Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Los pediatras que atienden a Andrea atribuyen su cambio de postura a que empeoró su estado en las ‘últimas horas’

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La ley prohíbe estas prácticas. ¿O no?

Nuevo paso para manipular la opinión pública e instaurar la eutanasia.

Asusta oir al abogado explicando cómo se va a matar a la niña.

Pero más asusta el que haya sido el juez quien haya “convencido” a los médicos para que colaboren en la muerte de su paciente.

-o-o-o-o-o-

 

http://www.elmundo.es/sociedad/2015/10/05/5612a398e2704efc628b458a.html

MUERTE DIGNA

El hospital acepta retirar la alimentación y administrar sedación a Andrea

Los pediatras que atienden a Andrea atribuyen su cambio de postura a que empeoró su estado en las ‘últimas horas’

 
 

El servicio de Pediatría del Hospital de Santiago ha atribuido a “los cambios clínicos de las últimas horas” en el estado de Andrea su modificación de postura para acceder a retirarle la alimentación artificial y proceder a sedarla.

Fuentes consultadas por Europa Press han explicado que estos “cambios clínicos” son, en concreto, “un empeoramiento” en el estado de salud de la niña de 12 años con una enfermedad degenerativa irreversible para la cual sus padres piden una muerte digna.

El abogado de la familia Lago-Ordóñez, Sergio Campos, dijo desconocer la razón exacta por la cual el equipo médico “rectifica la postura inicial”, pero ha dicho “sospechar” que está motivada por la mediación del magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santiago, Roberto Soto, quien la semana pasada adoptó varias medidas en relación a este caso, como solicitar el expediente clínico completo de la menor y que ésta fuese sometida a un reconocimiento forense.

Sin embargo, en un comunicado emitido por el hospital en la tarde de este lunes, ha remarcado que los pediatras han informado al juzgado y a los padres de que,posteriormente al envío el pasado viernes de un informe sobre la situación clínica de la menor, ha habido “cambios clínicos” en “las últimas horas”.

“A raíz de dichos cambios, este servicio informó también a los padres de las modificaciones que se están llevando a cabo en el tratamiento nutricional de la paciente, sobre los que estos mostraron su conformidad”, reza el texto.

Por ello, “el servicio de Pediatría entiende que su actuación se viene adecuando en todo momento a lo establecido en la normativa vigente y al ejercicio de una adecuada práctica clínica”.

Andrea Lago Ordóñez tendrá la muerte digna que sus padres deseaban para ella y por la que han luchado hasta el final. El equipo médico que la atiende en Santiago de Compostela ha rectificado la postura en la que se había anquilosado desde principios de verano, cuando los padres pidieron que se le retirase a la niña el soporte vital y sus pediatras se opusieron. Finalmente, han accedido a retirar la alimentación artificial que la mantenía con vida, de modo que se espera que, en cuestión de días, la historia de esta niña gallega de 12 años tenga un desenlace.

El caso de la pequeña Andrea, con una enfermedad neurodegenerativa irreversible, está judicializado y los padres habían pedido al juez que ordenase suspender el tratamiento de la niña pero, finalmente, no ha sido necesaria una orden judicial, pues el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela ha accedido a la petición de los padres que, desde el 14 de septiembre, contaba con el respaldo del Comité Bioético del Servicio Gallego de Salud, con una postura unánime de 27 profesionales de reconocido prestigio.

El primer paso ha sido retirar la alimentación que llegaba a la pequeña a través de una máquina electromecánica, aunque a la niña también se le ha sedado para que su final llegue de forma menos agresiva para ella. Le han dejado la hidratación mínima necesaria para que el tratamiento de sedación se metabolice correctamente y funcione.

Ha llegado ya el momento de la cuenta atrás para Andrea y su familia agradece que finalmente “va a tener un final dulce” y “un poco más fácil que la vida que ha tenido hasta ahora”, pues Andrea nunca ha llegado a hablar, caminar o relacionarse con normalidad. Su estado de salud ha sido delicado desde que era un bebé y, en el último año, se ha complicado todavía más.

Ahora, el desenlace podría llegar en cualquier momento y la familia entiende que será “cuestión de días”, pero que “no se puede saber con certeza”, pues ni los médicos se ponen de acuerdo en cuánto tiempo tardará el momento final. De hecho, según ha revelado su abogado, un forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) intervino ayer en el juzgado durante la reunión prevista entre los padres y el juez y señaló que en algunos casos podía tardar apenas un par de días y en otras podía llegar a prolongarse hasta 40.

Andrea está hospitalizada en Santiago desde el mes de junio, cuando su situación médica se complicó por una hemorragia gastrointestinal, y fue en el mismo hospital en el que está ingresada donde sus padres, Antonio Lago y Estela Ordóñez, conocieron la noticia del cambio de criterio médico. Ocurrió en el transcurso de una reunión convocada de urgencia con la presencia de su equipo de abogados en la que el centro les trasladó la decisión, pero no el motivo que les llevó a adoptarla.“No sabemos exactamente qué ha pasado por la mente del equipo médico para variar sustancialmente su criterio”, ha indicado al respecto su abogado.

El Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santiago, que llevaba el caso, había recibido ya por la mañana una notificación del hospital comunicando su propuesta de cambiar el plan terapéutico que se había pautado a la menor por un nuevo tratamiento paliativo consistente precisamente en retirar la alimentación y mantener únicamente la hidratación necesaria para permitir la sedación. A pesar de que eran los padres quienes demandaban la medida finalmente aplicada, para poder ponerla en marcha era necesario que hubiese un acuerdo oficial de las dos partes y que los padres de Andrea firmasen su consentimiento al mismo, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Tras reunirse con los padres de la menor a última hora de la mañana, el juez, Roberto Soto, emplazó a las dos partes a mantener la reunión que tuvo lugar finalmente alrededor de las cinco de la tarde. En ella, ambos llegaron a un acuerdo sobre el plan propuesto y acordaron enviar al juzgado el consentimiento de los padres.

El caso ya tiene el desenlace demandado, pero el procedimiento judicial no se archivará, sino que seguirá abierto hasta que se produzca el fallecimiento de Andrea y el juzgado realizará un seguimiento del caso para comprobar el cumplimiento del plan acordado.

La familia de Andrea encara ahora unas horas “difíciles” que les hace cuesta arriba incluso el gesto de dar la noticia. Tras reunirse con el equipo médico durante alrededor de una hora, no se encontraron con fuerzas de salir del hospital para anunciar a los medios de comunicación la aguardada decisión y lo hicieron en su lugar sus abogados. Sergio Campos, que se ha erigido en portavoz de Antonio Lago y Estela Ordóñez, anunció en su lugar que el hospital había rectificado su postura inicial, lo que ha interpretado como que “la cordura se ha impuesto”. Según ha explicado, los padres “se están preparando para despedirse de Andrea” y ayer estaba también previsto que se acercasen hasta el hospital también sus abuelos para poder hacer lo propio.

La cobertura mediática que ha puesto el foco sobre su casa y el trabajo y el trato recibidos por el juez, las fiscales y el equipo forense han sido objeto de un agradecimiento expreso por parte de la familia de Andrea. Su abogado ha ido más allá y ha dicho que el caso de esta pequeña natural de la localidad coruñesa de Noia sentará un precedente y “está llamada a ser un faro de aquí en adelante” para todos aquellos padres que se encuentren en la misma situación que Antonio y Estela.

En Galicia se aprobó este verano la Ley 5/2015 de derechos y garantías de la dignidad de las personas enfermas terminales o ‘Ley de muerte digna’ en la que se basaban los padres de Andrea para respaldar su petición de que se retirase el soporte vital a su hija, pero, pese a todo, en julio un juzgado le mantuvo el tratamiento y su equipo médico se había opuesto hasta ahora, de modo que el desenlace de esta historia permitirá, según el abogado, saber “el camino a seguir” y que, de aquí en adelante, en el resto de casos futuros, se adopte la decisión “más sensata y humana”.

 

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario