Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Muere Zsa Zsa Gabor

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Paradigma de mujer parásita a la que además se le ríen las gracias.

Nunca tuvo reparo alguno en reconocer que vivía de estafar y saquear a sus cónyuges. Hacía alarde de ello e incluso hacía cameos en televisión para vanagloriarse de su medio de vida.

Muestra de su confianza en su impunidad por ser quien era, la agresión al policía. Lejos de mostrar arrepentimiento, utilizó la “anécdota” para ganar más dinero gracias a los imbéciles que le reían sus gracietas. Incluso se parodió a si misma en una película.

“En realidad soy una ama de casa maravillosa. Cada vez que me divorcio de un hombre, me quedo con su casa”.

Sus hermanas no le iban a la zaga. Es fácil adivinar quién les enseñó el oficio.

No es de extrañar que haya tantas que se decidan por ejercer esta profesión tan rentable y que tan poco esfuerzo exige.

Las feminazis dirán que es el patriarcado, la tradición judeo-cristiana, el fascismo, el franquismo y cualquier otra excusa para no llamarlo por su nombre.

-o-o-o-

Muere Zsa Zsa Gabor

La primera ‘celebrity’ de Hollywood

Zsa Zsa Gabor, durante los años dorados de Hollywood. EL MUNDO

Muere la actriz Zsa Zsa Gabor a los 99 años

PABLO SCARPELLINI – Los Ángeles

19/12/2016

Murió junto a su marido, Frédéric Prinz von Anhalt, sin que nadie supiera a ciencia cierta si era su octavo o su noveno casamiento. Poco importa para los que la recordarán como la conquistadora insaciable, el sello inequívoco de una vida marcada por el cine, la intensa vida social y los muchos amores que dejó por el camino. Era Zsa Zsa Gabor, una actriz húngara que se hizo grande en Hollywood con muchas dosis de personalidad, un nombre de los que no se olvidan jamás y una larga lista de películas para el recuerdo.

Cierto es que no fue ni mucho menos una de las grandes intérpretes de Hollywood, ni siquiera por su cara inmaculada y su inglés rasgado, pero dejó huella en papeles secundarios notorios como en Sed de mal, bajo la dirección de Orson Wells, o en La prisionera del Kremlin, en la que hacía de novia de Stalin.

En total, apareció en más de 50 películas desde los años 50 hasta mediada la década de los 90, siendo Moulin Rouge, bajo la dirección de John Houston, su éxito indiscutible. No podía haber sido mejor para su limitado talento aquel papel de cazamaridos entre la alta sociedad francesa, confidente del tullido Henri de Toulouse-Lautrec en aquel grandioso escenario de la noche parisina.

Aquella pequeña consagración le llegó muchos años más tarde de aterrizar en Los Ángeles, pegada del brazo de su hermana mayor, Eva, que sí venía a Hollywood con serias intenciones de hacer carrera en el mundo de la interpretación. Finalmente fue Sari -su nombre de pila original- quien consiguió calar en los grandes estudios, aunque al final resultaran con talentos similares: ambas en papeles secundarios de poca relevancia y casadas y divorciadas en numerosas ocasiones.

No sólo ellas dos, también su hermana mayor -aunque existe mucha confusión en torno a sus fechas de nacimiento por las varias manipulaciones para parecer menores-, Magda pasó por el altar en seis ocasiones. Una de esas nupcias fue con un ex marido de su hermana Zsa Zsa, el actor George Sanders, con quien estuvo casada exactamente un mes y medio. Todo un récord incluso para las Gabor.

De esos titulares se alimentaron toda su vida, siendo en gran parte las predecesoras de socialites como las Paris Hilton y las Lindsay Lohan que hoy viven de su fama de insaciables vividoras. Curiosamente, el segundo marido de Gabor fue el abuelo de Hilton, Conrad, fundador del imperio hotelero. Estuvieron casados cinco años, uno de los matrimonios más estables para Zsa Zsa, acostumbrada a contar su vida y milagros en programas de televisión y en varias biografías autorizadas. Hasta hace poco, ya superada la barrera de los 90 años, acudía a revistas a desvelar historias de sus novios y sus amores recientes.

Con Von Anhalt, el último y más duradero, un descendiente de la nobleza alemana, estuvo casada desde 1986 hasta el día de su muerte. No fue, sin embargo, el padre de su única hija, Francesca, concebida siete matrimonios antes como resultado de una violación, según la propia Gabor, a manos de su entonces marido, el millonario de los hoteles Hilton.

No fue el único escándalo en que se vio envuelta la actriz y modelo, nombrada Miss Hungría poco antes de emigrar a Estados Unidos. En 1989, fue condenada a tres días de cárcel en Los Ángeles por agredir a un policía en Beverly Hills. Con la actitud excéntrica que la caracterizaba, Gabor le soltó una bofetada en la cara y acabó fichada, multada y entre rejas un par de noches.

Claro que la intérprete, acostumbrada al calor de los medios, le sacó partido al asunto con repetidas presencias en televisión, además de hacer diversas parodias del incidente en series como The Beverly Hilbillies o El príncipe de Bel-Air, además de construir una escena completa en Agárralo como puedas 2 y medio, una comedia junto a Leslie Nielsen.

Significó el último coletazo de un personaje que, pese a no tener papeles protagonistas, no se cansó de figurar en la gran pantalla y en incontables series de televisión. Trabajó junto a Mervin Leroy, Vincent Minelli, Ginger Rogers o Janet Leigh, apareciendo en títulos como Lili, 3 Ring Circus o The Man Who Couldn’t Walk. También estuvo presente, a veces como parte de elenco y en ocasiones como artista invitada, en series como Vacaciones en el mar, Batman o incluso Bonanza, en un capítulo en 1967 como Madame Marova.

Fue recurso para muchos directores por su belleza exótica y su conocido nombre, aunque nunca nadie tomara la iniciativa de darle un papel realmente importante. En una ocasión estuvo a punto de arrebatarle el rol de Miss Caswell a Marilyn Monroe en la memorable Eva al Desnudo, pero se quedó en el intento. Tampoco llegó a afectarle el ego a la húngara, centrada en su vida social y en mantener su buen nombre en las esplendorosas fiestas del Hollywood de los 60 y los 70. Su casa de Bel-Air, adquirida en 1974, fue escenario de algunas de esas recepciones.

No fue la única vivienda de su vida. Se vanagloriaba de haber tenido muchas después de haber explotado a algunos de sus maridos. “En realidad soy una ama de casa maravillosa. Cada vez que me divorcio de un hombre, me quedo con su casa”, dijo en una ocasión.

Zsa Zsa Gabor, actriz, nació el 6 de febrero de 1917 en Budapest y falleció el 18 de diciembre en Los Ángeles (California, EEUU).

http://www.elmundo.es/loc/2016/12/19/585731f6e5fdeaf77e8b4638.html

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario