La eurodiputada Teresa Giménez desmonta el feminismo con una charla sobre la “violencia contra el hombre”

 

Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

La eurodiputada Teresa Giménez desmonta el feminismo con una charla sobre la “violencia contra el hombre”

La ciencia y sus datos son la antítesis del feminazismo.

Las mentiras de las feminazis están basadas en la ocultación y manipulación de la realidad.

Quien osa revelar sus falacias sufre la leninista persecución del disidente/opositor y su obra es despreciada cuando no destruida.

Viene bien recordar el vasto y detallado recopilatorio de estudios sobre violencia en la pareja disponible en http://escorrecto.org/

-o-o-o-o-

La eurodiputada Teresa Giménez desmonta el feminismo con una charla sobre la “violencia contra el hombre”

 

Celebración del evento en Bruselas promovido por la eurodiputada, Teresa Giménez: “Entendiendo la violencia contra el hombre”

Elena Berberana

2018-12-10

La representante española en la UE celebra un evento científico sobre la violencia hacia al varón y no acude ningún eurodiputado ni periodista.

La Eurocámara ha sido sede de un evento poco habitual en sus salas. La organizadora del acto ha sido la eurodiputada española Teresa Giménez Barbat (ex UPyD y ahora parte de Ciudadanos como política independiente en el grupo ALDE).

Bajo el título Comprendiendo la violencia contra el hombre, la también antropóloga llamó a científicos y expertos que ofrecieron datos desmontando las teorías feministas y su ideología de género con conclusiones demoledoras: las mujeres eran igual de agresivas en el ámbito doméstico que los hombres, llegando a rozar el mismo porcentaje que los varones. Esta investigación, empíricamente demostrada, ha generado polémica y no menos críticas por parte de las feministas.

Teresa Giménez, eurodiputada independiente de Ciudadanos | EFE

Giménez cuenta a Libre Mercado los motivos que la han llevado a celebrar estas ponencias en la Unión Europea y el valor que tienen para la Eurocámara: “En Bruselas estamos continuamente aprobando leyes sobre ciencia, medicina, medio ambiente… Temas tan específicos que, como políticos, podemos no dominar. Por eso, aquí es normal llamar a científicos duchos en la materia para que aporten su visión. ¿Por qué no hacerlo entonces con la violencia en las familias? Continuamente se trata el machismo y votamos leyes que afectan a los ciudadanos. Como mínimo, tenemos que estar informados”, relata la eurodiputada de ALDE a este diario en una videoconferencia desde Bélgica.

En este sentido, la representante española pone de manifiesto “el olvido de la violencia hacia los hombres, adolescentes y niños”. En España, no existen datos oficiales de víctimas masculinas desde 2004, pero tampoco en Bruselas. “A los eurodiputados se les atraganta que exploremos sobre la agresividad de la mujer hacia el varón”, desvela Giménez.

Lo cierto es que los invitados Joaquim Doares, profesor emérito de la universidad Mid Sweden, que ya había participado en un proyecto sobre violencia familiar en Europa financiado por la Comisión Europea, y la neurobióloga española Marta Iglesias dejaron el discurso feminista a la altura del betún.

Violencia entre lesbianas

En el caso de Doares, el catedrático expuso un macroestudio a nivel mundial –Walters, (2011) National Intimate Parnet and Sexual Violence Survey 2010. Finding on Victimitation by Sexual Orientation– que refleja cómo la agresividad de las mujeres hacia los hombres es la misma en los casos de parejas heterosexuales. En esta línea, las relaciones entre lesbianas serían aún más violentas. Una de cada tres mujeres homosexuales (29,4%) habría experimentado algún tipo de violencia física por parte de otra fémina, frente a 1 de cada 4 mujeres heterosexuales (23,7%).

En cuanto a la tipología de las agresiones femeninas analizadas, se dan ataques con cuchillos, patadas, tirones de pelo, acoso, abuso y agresión sexual, estrangulamientos y también uso de pistolas. Las lesbianas serían víctimas de la violencia de sus novias o esposas en un 43,8%. En cuanto a las hembras heterosexuales que sufren violencia en sus relaciones, el porcentaje es menor, un 35%, según apunta el estudio.

Doares aclara que no hay el mínimo interés en dar a conocer un análisis de esta envergadura (se obtuvo mediante una muestra de 500.000 personas de todas las razas y países). El científico incide en la especial atención que debemos prestar a la biología y a la evolución como especie para entender asuntos como el de la violencia.

Y, precisamente, de nuestra historia como homo sapiens, Marta Iglesias desbanca a cualquiera. La joven analista fue la primera autora española en publicar un artículo en la revista Quillette, un título que llamó la atención de la comunidad: Por qué las feministas deben entender la evolución.

Iglesias da una visión ancestral de los orígenes de la violencia y múltiples formas de manifestarse en los géneros femenino y masculino. La científica ahonda en el condicionamiento de nuestra herencia genética en ambos sexos, dando buena cuenta de que las mujeres también son violentas y agreden. Una cuestión que han obviado en absoluto los movimientos feministas que santifican el género femenino dotándolo de un carácter pacífico. Nada más lejos de la realidad. Sin embargo, estas conclusiones no han sido muy bien acogidas en la Eurocámara o, mejor dicho, no han sido recibidas por nadie.

El sentir de Bruselas

Ningún eurodiputado asistió al acto de la política española. Tampoco acudieron periodistas, algo que lamentaba profundamente Marta Iglesias a través de su cuenta de Twitter:

La europarlamentaria conoce bien los motivos de la nula asistencia al acto: “Cuando llegué a Bruselas pensé que iba a encontrarme con políticos europeos liberales, esto era el norte de Europa, pero no fue así. El lobby feminista presiona mucho y los eurodiputados han comprado su discurso. Muchos tienen miedo de posicionarse en contra y tener problemas a la hora de ascender”.

“Yo sabía que esto podría meterme en un lío. No me ha sorprendido que la prensa no cubriera las ponencias científicas, pero esto tiene que empezar a cambiar. Los grupos liberales europeos deben perder los complejos. Yo no tengo miedo porque estamos jugando con la vida de muchos hombres y mujeres afectados. Recurrir a la ciencia es el mejor remedio para salir de dudas, y lo hemos hecho, otra cosa es que no les guste lo que contamos”, afirma orgullosa la barcelonesa. “Apelo a la empatía de las mujeres con los varones porque reconocer las emociones del otro es una de nuestras mayores virtudes. No abandonemos a nuestros hombres”, concluye la eurodiputada.

https://www.libremercado.com/2018-12-10/la-eurodiputada-teresa-gimenez-desmonta-el-feminismo-con-una-charla-sobre-la-violencia-contra-el-hombre-1276629553/

Feminismo y ciencia

Teresa G. Barbat, en una imagen de archivo | ALDE-Flickr

Santiago Navajas

9-12-2018

El suceso político más importante de esta semana no ha sucedido en las urnas andaluzas, conquistadas por la derecha ante la estupefacción de Susana Díaz, o en las autopistas catalanas, asaltadas por los golpistas ante la inacción de Pedro Sánchez, sino en una sala del Parlamento Europeo en Bruselas. Allí, María Teresa Giménez Barbat convocó a unos científicos a debatir sobre un interesante, relevante y pertinente tema de salud pública: la violencia contra los hombres (“Understanding Intimate Violence Partner Against Men”). Una cuestión que suele silenciarse y ocultarse en los medios de comunicación.

Por ejemplo, no había ni un solo periodista cubriendo el acto. Y, sin embargo, en un medio de izquierdas se publicó un artículo sobre el debate que era presentado como si fuese una apología de la “violencia machista”. Haciendo una selección espuria de ¡tuits! inconexos y descontextualizados, el medio en cuestión manipulaba la discusión científica allí tratada, tratando de convertir el análisis de la violencia ejercida contra los hombres en un ataque contra las mujeres. Como no podía ser menos, al final del artículo incluso se colaba ¡Vox! en la información, asegurando el periodista que Giménez Barbat había “apoyado” al partido de Santiago Abascal, cuando lo que había hecho, como cualquier persona bien nacida, es solidarizarse por las amenazas y escraches que habían sufrido miembros de Vox, muy al estilo de los que soporta ella en su tierra de origen por parte del nacionalismo catalán.

La reacción demagógica y falsaria del periódico de izquierdas es sintomática de cómo se está tratando de equiparar feminismo con ideología de género. De modo que si te sales lo más mínimo de los dogmas de dicha ideología de lucha de géneros, automáticamente eres catalogado como machista. Recientemente, entrevistando a candidatos de Vox, Ana Rosa Quintana defendía en su programa que no había ningún hombre asesinado en el ámbito de la violencia doméstica, y Angels Barceló se negó en el suyo a equiparar la tragedia de los hombres asesinados con la de las mujeres. Los datos que ofrece el Poder Judicial desmienten a la primera y la más mínima dignidad refuta a la segunda.

El ataque ad hominem contra Giménez Barbat y sus invitados científicos es un suceso puntual de matonismo periodístico pero tiene causas intelectuales profundas: el rechazo y la instrumentalización de la ciencia por motivaciones ideológicas, algo común tanto en la extrema derecha como en la extrema izquierda. Por el contrario, Giménez Barbat ha presentado cuestiones en el Parlamento Europeo, siempre respaldadas por datos, para que las soluciones políticas contra la violencia doméstica se centren en la realidad empírica y las mejores tesis científicas, no en sesgos ideológicos e intereses espurios. Una de las invitadas al debate científico, Marta Castillo, tiene un muy relevante artículo en Quillette en pro de un feminismo que no dé la espalda a la ciencia y, de este modo, no degenere en una secta escorada al lysenkismo.

El proyecto que lleva a cabo Giménez Barbat en el Parlamento Europeo se titula Euromind y es un ejemplo paradigmático de lo que debería hacer un político: llevar ideas poderosas de todos los ámbitos del saber a las instituciones democráticas. El elenco de invitados es prodigioso, un lujo para la Eurocámara y un orgullo para los liberales (Giménez Barbat, una de las fundadoras de Ciudadanos, está en la Alianza de Liberales y Demócratas de Europa): de A. C. Grayling (el filósofo inglés que más y mejor se ha batido contra el Brexit) a Steven Pinker, pasando por Richard Dawkins y Michael Shermer.

En su maravilloso Castellio contra Calvino, Zweig nos advertía contra los fanáticos de toda condición y la necesidad de honrar a aquellos que enfrentan la”conciencia contra violencia”. Giménez Barbat es una heredera de esa conciencia corajuda, cívica y racionalista. Honrémosla.

https://www.libertaddigital.com/opinion/santiago-navajas/feminismo-y-ciencia-86686/

 

 

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

 

About the Author:

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar