Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Pepe Navarro no es el padre del hijo de Ivonne Reyes

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

La prueba de paternidad al nacer el niño ha de ser obligatoria.

Por el derecho del niño a saber quienes son sus familiares. Por razones médicas. Etc.

Y para evitar estafas a tantos padres expoliados por madres “cuco” sin escrúpulos.

-o-o-o-o-o-

Tras años de especulaciones

Pepe Navarro no es el padre del hijo de Ivonne Reyes

La hija de Pepe Navarro ha demostrado que el presentador no es el padre GTRES

Según el análisis de ADN realizado para un recurso de la primogénita del periodista, A. no es su hijo.

Pepe Navarro: “Mi hijo Marlo y el de Ivonne Reyes son amigos”

QUICO ALSEDO – PABLO HERRAIZ

Pepe Navarro (65) no es el padre del hijo de Ivonne Reyes (49), según un análisis de ADN de muestras del joven -A., de 16 años- recogidas por un detective privado para un recurso judicial presentado el pasado mes de diciembre ante el Tribunal Supremo y a la espera de ser admitido a trámite.

Las muestras fueron analizadas en el laboratorio LabGenetics de Madrid durante el otoño pasado y arrojaron un resultado indubitado, según consta en el documento judicial al que ha tenido acceso EL MUNDO: aunque la Justicia le atribuyó en 2012 la paternidad al presentador, que se negó a hacerse la prueba de ADN, en realidad A. no es vástago biológico de Pepe Navarro, a tenor de este test.

El recurso de revisión de aquella sentencia fue presentado el pasado 1 de diciembre ante el Supremo en nombre de Andrea Navarro, hija biológica del conocido presentador y de Eva Zaldívar.

En él, la joven, de 21 años, se presenta como perjudicada por la condición de medio hermano atribuida por la Justicia a A., y pide que se haga un análisis imparcial para determinar la verdadera filiación del muchacho.

Lo solicita en beneficio de ella misma, de sus cuatro hermanos y del propio A., que podría conocer de manera definitiva y segura al menos quién no es su padre, se argumenta en el recurso presentado. El recurso se basa en el derecho a la familia, consagrado en la Constitución en los artículos 9.2 y 39.

Pepe Navarro e Ivonne Reyes. GTRES

El Supremo se halla ahora ante una situación jurídicamente inédita, según las fuentes consultadas por este diario. Hasta el momento, con la legislación vigente en la mano, las paternidades habían sido adjudicadas automáticamente a todos los ciudadanos que se habían negado a hacerse pruebas de ADN ante reclamaciones de este tipo, como fue el caso de Navarro. Sin embargo, no existen precedentes conocidos de recurso presentado por otro hijo, biológico, por presuntos perjuicios.

Los mencionados acerca de Andrea Navarro en el documento se refieren no tanto a la posible herencia que pueda dejar el comunicador como al hecho de que la chica asegura haber vivido su infancia y su adolescencia confundida sobre quién forma parte de su familia y quién no, y bajo el foco de la opinión pública y de la mirada ajena.

Y, además de eso, soportando, se sostiene en el texto, algunas actitudes de Ivonne Reyes, tales como imprecaciones y desprecios contra su padre, junto con constantes cambios de opinión acerca de la necesidad de hacer pruebas de ADN para establecer definitivamente quién es el padre de A.

El propio presentador ha declarado en ocasiones que el hijo de Reyes se había puesto en contacto con sus vástagos, y el recurso pone el acento en la posibilidad de malentendidos e incomprensiones en estos contactos puntuales para ejemplificar los daños que ha podido producir a los menores la ausencia de evidencia científica acerca de la verdadera condición de A.

Ante la causa de estos posibles daños, se explica en el recurso, Andrea Navarrojamás pudo actuar legalmente: tenía 16 años cuando la Justicia le adjudicó definitivamente a su padre la paternidad. La joven ha estudiado prácticamente desde entonces en el extranjero, alejada de las “presiones” y del epicentro de una fuente, para ella, se explica, de malestar.

La prueba se realizó contratando los servicios de un detective privado que se hizo con un “elemento” de A. y “respetando la cadena de custodia” lo depositó en LabGenetics para su oportuno análisis. En concreto se trató de un tenedor utilizado por el muchacho. Tras esto, a Andrea Navarro se le tomó en dichos laboratorios una prueba de saliva, después de lo cual sus padres biológicos, Navarro y Zaldívar, ofrecieron también sendas muestras, con el objeto de tener una mayor amplitud de criterio.

Los resultados, el 21 de noviembre pasado, arrojaron la evidencia, según el recurso, de que Andrea sí es hija de Navarro y Zaldívar, pero A. no es hijo del primero.

Cambios de opinión de Ivonne Reyes

Aunque para la revisión de una sentencia firme como la dictada por la Audiencia Provincial el 2 de febrero de 2012 harían falta nuevos elementos no tenidos en cuenta anteriormente, el recurso argumenta que el derecho a conocer la familia propia, que obliga a los padres a cumplir con sus deberes con respecto de los hijos, podría operar como excepción cuando, según esta visión, podrían coexistir dos verdades torticeramente contrapuestas: la jurídica, según la cual A. es hijo de Pepe Navarro, y la genética, según la cual no.

El Supremo deberá ahora pronunciarse sobre esto y como elemento de juicio el recurso propone también los constantes cambios de opinión de Ivonne Reyes acerca de la realización o no de la dichosa prueba de ADN.

La televisiva ha paseado frecuentemente por platós y portadas de revistas a cuenta de su relación con Navarro y la paternidad de su hijo. En el documento se le acusa de obtener beneficio económico del tema, se censuran sus “continuas descalificaciones” hacia el presentador y se explicitan, con mensajes como pruebas, sus maniobras hacia la familia de éste.

Así, se asegura que la madre de Andrea, Eva Zaldívar, acordó con Reyes la realización de la prueba de ADN para evitar padecimientos a los cinco menores involucrados en la cuestión: los cuatro biológicos de Navarro, más A. Posteriormente, se cuenta también que en julio de 2015 Ivonne Reyes aprobó contactos entre su hijo y Navarro “si era para bien”.

Un día después, siempre según este relato incluido en el recurso, Navarro le escribía un mail a Reyes diciéndole que “en silencio y responsabilidad” sería oportuno hacer la prueba de ADN, para que A. supiera quién era su padre y “para asumir la responsabilidad si efectivamente era el padre y no ser solamente una persona que aporta una cantidad al mes”.

El 29 de julio, explica el texto, Reyes informó a Navarro de que el joven no iría a la cita con él, como se había pactado previamente. Sin embargo el 11 de diciembre de 2015 era la propia Ivonne Reyes la que proponía verbalmente a Pepe Navarro que se sometiera a la prueba biológica de ADN, lo que éste acepta, siempre según esta versión. Así, tres días después Navarro dirige una comunicación a Reyes proponiéndole hacerse no una, sino dos pruebas en dos clínicas diferentes, con el objeto de contrastar los resultados.

Se celebra una cena entre ambos con el consentimiento de la familia de Pepe Navarro y, según el recurso, se determina que “al día siguiente” Ivonne Reyeselegiría un laboratorio para las pruebas. Se instala en ese momento, según atestiguan varios mensajes de Whatsapp, un clima de cordialidad general. En febrero de 2016, incluso, Navarro y Reyes hablan de “dejarlo todo escrito ante notario”.

Pocos días después, y aunque “entre ambos habían pactado no hablar con la prensa”, una revista titula: “Ivonne Reyes contra las cuerdas. Pepe Navarro le pide las pruebas de paternidad”. Según el recurso, dando por hecho que la propia Reyes lo habría filtrado a la prensa, “ella misma se disculpa ante el señor Navarro”.

Apenas unos días después, Reyes concede una entrevista a otro medio hablando del asunto. La revista Semana titula un poco más tarde: “Ivonne Reyes y Pepe Navarro, de nuevo frente a frente por su hijo”. En el texto se explica que Navarro propone hacerse la prueba y Reyes se niega “por haber ya una sentencia”, y eso mismo es lo que pasa a suceder.

Ivonne Reyes deja de descolgar el teléfono cuando es Navarro quien llama y “a partir de ahí se rompe toda comunicación”, sostiene el recurso. La tesis sería que el acercamiento de Reyes a Navarro se habría producido no tanto para resolver la cuestión de la paternidad, sino con el único objeto de vender “exclusivas”.

http://www.elmundo.es/loc/2017/01/28/588bab2b268e3ebf1b8b459d.html

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario