La Junta de Andalucía obligará a los profesores a recibir clases de feminismo

/La Junta de Andalucía obligará a los profesores a recibir clases de feminismo
 

Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

La Junta de Andalucía obligará a los profesores a recibir clases de feminismo

 

El adoctrinamiento a nuestros hijos desde la más tierna edad.

El artículo veintisiete de la Constitución es papel mojado. No son los padres sino el Estado quien enseña a los niños lo que está bien y lo que está mal. Lo harán con las consabidas mentiras feminazis impartidas por las comisarias políticas feminazis como la del vídeo adjunto. Todo ello con cargo a los bolsillos del contribuyente.

 

-o-o-o-o-

La Junta de Andalucía obligará a los profesores a recibir clases de feminismo

Una nueva ley obliga a la revisión “feminista” de libros y profesores en los centros escolares.

Pedro de Tena (Sevilla)

2018-09-27

Este miércoles, el Pleno del Parlamento andaluz aprobó, con los votos a favor del PSOE-A, PP-A y Ciudadanos (Cs) –Podemos e IULV-CA votaron en contra–, la nueva Ley para la promoción de la igualdad de género en Andalucía. La nueva ley, que incluye como una de las medidas la subida conforme al IPC del complemento autonómico a las pensiones mínimas asistenciales y no contributivas, dota a la Junta de capacidad sancionadora contra la discriminación de la mujer y se propone la revisión de los textos escolares para impedirla.

Considerada por el PSOE como una ley que cambia la vida de la mujer y sitúa a Andalucía como un referente –”feminismo de salón” la ha calificado Podemos–, de manera inmediata se ha destacado la importancia de la capacidad sancionadora que se recoge en la norma y que se dote de más funciones al Instituto Andaluz de la Mujer, entre ellas la de sancionar.

El nuevo régimen sancionador permitirá a la Junta intervenir para evitar y prevenir situaciones de desigualdad. La ley detalla el listado de infracciones y sus correspondientes medidas disciplinarias, desde apercibimientos a multas de entre 6.000 y 120.000 euros en función de la gravedad, además de penas accesorias como la prohibición de acceder a ayudas públicas.

Asimismo, habilita al Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) para investigar discriminaciones directas o indirectas por razón de género y para actuar a través de la negociación y de la remisión de informes a la Inspección de Trabajo.

Entre las infracciones graves y muy graves que incorpora la ley aprobada por el Parlamento se incluyen la realización de actos, campañas o anuncios que promuevan la discriminación a la mujer o inciten a la prostitución o a la violencia machista; el uso en centros docentes públicos de material que presente a las personas como superiores o inferiores en función de su sexo; la realización de campañas publicitarias que utilicen el cuerpo femenino como reclamo o fomenten la violencia o la prostitución; cualquier comportamiento realizado en función del sexo que atente contra la dignidad de una persona, o la transmisión de mensajes estereotipados de subordinación o de desigualdad en los medios de comunicación públicos.

La nueva ley hace que los centros escolares sean vehículos de transmisión del desarrollo de planes de igualdad obligatorios en todos los centros docentes y detalla las funciones específicas que desempeñarán las personas responsables de coeducación, encargadas de velar por el cumplimiento de estos.

Además, se establece la formación obligatoria en igualdad tanto del profesorado en prácticas como del equipo directivo de los colegios e institutos públicos. Esto es, los profesores andaluces recibirán cursos especiales con contenidos feministas.

La revisión “feminista” de los libros escolares

Frases como “mi madre va a comprar el pan”, detectado en los libros escolares que se utilizan en Andalucía y otras regiones españolas, son consideradas añejas y machistas por quienes van a ser encargados, probablemente, de la revisión de los textos vigentes. Dice El País que la nueva ley trata de que la igualdad de género no sea un mito en las aulas y revertir la escasa presencia de mujeres en los materiales educativos.

Para conseguirlo, una comisión de expertos revisará todos los libros de texto desde infantil a bachillerato, según la ley aprobada en el Parlamento andaluz. Hasta ahora, todo se dejaba a la voluntad del profesorado, pero eso se ha acabado en Andalucía. La comisión de expertos analizará los materiales curriculares y emitirá un informe anual para evaluar su implantación real. Pero, como es costumbre, todo dependerá de la diligencia de la Junta de Andalucía que dispone de un año para aplicar las medidas.

Esta revisión de los libros de texto es la medida estrella de la nueva norma, que dispone de 1.793 millones hasta 2021 pero su inmediata dotación depende de la aprobación de los Presupuestos andaluces para 2019 y estos son aún una incógnita ante el posible adelanto electoral.

Una de las expertas en el tema, Ana López-Navajas, en un trabajo de 2010, consideraba que los datos analizados señalaban sólo un 12% de presencia femenina en los textos escolares demostrando que la ausencia de las mujeres en los contenidos de secundaria es sistemática y abarca todas las asignaturas.

Y añadía que los actuales textos escolares “transmiten una visión de mundo donde la mujer apenas participa, que hace percibir como normal lo que es un elemento de marginación… que es una visión falseada por inexacta y carente de rigor”. Esta visión de mundo “normaliza la marginación, patrones sociales que ayudan a perpetuar las desigualdades y que se encuentran en la base de todo un abanico de comportamientos entre los que destaca la violencia machista, pero donde no son menos graves las desigualdades laborales, las relaciones personales insatisfactorias o los techos de cristal”.

Para Izquierda Unida y Podemos, la anterior ley de Igualdad de 2007 también tenía estas intenciones pero nunca se ha cumplido por culpa de la negligencia de la Junta de Andalucía.

https://www.libertaddigital.com/espana/2018-09-27/la-junta-de-andalucia-obligara-a-los-profesores-a-recibir-clases-de-feminismo-1276625579/

Andalucía revisará los libros de texto para asegurar la igualdad

La nueva ley prevé cursos obligatorios para formar a los profesores en feminismo y tendrá capacidad sancionadora

JAVIER MARTÍN-ARROYO

Sevilla 27 SEP 2018

“Los problemas de Matemáticas siempre mencionan ‘mi madre va a comprar el pan’, el análisis morfológico de una frase suele ser ‘ella cocina y él trabaja’ y en Ciencias no hay mujeres excepto Marie Curie”. Miguel Ángel Martínez, responsable del plan de Igualdad del colegio Blas Infante de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), destaca ejemplos añejos y machistas presentes en la inmensa mayoría de los libros de texto de los escolares. Para que la igualdad de género no sea un mito en las aulas y revertir la escasa presencia de mujeres en los materiales educativos, Andalucía ha reformado este miércoles su Ley de Igualdad de 2007.

El “conocimiento amputado” de los libros de texto sin mujeres

Una comisión de expertos revisará todos los libros de texto desde infantil a bachillerato, según la ley aprobada en el Parlamento andaluz. “En Asturias y Valencia recogen en su normativa la necesidad de incluir a las mujeres, pero no se concreta y se deja a la voluntad del profesorado. Si ahora en Andalucía se crea una comisión, eso estaría muy bien”, ensalzar Ana López-Navajas, autora del mayor estudio sobre la presencia de mujeres en los materiales educativos, que analizó 115 textos y contó un 7,5% de apariciones de mujeres en todas las asignaturas.

Una veintena de editoriales elaboran los libros educativos para las escuelas andaluzas. “Hay un compromiso de los editores de asumir los contenidos y estamos a la espera de conocer la comisión”, afirman fuentes de Anele, la asociación que agrupa a empresas del sector.

La comisión de expertos analizará los materiales curriculares y emitirá un informe anual para evaluar su implantación real. Eso sí, su creación efectiva y por tanto la velocidad de los cambios reales dependerá de la voluntad del Gobierno andaluz, ya que este se ha concedido un año de margen para aplicar las medidas. “La integración del saber de las mujeres y de su contribución social e histórica al desarrollo de la humanidad, revisando y, en su caso, corrigiendo los contenidos que se imparten, incorporando la historia del feminismo como movimiento social y político”, refleja la reforma legal andaluza. Esta revisión de los libros de texto es la medida estrella de la nueva norma, que dispone de 1.793 millones hasta 2021 pero su inmediata dotación depende de la aprobación de los Presupuestos andaluces para 2019 y estos son aún una incógnita ante el posible adelanto electoral.

En paralelo, la reforma obligará a que los profesores reciban formación sobre igualdad para que la incorporen en todas las asignaturas. Hasta ahora, los docentes solo se formaban con cursos optativos y cada centro escolar imponía estos contenidos en función del interés del profesor responsable de turno.

Las leyes de igualdad suelen tener un carácter propositivo y de buenas intenciones, pero desde ayer la andaluza ha cobrado capacidad sancionadora. Esto es, cualquier persona, empresa o institución puede ser denunciada ante la Junta por incumplir la ley en cualquier manifestación o acto, y se enfrentará a multas de hasta 120.000 euros. Incluidas las campañas publicitarias sexistas y los eventos deportivos. De este modo, los cánticos de la hinchada del Betis en la que los ultras ensalzaron en 2015 la violencia de género podrán ser denunciados ante la Administración, no solo en los juzgados.

Dinero y selección

Los expertos del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) analizarán las denuncias sobre discriminación directa o indirecta por razón de sexo y las elevarán en función de su gravedad a la Consejería de Igualdad o al Consejo de Gobierno de la Junta. Pero para recabar las denuncias, el Gobierno autonómico aún debe dotar de un cuerpo de funcionarios extra al IAM para que sea capaz de acoger todas las denuncias que presenten los ciudadanos. En otras palabras, es necesario dinero y una procelosa selección de personal.

La reforma de la ley ha salido adelante con los votos del PSOE, PP y Ciudadanos, mientras que Podemos e IU han votado en contra en un ambiente preelectoral. La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha destacado la prevención de la violencia de género desde las aulas como medicina para esta lacra. “Detrás de la desigualdad late un concepto de inferioridad de la mujer respecto al hombre que hay que trabajar”, ha admitido.

Para Izquierda Unida la reforma aprobada ayer es una oportunidad perdida y la ley se queda coja. “¿Avances? Sí, pero pedaleando en el aire porque la anterior ley no se cumple. Hemos perdido 11 años”, ha criticado Elena Cortés. La diputada ha censurado que la Junta no fije contenidos mínimos para los planes de igualdad de las empresas para reducir la brecha salarial, que no haya establecido aún protocolos contra el acoso en el trabajo, ni deje de contratar con empresas condenadas por discriminación laboral, pese a repetidas promesas.

Soledad Granero, portavoz del movimiento feminista del 8-M y que ilustró a los diputados durante la tramitación de la ley, ha criticado este miércoles que “la ley está descafeinada”, “no es transversal” y aún carece de reflejo en los Presupuestos de las diferentes consejerías. “La Junta lleva con el mismo presupuesto, entre 40 y 43 millones para igualdad y violencia de género, desde hace 10 años, con una subida anual del 0,2%”. Para Granero, el Ejecutivo andaluz ha perdido una “gran oportunidad” para plasmar la igualdad en sus políticas sociales.

LAS MUJERES, FUERA DEL RELATO DE LAS AULAS

La comisión de expertos revisará todas las imágenes, lenguajes y contenidos incluidos en los materiales curriculares y libros de textos de las escuelas e institutos andaluces. El objetivo es realizar “un análisis crítico del modelo de masculinidad hegemónica” que ha imperado hasta ahora, según la nueva norma andaluza. Ante esta revisión página a página, la experta Ana López-Navajas destaca cómo esta labor debe ir más allá del cambio del relato histórico que ha hecho de las mujeres las grandes perdedoras.

“Hace falta que se haga correctamente. No se trata de incluir solo a las mujeres, sino de adecuar la perspectiva. En Tecnología, contemplar las tecnologías del hogar como un avance social. En Historia, incluir la lucha de las mujeres como un movimiento de tres siglos y en literatura incluir géneros como la novela corta”, donde ellas están muy representadas.

https://elpais.com/sociedad/2018/09/26/actualidad/1537988965_857877.html

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

 

About the Author:

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar