Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Kafka ha vuelto: webs con perspectiva de género

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

http://www.profesionalesetica.org/2013/06/kafka-ha-vuelto-webs-con-perspectiva-de-genero

Kafka ha vuelto: webs con perspectiva de género

Kafka ha vuelto: webs con perspectiva de género

07/06/2013

Trasteando por google, me encontré con una página del Instituto de la Mujer de la Junta de Andalucía en la que ofrecían una encuesta para determinar si la página que se quería testar, tenía la perspectiva de género adecuada.

Sorprendida por semejante medición decidí responder a la encuesta aplicándosela a la web que ven ustedes, la página de Profesionales por la Ética.

Increíbles resultados para una asombrosa cualidad mensurable que yo no conocía. Les cuento mi kafkiana experiencia.

Comencé mi andadura respondiendo negativamente a casi todo y temiendo «mala nota»: si se disgregaban los contenidos para hombres y mujeres; si se habían tenido en cuenta los gustos de las mujeres, sus necesidades, sus expectativas, las informaciones que les interesan; si se hacía una medición del número de visitantes separados por sexos… Mis respuestas eran casi todas negativas porque, al contrario de lo que el extraño cuestionario pretendía, la página de Profesionales por la Ética es para personas con independencia de su sexo y jamás se discrimina o separa por esas razones, es más, se parte de la base de que a hombres y mujeres les pueden interesar los mismos temas, cosa que al parecer esta encuesta ni imagina.

Continuaban preguntas sobre el tema sexista; si se utilizaba el lenguaje sexista (¡No ponemos arrobas!), si se ponían imágenes sexistas (¡tenemos fotos de madres con sus bebés!), si se había pedido la opinión de las mujeres o habían participado mujeres en la creación de la página (¡uff, por fin puedo poner un par de síes! Supuse que los miembros femeninos de Profesionales por la Ética habríamos opinado y colaborado, como todo el mundo).

Finalmente llegué al meollo de la encuesta. Yo siempre me había preguntado para qué servía un grado nuevo que se imparte en alguna universidad, el Experto en Género y gracias a esta encuesta pude descubrirlo. Había que responder si se daban uno o más de estos requisitos:

  1. En la constitución del equipo técnico que desarrollará el sitio web se obliga a que se incluya una persona especialista en género.
  2. Se seleccionará a un equipo técnico con experiencia en integrar la perspectiva de género.
  3. El equipo técnico tiene un convenio con una consultora experta en género.

Marqué con gran pesar el «no», sabedora de que en Profesionales por la Ética no se iba a hacer ninguna de esas cosas y adiviné un mal resultado en el análisis a la vez que descubría el futuro laboral de semejante bodrio de titulación. «Vamos a necesitar la asesoría de expertos en género hasta para freir un huevo», me dije.

Finalmente otra batería de preguntas sobre el grado de ruptura de roles de género (cero, insisto en que tenemos fotos de mamás incorrectísimas), visibilidad de los saberes de las mujeres en la página (¿las mujeres tienen «saberes» específicos?), experiencia de la entidad en igualdad de género y compromiso con la igualdad de género (esto será que si se va a contratar a un experto) y, como guinda, la satisfacción de los usuarios de la web disgregados por sexo (y dale con separarnos…)

Llegó el momento de la verdad: la página de Profesionales por la Ética que está ante sus ojos recibió este dictamen:

La puntuación obtenida por la web analizada es muy baja en todos los apartados de la herramienta de verificación. Deberá revisar los item que no ha marcado e intentar aplicarlos en el desarrollo de la web. No favorece la consecución de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. No sólo va en contra de la normativa vigente, sino que supone un perjuicio para el desarrollo y bienestar de nuestra sociedad.

Esperaba una mala calificación pero esto superó mis expectativas más pesimistas. No era un suspenso, era la ilegalidad, la reprobación social, la participación activa en el delito.

Desde esta página al margen de la normativa vigente, perjuicio para el desarrollo y bienestar de la sociedad, me permito solicitar la ayuda de un experto en género que me explique la razón por la que las mujeres debemos ser tratadas al margen, disgregadas en todo tipo de encuestas (discriminadas, que es sinónimo, no lo usan), tratadas como bichos raros, concebidas como ajenas a las inquietudes generales y necesitadas de temas propios cuando se elabora una web.

Antes de que un experto en género cierre esta página por ilegal, me gustaría decir que las mujeres somos seres humanos, como los hombres, y que en muchos casos, aunque parezca impensable, nos interesan las mismas cosas que a los hombres.

No sé cuánto dinero habrá costado esta encuesta, elaborada seguramente por felices y bien pagados expertos en género contratados por la Junta de Andalucía. Aunque hubiera costado dos euros, me parecería cara, dada la relación utilidad-precio.

Les invito a probarla si tienen una web. Seguro que ustedes son también ilegales y perjudiciales para la sociedad (pueden utilizar datos falsos para que los inspectores de género no les localicen).

Alicia V. Rubio Calle

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario