su entorno». Además, «los intercambios del menor, cuando intervenía la madre o familiares de ella, los convertía en situaciones conflictivas».

Esta sentencia del Supremo se suma a las diversas dictadas recientemente en las que va configurando cómo debe aplicarse el sistema de custodia compartida, que tras una reforma legal es el punto de partida para los jueces. Las líneas generales que ha marcado con su jurisprudencia son que la clave de la decisión es «el interés superior del menor» y que sólo desavenencias realmente graves entre los progenitores pueden privar a uno de ellos de la custodia.

La última sentencia relevante sobre el asunto fue muy distinta a la ahora notificada. En ese supuesto, las circunstancias del caso llevaron al Supremo a devolver a un padre la custodia compartida después de que se archivaran todas las denuncias que había interpuesto la madre contra él.

También recientemente el Alto Tribunal rechazó la pretensión de un padre de dejar sin custodia a una madre con Parkinson leve.

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/05/30/574c2872e5fdeaf23f8b4651.html

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es