Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

María José Carrascosa prepara un libro sobre su vida mientras ejerce de madre en la distancia

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

No deja de ser sorprendente que se siga dando cobertura a esta gran mentirosa a quien su propia hermana ha dado la espalda harta de su maldad y locura.

El libro de Carrascosa promete ser un compendio de mentiras, calumnias y delirios.

El caso Carrascosa es un caso paradigmático de las barbaridades que se cometen en los juzgados de “familia” en los que se destroza la vida de los menores dejándolos huérfanos de padres vivos con el recochineo del argumento del “beneficio del menor“.

Más información del caso Carrascosa – Innes en este enlace.

-o-o-o-o-

María José Carrascosa prepara un libro sobre su vida mientras ejerce de madre en la distancia

Los padres de la abogada valenciana esperan que este año tome los turrones con ellos y su hija

MARIA JOSEP SERRA
Valencia
Portada del libro de María José Carrascosa.
Portada del libro de María José Carrascosa.

La abogada valenciana María José Carrascosa cumplió 14 años de condena en Estados Unidos por llevarse a su hija a España sin el permiso del padre, Peter William Innes, un ciudadano norteamericano del que se había separado tras cinco años de matrimonio, y por negarse a devolverla a ese país para que se reuniera con él. Ahora prepara un libro centrado en esa parte de su vida, A broken american dream (Un sueño americano roto).

Carrascosa, que consiguió hace unos meses la libertad provisional, sigue sin poder abrazar y besar a su hija Victoria Solenne, de 16 años, que vive con sus abuelos en Valencia, a la espera de que los tribunales americanos decidan su libertad definitiva. Y es que la letrada valenciana mantiene su larga batalla judicial en Estados Unidos; ha solicitado el habeas corpus y que se reconozcan los daños y perjuicios sufridos por ella y su familia porque considera que ha cumplido “una condena ilegal”

La víspera de Nochebuena del año 2009, la abogada María José Carrascosa, de 44 años, rompió a llorar después de escuchar la dura sentencia que le impuso el juez Donald Venezia, tras un juicio que apenas duró una hora. “Entérese: el juego se ha acabado. El suyo es un caso de odio y venganza que ha creado usted, quien ha considerado a su hija una propiedad”, le espetó el magistrado. La consideró culpable de secuestro y desacato a la autoridad. Una dramática historia real por proteger a su hija, cuenta la abogada, que insiste en que ha sido “perseguida internacionalmente, privada de libertad, vida y familia por falsos delitos”.

A finales de 1998, María José, que llevaba más de 15 años trabajando entre Estados Unidos y España, conoció por Internet a Innes, y tras unos meses de relación, se casaron en Valencia. Su hija Victoria nació un año después. Entonces empezó un largo calvario.

María José Carrascosa denunció que su marido la estaba envenenando con arsénico, motivo por el que, afirma, le extirparon el bazo y parte del páncreas, algo que él ha negado en repetidas ocasiones. Finalmente, Innes abandonó la casa que compartían tras llegar a un acuerdo privado para que la niña se quedara con la madre. Convenio que no implicaba que la pequeña no pudiera viajar donde estaba empadronada, que era en Valencia.

Una vez en España, María José solicitó la nulidad y el divorcio, y le fue concedida la custodia de la niña. Su exesposo perdió todos los recursos que interpuso. Agotadas todas las vías en España, acudió a los tribunales americanos, que le dieron la razón.

María José Carrascosa prepara un libro sobre su vida mientras ejerce de madre en la distancia

Carrascosa fue detenida y recluida en la prisión de Hackensack, en Nueva Yersey cuando viajó sola a Estados Unidos para mostrar la documentación de la justicia española y aclarar su situación y la de la niña. Nunca volvió. Y su odisea no ha terminado.

En el camino ha dejado amigos y familiares. Su hermana Victoria, que desde el principio reivindicó la inocencia de María José y la permanencia en España de su sobrina, no está de acuerdo con su lucha actual, que considera “absurda”. “Ya no tengo nada que decir sobre el caso de mi hermana”, indica a EL PAÍS.

La abogada ha encontrado el consuelo del sacerdote Antonio Álvarez, al que conoció en la prisión. Y también cuenta con el apoyo de sus padres y su hija, con los que se comunica diariamente a través de Skype. “Lo peor ha pasado. Ahora ya está en libertad”, resalta a este diario su padre, José Carrascosa, desde la localidad de Buñol, donde pasan las vacaciones. “Ahora lo que queremos todos y deseamos es que este año, por fin, podamos comer los turrones juntos”, agrega.

Innes sorprendido de que su exmujer no haya vuelto a España.

Innes y su hijo, Peter.
Innes y su hijo, Peter.

Peter W. Innes ha señalado a EL PAÍS que le sorprende y entristece que su exmujer todavía no haya regresado a España “para estar con nuestra hija porque no hay nada en absoluto que se lo impida puesto que las condiciones de su libertad no requieren que se quede en Estados Unidos”. Innes destaca el hecho de que su mayor defensora, su hermana Victoria, coincida con él en este aspecto.

“En vez de volver a España y centrarse en nuestra hija, María José continúa luchando contra los tribunales de los Estados Unidos en una batalla que no va a ganar porque sus afirmaciones no se basan en la realidad”, ha resaltado el exmarido de Carrascosa. “Su versión de los hechos no es cierta. Ella y Victoria nunca han sido víctimas de abuso de ninguna manera. Lo que está haciendo, en lugar de seguir adelante con su vida, es ir de víctima de unos actos que nunca ocurrieron”, ha insistido.

La familia Innes.
La familia Innes.
Innes no ha visto ni hablado con su hija desde que “fue secuestrada hace más de 10 años”. “Tengo la esperanza de que cuando tenga la mayoría de edad podamos encontrar la manera de empezar una relación sana sin la intervención de los tribunales, los abogados o sus abuelos”, ha explicado. Innes, propietario de una prestigiosa agencia de publicidad, rehízo su vida. Se volvió a casar y tiene un hijo, Peter, de 9 años. Su esposa, ya retirada, es una policía de Nueva York que aportó dos hijos, de 22 y 24 años, al matrimonio. “Somos una familia normal que espera dar la bienvenida a Victoria en nuestro hogar muy pronto”, ha señalado.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/08/30/valencia/1472551837_228989.html

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario