La denuncia falsa de Fedra contra Hipólito

/La denuncia falsa de Fedra contra Hipólito
 

Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

La denuncia falsa de Fedra contra Hipólito

 

El perfil de la mujer de Putifar rebrota en la cultura griega más clásica por la mano y la imaginación de Eurípides. Este autor, detestado visceralmente por las mujeres, dio vida literaria a figuras espléndidas de mujer. Una de ellas Fedra, esposa de Teseo y algo así como la mujer de Putifar en versión griega. Tuvo un percance similar al de la egipcia, ahora con ocasión de otro joven hermoso y honesto, que era su propio hijastro Hipólito.

Fedra, hija de Minos y de Pasifae, era hermana de Ariadna y hermanastra del Minotauro. Teseo contrajo una deuda con Ariadna, que le prestó el hilo necesario para acceder al Laberinto y escapar de él una vez que eliminó al Minotauro. Se la llevó como esposa, pero la abandonó en la playa de una isla desierta. El dios Dionisos acogió a la abandonada, mientras Teseo se casaba con Fedra.

Como Teseo había repudiado a su anterior esposa, la amazona Antíope (o Hipólita), su boda con Fedra fue todo menos pacífica. Las amazonas quisieron vengar a la repudiada. Pero el novio no era un cualquiera, sino un héroe legendario, autor de un decálogo de hazañas que lo etiquetaban como invencible. Venció a las amazonas y mató a Hipólita. Teseo era, en efecto, el héroe local de Atenas, del que se decía como signo de veneración y respeto: “Nada sin Teseo”. Después de Heracles (Hércules) era el más grande en el elenco de los héroes de Grecia.

De su unión con la amazona había tenido un hijo que aportó a su nuevo matrimonio con Fedra. Era Hipólito, el joven candoroso cuya memoria inmortalizó Eurípides en su tragedia homónima. La obra de Eurípides gira sobre el eje del conflicto enconado entre dos divinidades antagónicas, Afrodita (Venus) y Ártemis (Diana). Venus pretendía atraerlo a las lides amorosas, de las que era patrona y protectora. Pero Hipólito no estaba por la labor y se inclinaba más bien por la caza, práctica preferida por la diosa Diana. Venus consideró la actitud de Hipólito como un desaire a su persona y a sus aficiones. En consecuencia se tomó una venganza digna de su genio y su figura. Hizo que Fedra se enamorara perdidamente de su hijastro.

Hipólito, como era obvio, rechazó las pretensiones de su madrastra. Consideraba indecente mancillar el lecho de su padre. Además, se lo impedía su particular devoción por la diosa de la castidad. La reacción de Fedra ante el rechazo fue la misma que la de la esposa de Putifar. Acusó a Hipólito ante su padre de acoso e intento de violación. Un conjunto de temores la impulsaron al suicidio, pues tuvo miedo de que su actitud llegara a conocimiento de Teseo. Temía que su nodriza, conocedora del problema, se fuera de la lengua.

Pero antes de morir dejó Fedra un escrito acusatorio contra su hijastro en el que declaraba que Hipólito había pretendió tener relaciones sexuales con ella. Teseo creyó sin vacilación a su mujer y aceptó en su interior sus alegaciones. Maldijo a su hijo y pidió a Poseidón que lo castigara. Y cuando el joven marchaba al destierro, el dios de los mares envió un toro marino que espantó a los caballos de su carro. Hipólito quedó malherido y murió como consecuencia de las heridas. La misma diosa Diana reveló a Teseo toda la verdad del caso. Pero todo fue inútil. La intemperancia de Teso recibió un durísimo castigo al perder a la vez a su hijo y a su mujer. En ambos casos con dosis especiales de amargura.

Gonzalo del Cerro

http://www.tendencias21.net/crist/La-mujer-de-Putifar-y-otras-mujeres-Paralelos-interculturales_a171.html

 

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

 

About the Author:

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar