Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Instituto de la mujer. Sus mentiras y falsedades

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Sabemos que desgraciadamente en España los estudios sobre maltrato en el ámbito de pareja o a menores son manipulados groseramente manejando datos falsos o tergiversados. En países de nuestro entorno cultural sí se han realizado estos estudios de manera científica.

El Instituto de la Mujer es un deplorable organismo creado por el gobierno de Felipe González. Matilde Fernández y Cristina Alberdi fueron sus valedoras. La una como ministra y la otra como directora. El gobierno de Aznar mantuvo este organismo aunque intentando darle otro carácter. El gobierno de José Luís Rodríguez ha vuelto a darle alas. No en vano fue el colectivo de feministas radicales el primero a quien Rodríguez invitó al Palacio de La Moncloa. Por algo Rodríguez se declara feminista radical. Entre las teóricas funciones del Instituto de la Mujer está el asesorar legalmente a mujeres maltratadas. Siempre que lo sean por un varón. Si la maltratadora es otra mujer no aceptan la demanda de auxilio. También concede generosísimas subvenciones a asociaciones que discriminan por razón de sexo. Algo que está totalmente prohibido por la Ley de subvenciones (art. 8). No les importa que esté tipificado como delito en el Código Penal como prevaricación. Por supuesto, una de las tareas principales del Instituto de la Mujer es impartir dogma y crear estado de opinión entre la población con campañas continuas en las que se dan datos falsos a los ciudadanos.

Entre estas campañas está la famosa macroencuesta sobre maltrato a la mujer. Esta macroencuesta ha sido realizada sin el menor rigor científico. Por teléfono. Sólo a mujeres. Sin posibilidad de contrastar la veracidad de las respuestas. Con preguntas disparatadas. Preguntas que con simplemente cambiar el sexo hubiesen dado iguales o mayores cifras de maltratados. Incluso cuando la encuestada no se considera maltratada, el Instituto de la Mujer la considera maltratada técnia. Entre otros sitios, la encuesta se puede encontrar en la página web del Ministerio de Trabajo dentro de la subpágina del Instituto de la mujer: www.mtas.es . Las preguntas fueron del siguiente tenor:

– ¿No valora el trabajo que realiza?

– ¿Le quita el dinero que Ud. gana o no le da lo suficiente que Ud. necesita para mantenerse?

– ¿Delante de sus hijos dice cosas para no dejarle a Ud. en buen lugar?< /p>

– ¿Le impide ver a la familia o tener relaciones con amigos o vecinos?

– ¿Le insulta o amenaza?

– ¿Le dice que todas las cosas que hace están mal, que es torpe?

Basta cambiar el sexo para obtener iguales e incluso mayores resultados de hombres maltratados. Haga Ud. la prueba viendo la siguiente presentación en Power Point.

Encuesta del Instituto de la mujer.

La cifra de mujeres maltratadas, aunque ellas no se tuviesen por tales, que arroja este esperpéntico estudio se ha ido redondeando hasta los dos millones. Esto es, el 11,03% de las mujeres pues se contabiliza a partir de los 14 años de edad y teniendo en cuenta los datos de población del I.N.E. ¿Alguien se puede creer esto?

Desgraciadamente, la labor de las personas que medran en este organismo está trayendo consecuencias muy negativas a la sociedad. Por ejemplo, el aumento constante de las muertes dentro de las relaciones de pareja desde que se están aplicando las teorías y leyes que se gestan en esta demencial institución mantenida con abundantes fondos públicos.

Recordemos que siempre ha habido asesinos de su pareja, tanto masculinos como femeninos. Por celos, infidelidades, intereses económicos, etc. No es nada nuevo en la historia de la humanidad ni hay forma de erradicarlo. Llama la atención que si bien la población española se ha mantenido constante en las últimas décadas, las cifras de asesinadas por su pareja ha venido aumentando en los últimos años. Justamente desde que han ido entrando en vigor las leyes que denigran al varón en tanto tal varón y sobre todo, como padre.

Expongamos el caso típico y habitual. Mucho más de lo que la gente puede imaginar. Pero vamos a exponerlo cambiando el sexo de los actores.

HISTORIA DE UNA HUMILLACIÓN CONSTANTE

Varón y hembra contraen matrimonio (aunque esto es innecesario). El varón se queda de amo de casa y la hembra es quien trabaja fuera para conseguir el sueldo que sustenta el matrimonio. El trabajo es en la mina lo que conlleva un riesgo cierto para su salud tal como la silicosis aunque lleva aparejado un sueldo más jugoso. Para mantener casa, alimentos, niños, colegios, etc., la hembra se ve obligada a hacer horas extras y a destrozarse aún más la salud. Mientras el varón no sólo no realiza su parte del trato conyugal sino que se dedica a ver telenovelas y a gastar el tiempo y dinero en la cafetería con sus amigos. Por supuesto, el varón ha conseguido que la hembra contrate a un “sirviente” que realice la mayor parte del trabajo doméstico. Aunque sólo sea para humillarle y demostrar quien ha llegado a señor y quien a sirviente.

Al cabo del tiempo el varón se enamora de la vecina y quiere separarse. Para ello, lejos de hablarlo con su cónyuge, siguiendo los consejos de sus amigos, recurre a los servicios jurídicos gratuitos del ayuntamiento correspondiente (gratuitos sólo para varones). El abogado le recomienda presentar una denuncia por malos tratos. Falsa, evidentemente. Dicho y hecho. La denuncia se presenta y la hembra sale esposada de su propia casa delante de sus hijos y vecinos. Además se le impone una orden de alejamiento por la que no puede ver siquiera a sus hijos. Todo ello con la única prueba de la palabra del denunciante. El juicio se celebrará muchos meses después. Incluso años.

Para remachar la canallada, y siguiendo instrucciones del abogado “gratuito”, el varón ingresa junto a sus hijos en una casa de acogida. Casas de acogida mantenidas con fondos públicos. En dicho centro se le expiden certificados falsos para acreditar que es víctima de maltrato. Con dicha acreditación conseguirá beneficios como vivienda gratuita, cursos remunerados, empleo público, etc. Y pruebas falsas para presentar en el juzgado.

Por supuesto la hembra ha de seguir manteniendo a los hijos así como tiene que pagar la hipoteca de la casa (que no puede disfrutar) e incluso una pensión compensatoria a quien nunca ha trabajado (y sigue sin hacerlo) y le ha destrozado la vida. Todo ello le deja con el bolsillo esquilmado o completamente vacío nada mas empezar el mes obligándole a volver a vivir en casa de sus padres si es que los tiene y mantiene buena relación con ellos. Si no, se verá obligada a malvivir en pensiones o en la mismísima calle.

En cualquier caso la hembra no puede evitar acercarse a ver a sus hijos a pesar de la orden de alejamiento basada en una denuncia falsa. La hembra ve como el varón hace que los niños traten a su nueva pareja como si fuese la verdadera madre. De hecho, la hembra es la única persona en el mundo que no puede hablar con sus hijos. La única que no puede abrazarles o besarles.

Además, el varón no se gasta el dinero de la pensión en los niños. La hembra solicita en el juzgado que obliguen al padre a justificar en qué gasta el dinero de la pensión de alimentos pero el juez se le niega. También comprueba que los niños están siendo malalimentados, que están enfermos continuamente por la desatención del padre, que están siempre encerrados en casa, etc. Finalmente, la hembra se acerca a los niños para darles comida, ropa y cariño. Pero los niños han sido alienados por el varón y tienen miedo de su madre. Miedo alimentado por las mentiras de su padre.

Como era previsible, y siguiendo instrucciones del abogado “gratuito”, el varón denuncia el quebrantamiento de la orden de alejamiento derivando en una estancia en prisión de la hembra más o menos prolongada. Para colmo, se celebra el juicio por la denuncia falsa original siendo condenada la hembra con la simple palabra del varón a pesar de la evidente falsedad.

FIN

¿Qué hará la hembra de esta historia cuando salga de prisión?

Este relato (y lo narrado es sólo una mínima parte de lo que sucede en la actualidad) no es ficción sino hechos cotidianos y muy frecuentes. Sólo hemos cambiado los sexos porque no es un problema de “género” sino de injusticia, humillación y pérdida de dignidad. En los juzgados se condena a un padre porque según la madre, que reconoce impedir el régimen de visitas, el padre la ha llamado “mala madre” por teléfono. El padre ni siquiera se puede defender porque no se le ha citado debidamente lo que no es óbice para no suspender el juicio. La falsa denuncia y el incumplimiento del régimen de visitas se obvian.

Sigamos con los datos.

El Centro Reina Sofía realiza sus propios estudios sobre la violencia contra las mujeres. No sabemos aún la metodología utilizada salvo que es por llamada telefónica y por tanto poco o nada fiable. Pero los datos difieren de los que facilita el Instituto de la Mujer en su macroencuesta. El Centro Reina Sofía hizo público estos datos que salieron en diversos medios como en www.20minutos.es en la edición del 13 de septiembre de 2005 que se muestra aquí. En esta noticia se habla de las denuncias. Más tarde ahondaremos en los porcentajes de denuncias falsas.

Tanto el Instituto de la Mujer como el Centro Reina Sofía hacen sus cálculos basándose en la pirámide de población que facilita el Instituto Nacional de Estadística (obsérvese la variación respecto a años anteriores) y ambos organismos contabilizan las víctimas a partir de los 14 años de edad. Según el Instituto de la Mujer, la cifra de maltratadas es del 11,03% de las mujeres. Para el Centro Reina Sofía la cifra se queda en el 2,1%. Hay una evidente discrepancia entre ambas cifras. ¿Cuál de los dos miente? Que el Instituto de la Mujer miente no hay duda, por supuesto. Desgraciadamente, el Centro Reina Sofía no le va a la zaga.

Hay que hacer aquí un inciso y resaltar las trampas que se realizan para contabilizar las muertes de mujeres por violencia doméstica. Entre otras podemos citar las siguientes:

Ancianos desahuciados . Se contabilizan las ancianas “eutanasiadas” por su pareja quien normalmente se suicida posteriormente. Nada se dice en estos casos de la situación de enfermedad terminal, imposibilidad de atención, incapacidad para la movilidad o escasez de recursos económicos.

Padres de drogadictos . Se contabilizan los asesinatos de mujeres a manos de su hijo drogadicto. Pero no se contabiliza si el asesino es mujer o si el asesinado es hombre. Es evidente que el drogadicto llega a matar por conseguir su dosis. Independientemente de sus orientaciones de “género”.

Delincuencia . Ajustes de cuentas, mafias, drogadicción, etc.

Extranjeras duplicadas . Se contabilizan las extranjeras asesinadas en España aunque lo sean a manos de un extranjero. Por ejemplo, turistas. Siguiendo esta pauta no se deberían contabilizar las españolas asesinadas fuera de nuestra frontera. Se contabilizan ambos casos de tal forma que se duplican las cifras pues en los otros países también se contabilizan los casos en que la asesinada es nacional o extranjera.

Suicidadas no eliminadas de la estadística . Se contabilizan las mujeres suicidadas y que suelen “suicidar” a sus hijos (no olvidemos que son de su propiedad por el hecho de haberlos parido). Niños a los que también se contabiliza como víctimas de violencia de género.

Proporción extranjeros entre asesinos y asesinadas . Una buena parte de los asesinos son extranjeros. Casi todos musulmanes o sudamericanos de la zona menos colonizada por España. No hemos de olvidar este detalle para desmontar la estúpida teoría de las hembristas sobre la dominación del varón sobre la mujer.

El Centro Reina Sofía estudia la violencia contra los niños, las mujeres, los ancianos, los inmigrantes, etc. Pero tiene instrucciones para no estudiar la violencia contra los hombres.¿Y quién le ordena esta omisión? En su día se realizó esta consulta. Y respondieron sin disimulo.

Estimado Señor Fresneda

En primer lugar, agradecemos la información que tan amablemente nos ha
remitido por e-mail en varias ocasiones.

Asimismo, lamentamos no haberle podido contestar antes por cuestiones de trabajo.

A petición del profesor Sanmartin, le informamos que nuestras gestiones con el Poder Judicial, de momento, se van a seguir centrando en homicidios de mujeres.

Sólo el resultado positivo de esta investigación permitirá ampliar nuestra investigación a otros supuestos en el futuro.

Respecto de su interés sobre los asesinatos cometidos por mujeres, que
comentó en su visita al Centro, puede usted encontrar información al respecto en
el capítulo 5 del libro “Violencia y psicopatía”, de Adrián Raine y José Sanmartín, editado por Ariel en 2000.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo.

Dpto. Administración
Centro Reina Sofía

Pocos se libran de esta política de ocultamiento de los datos reales. El Defensor del Pueblo también tiene en su haber estudios sobre la violencia doméstica. Desgraciadamente, lejos de elaborar sus propios estudios de campo y los correspondientes informes y conclusiones, este organismo se ha limitado a seguir la corriente de lo políticamente correcto y copiar, dando por buenos, los datos del Instituto de la Mujer. Y ello a pesar de haber sido advertido de los errores y sectarismo y de haberles aportado documentación que acredita la falsedad de los informes realizados por las feministas radicales.

Estimada MARÍA LUISA CAVA DE LLANO;

Como Adjunta Primera al Defensor del Pueblo de España, tiene encomendadas, entre otras funciones, las Áreas de Defensa e Interior, Justicia y Violencia Doméstica.

Negar los datos reales sobre violencia doméstica, donde se indica que las personas víctimas y las autoras son tanto los hombres como las mujeres, Y PEOR AÚN NIÑOS, es faltar a la verdad. Al informar de forma parcial de la realidad se oculta parte de ella y por lo tanto se falta a la verdad.

Los informes de una Institución como para la que Ud. trabaja no deben ser sesgados, sexistas y mucho menos discriminatorios. Pensar que la mal llamada “violencia de género” es de un solo género resulta trasnochado (como Ud. muy bien sabe) y si quiere que los informes que emanan de una Institución como el Defensor del Pueblo, tengan la credibilidad que merecen, deben ser completos, abarcando absolutamente todo el espectro social.

Para completar esta breve exposición, le adjunto el texto del correo electrónico del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, donde se vuelve a obviar “a la otra mitad” de las víctimas y autoras.

También le adjunto el INFORME ICEBERG, presentado por un grupo independiente de padres separados en la comparecencia celebrada el día 25 de junio de 2001 ante la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer del Senado de España, como contribución a la Ponencia para la Erradicación de la Violencia Doméstica.

Atentamente

Isidro Fresneda

¿Por qué el Poder Judicial da instrucciones al Centro Reina Sofía para que no investigue la violencia contra los hombres? ¿Tendrá algo que ver Montserrat Comas? Montserrat Comas es vocal del Consejo General del Poder Judicial, nombrada por el PSOE, y es la directora del Observatorio sobre la Violencia de Género dependiente del mismo C.G.P.J. La carta que se reproduce aquí ha sido distribuida ampliamente, entregada en mano, por juzgados, periódicos, emisoras de radio, congresos, etc. Desde el ministro de Justicia hasta la propia interesada. Pasando por ministros del Gobierno. Miembros de la ejecutiva del PSOE. Jueces y fiscales de todo el escalafón. Miembros de la ejecutiva del PP, CIU, ERC, IU. Diputados y senadores. Alcaldes. Etc. Nadie hasta hoy se ha atrevido a rebatir esta carta. Por algo será. Seguramente han influido mucho los artículos 207 y 210 del Código Penal que afortunadamente siguen en vigor.

Unos cuantos ejemplos más de la “paridad” real de la violencia. “Paridad” que las hembristas se empeñan en ocultar. Como veremos, la práctica igualdad en el “reparto” de la maldad independientemente del sexo del individuo es una realidad. Y lo ha sido a lo largo de la historia y lo es en la actualidad. Por mucho que mientan las hembristas, no pueden cambiar los hechos. Ejemplo 1, ejemplo 2.

Los anteriores recortes de prensa son del año 2002. Pero no crean ustedes que fue una situación puntual. Basta con mirar con un poco de detenimiento los periódicos y a pesar de ser casi siempre noticias publicadas en un rinconcito del periódico de turno no dejan de ser hechos ciertos. La violencia doméstica no tiene sexo a pesar de lo que nos intentan hacer creer personajes como la citada Montserrat Comas o Maribel Montaño, Secretaria Federal de Igualdad del PSOE. Unos cuantos enlaces a noticias publicadas en lo que llevamos de este año despejará cualquier duda sobre la “paridad” de la violencia entre parejas y la DESIGUALDAD en su tratamiento mediático.¿Por qué mienten los políticos? ¿Por qué se legisla de espaldas a la realidad? ¿Por qué se fomenta la violencia, la desigualdad, los privilegios?

En esta rueda de prensa, tras inaugurar en Santander un seminario de formación al que asisten los titulares de 16 Juzgados con competencias exclusivas en violencia sobre la mujer, la mentirosa Montserrat Comas sigue dando datos falsos y manipulados. Recordemos la cifras dadas por Montaño unos días antes de un solo varón asesinado. Además Montserrat da estos datos falsos con el agravante añadido de hacerlo en unos cursos de ¿formación o deformación? de jueces. Basta un simple repaso a noticias publicadas en prensa para constatar que Montserrat Comas MIENTE CON TOTAL DESCARO Y DESVERGÜENZA. Como bien sabe la mentirosa Montserrat Comas, las cifras de maltratados y asesinados por sus parejas son mucho mayores pero nosotros contamos con unos medios muy reducidos para poder rastrearlas. En este caso, la simple lectura de la prensa. Tras la celebración del seminario, Montserrat Comas sigue propalando dogma basado en falsedades que ella misma crea.

Por cierto en este curso de deformación de jueces que inaugura Montserrat Comas en Santander, una de las ponentes ha sido Ana María Pérez del Campo. A lo largo de esta página web queda claro la personalidad, criterios e intereses de este personaje pero es conveniente leer su ponencia basada en mentiras y sofismas de todo tipo, para constatar el odio hacia el varón que exuda por todos los poros de su cuerpo, sin olvidarnos que en sus sucios negocios ejerce de facto como abogada, psicóloga, socióloga, etc., sin tener cualificación ni titulación alguna para ello. Entre sus mentiras está el ocultar que la ley de divorcio de 1981 estipulaba en el artículo 159 del Código Civil que los niños menores de 7 años siempre quedarían bajo la custodia de la madre tras la separación o divorcio. Evidentemente, los padres no podían pedir la custodia de sus hijos. Hemos de recordar que en la mayoría de las separaciones los niños son menores de 7 años. Desgraciadamente la mayor parte de los abogados e incluso muchos jueces ignoran que esta norma está derogada hace años por lo que los abogados asesoran mal a sus clientes y muchos jueces sentencian en base a una norma derogada. La presencia de Pérez del Campo como “experta” es requerida incluso en el Parlamento donde propala sus infamias acompañada de su séquito de secuaces. La mayor parte formado por miembros de su familia. Todo queda en casa. Habremos pues de recordar unos pocos apellidos. Pérez del Campo, Abril, … Expertas en trincar del erario público y en promover la ruptura de las familias. Y en maltratar a las mujeres y a sus hijos.

El propio ministro de ¿Justicia? contribuye a engañar a la opinión pública. Estas declaraciones del ministro, tienen el agravante de ser realizadas por quien tiene en su poder los datos reales y oficiales de la violencia. Además había recibido en mano el día anterior, documentación que acredita sin género de dudas la falsedad de lo manifestado por el ministro. Y decimos en mano porque así fue, colándonos en su coche oficial delante del Congreso de los diputados, burlando a la policía antidisturbios y al servicio de escolta del ministro.

El mismo Instituto de la Mujer facilitaba la cifra de 67 mujeres y 44 hombres asesinados por sus parejas en el año 2000. Cifra, como hemos visto en la noticia anterior, dada en el Congreso de los Diputados y citando como fuente el Ministerio del Interior. Como quiera que estos datos no eran los que necesitaban para sus intereses, en el Instituto de la Mujer procedieron a manipular unos y silenciar otros. Ya hemos visto en los documentos anteriores cómo se manipulan los datos. Hemos visto como se miente descaradamente. Podemos ver la justificación que el equipo hembrista alojado en el Instituto de la Mujer da, en su página web, para falsear los datos. Como veremos más adelante, todo ello encaminado a nutrir de generosos fondos a asociaciones afines que, en el colmo del descaro, llegan a amenazar e insultar a quien les pide auditoria para saber en que han gastado los ingentes fondos públicos recibidos. No olvidemos que la ley prohíbe taxativamente subvencionar a asociaciones que discriminen por la razón que sea, incluido el sexo.

Es más. En los propios informes ¿manipulados? del citado Observatorio que dirige Montserrat Comas, queda claro que buena parte de los maltratados son varones. Basta entrar en www.poderjudicial.es y descargar los informes sobre violencia en formato PDF. Éste es el relativo al primer semestre de 2004. Obsérvese la página 14 y el desglose de víctimas por sexo y nacionalidad. Cualquier otro informe de este organismo ofrece datos similares. ¿Por qué miente Montserrat? ¿Por qué mienten todos los implicados en este asunto? ¿Dinero?

Que hay mujeres asesinadas nadie lo pone en duda. Pero la cantidad y las causas de estas muertes no son las que nos quieren hacer creer. Por ejemplo, resulta significativo el alto porcentaje de extranjeras entre las asesinadas. Según la delegada del Gobierno contra la Violencia sobre la Mujer, Encarnación Orozco, el 40,4%. Hemos de tener en cuenta que la población extranjera es mayoritariamente masculina. Desgraciadamente no sabemos el porcentaje real de población extranjera en España por motivos que todos conocemos. Pero resulta evidente que un porcentaje mínimo de población (las extranjeras) supone casi la mitad de las asesinadas.

No podemos olvidar la abismal diferencia de criterios de la cultura musulmana y de los sudamericanos con respecto a la española. Pero no de todos los sudamericanos. No hay asesinadas argentinas ni chilenas ni uruguayas, etc. Sí hay ecuatorianas, colombianas, etc. Esto es, zonas donde la cultura y mentalidad “española” no es la predominante porque el proceso de colonización no fue tan acusado por causas diversas. Todos sabemos qué consideración tiene la mujer en las zonas de estos países sudamericanos donde la cultura española no penetró tanto. Y no digamos en la cultura musulmana. Por el contrario, la inmensa mayoría de los hombres asesinados por su pareja lo son a manos de españolas. Españolas con mentalidad y cultura española.

A ello hay que añadir que en los países occidentales que aplican estas teorías de género en sus leyes, la tasa de violencia es muchísimo mayor que en España. Evidentemente el clima influye. No es lo mismo estar encerrado en casa seis meses con 20 grados bajo cero en el exterior que poder salir a pasear y tomar el sol. Pero, ¿por qué son más violentos los ingleses que los irlandeses? ¿Cultura, educación, legislación? Así, en Europa, los países menos violentos son España, Portugal, Grecia e Irlanda. No hay mas que leer informes al respecto de la O.N.U. o de la U.E.

A la luz de los datos, ¿quién puede creerse los sofismas y mentiras que nos lanzan continuamente las feministas radicales con el apoyo de los políticos y la enorme presión de los medios de comunicación?

En otros países se han hecho estudios serios sobre este tema. A las personas consultadas se les ha garantizado confidencialidad e impunidad. Esto es, lo que dijesen en la encuesta quedaría en secreto y no podría ser usado en su contra. El estudio ha tenido una continuidad durante varios años para seguir el proceso de los encuestados. Se ha preguntado por activa y por pasiva lo mismo a los dos miembros de la pareja. Esto es, si un tanto por ciento de las mujeres reconoce haber sido agredida, hay un tanto por ciento similar, cuando no igual, de hombres que reconoce haber agredido a su pareja. Y viceversa. Hombres agredidos y mujeres que reconocen haber agredido. Lo mismo rige para insultos, etc.

Por cierto, las parejas más violentas son las de lesbianas. Con gran diferencia. En España no hay estudios al respecto o si los hay no se ha permitido su difusión. No conviene que se sepa la verdad sobre las falacias de las políticas de género.

Ponemos unos ejemplos de estudios serios realizados en países occidentales.

Informe del Ministerio del Interior británico.

Informe Dunedin.

U.S. Department of Justice, Bureau of Justice Statistics. Woman Offenders.

U.S. Department of Justice. Office of Justice Programs. Spouse Murder Defendants in Large Urban Counties.

Family violence in Canada.

Informe Fiebert.

-Lesbian Data. Same Sex DV Bibliography.htm. Lesbian Violence Rates Apparently even Higher.doc

A río revuelto, ganancia de pescadores. Y aprovechados sin escrúpulos hay para dar y tomar en este asunto.

Por ejemplo, tenemos a Miguel Ángel Lorente Acosta. Este personaje se presentaba como catedrático cuando sólo era ayudante de su hermano. Y decimos “era” porque ha medrado sobremanera y, entre otros cargos, está a punto de hacerse el mandamás del Instituto andaluz de medicina legal. Además de dar conferencias por toda la geografía española propalando sus mentiras y cobrando por ello. ¿Y cómo lo ha conseguido? Como no, mintiendo y falseando datos. Por ejemplo, en su libro “ Mi marido me pega lo normal ”, pagina 197, tabla 2, afirma que las mujeres se suicidan más que los hombres. Y dice apoyarse en datos oficiales a los que hace referencia. Desgraciadamente pocos lectores cotejan los datos facilitados y la bibliografía a que se refiere el autor.

Sin embargo los datos oficiales dicen lo contrario. En el mundo occidental los varones se suicidan de tres a cuatro veces más que las mujeres. En situación de separación o divorcio la proporción crece bastante llegando a ser de 11 a 1 en algunos países. La explicación es evidente. Al varón se le exige bastante más que a la mujer y los individuos que no soportan esta presión llegan al suicidio. En separaciones y divorcios la situación a la que se ven abocados los varones es tan denigrante que se vuelve insoportable para una proporción mayor de individuos. De las personas sin techo, ¿qué porcentaje de mujeres han visto ustedes? No por casualidad Cáritas cifraba en un 80%, el porcentaje de su clientela de comedores de caridad consistente en separados.

Veamos lo que dice el Instituto Nacional de Estadística sobre suicidios en general, y en particular por edad y estado civil. Estos cifras de suicidios no difieren mucho en todos los países de nuestro entorno cultural según la O.M.S. y simepre es el varón quien más se suicida, excepción hecha de China, Kuwait y Santo Tomé y Príncipe.

Pero si hablamos del maltrato infantil o el maltrato a ancianos vuelve a ser la mujer quien se lleva el triste premio a la mayor maltratadora. En el mundo occidental en general y en España en particular. Para demostrarlo basta fijarse en los datos facilitados por UNICEF referidos a todo el mundo y los datos referidos a España del Centro Reina Sofía , donde por cierto, los niños sufren maltrato en prácticamente la misma cantidad que las niñas, en contra de lo que se nos dice desde los foros hembristas. Insistimos en que hemos de fijarnos en el mundo occidental que es donde nos hayamos y en donde en mayor medida se dan las mentiras hembristas.

Es preciso fijarse en el desglose de la relación del maltratador con el menor víctima de maltrato. Según el propio Centro Reina Sofía, sus fuentes de datos para este estudio son variadas. A saber: Centros de salud, hospitales, servicios sociales, policía, guardia civil, juzgados, etc. Con ello se consigue atenuar los posibles vicios o trampas de alguna de las fuentes.

Curiosamente, desde principios del año 2004, la única fuente de datos que maneja el Centro, según su director, Sanmartín, son las denuncias en los juzgados. Denuncias que no condenas. Es evidente quien es ahora el mayor maltratador: el padre. Normalmente el que está en proceso de separación víctima de denuncias falsas.

Obsérvese que el sexo del niño víctima de maltrato está también “equitativamente” repartido. No hemos de olvidar otra de las falacias que arguyen las hembristas como es que la mayor parte de los menores víctimas de maltrato son niñas.

¿Sabrá la reina Doña Sofía las prácticas ruines de el Centro que lleva su nombre? Nosotros se lo dijimos a su yerno, Sr. Marichalar, pero no pareció concedernos mucho crédito. Suponemos que tampoco se molestó en comprobar la veracidad de lo que le narramos.

No deja de ser paradójico que una de las mayores ideólogas del movimiento hembrista en España y por tanto una de las mayores beneficiarias de las ingentes subvenciones públicas, Ana María Pérez del Campo, sostenga entre sus numerosos disparates basados en datos falsos y peregrinas y aberrantes argumentaciones, que a los maltratadores hay que suspenderles el régimen de visitas porque son incapaces de querer. Siguiendo su criterio, y de acuerdo a las cifras del Centro Reina Sofía, las madres maltratadoras deberían perder tanto la custodia como el régimen de visitas e incluso la patria potestad. Lejos de ello se les permite tener a los niños incluso en la cárcel. Algo que tienen prohibido los padres varones. Y ello a pesar de que, para cualquiera que tenga dos dedos de frente, la cárcel no es el mejor ambiente para un menor.

La referida Ana María Pérez del Campo regenta con puño de hierro la casa de acogida de Coslada. Única en España, según ella. Desgraciadamente no es la única donde se siguen las consignas de esta mujer. Estos centros son objeto de denuncias tanto por parte de sus internas como de sus empleadas. No sólo por las irregularidades económicas sino por el trato vejatorio al que son sometidas tanto las internas como sus hijos. Además de ser factorías de pruebas falsas que luego se esgrimen en pleitos de separación o divorcio. Las denuncias ante el Ministerio de Asuntos Sociales son numerosas. Nos consta que desgraciadamente se tiene por costumbre no darlas trámite siquiera, ya desde tiempos de Cristina Alberdi.

Afortunadamente esta situación está cambiando y ya han sido admitidas a trámite varias querellas tanto por irregularidades económicas como por trato vejatorio y procesos de reestructuración de la personalidad de las internas y los menores recluidos en el centro.

Desgraciadamente el dinero público que gestiona el Instituto de la Mujer se sigue empleando en financiar estas barbaridades.

 

Un juez cuestiona las valoraciones del IAM en los casos de maltrato 11-02-2016

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario