Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Pilar De los Ríos Arribas. Recogida de niños en régimen de visitas.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Pilar De los Ríos Arribas. Recogida de niños en régimen de visitas.

En el siguiente vídeo se puede ver uno de tantos casos de los más de cien mil divorcios anuales que hay en España.

Se trata de la “problemática” recogida de unos niños en el régimen de visitas tras una separación.

Como en la mayoría de los casos ha habido denuncias falsas de maltrato para poder quedarse con todo el paquete: niños, casa, ajuar, etc.

Se le adjudicó a la madre la custodia de los niños y con ella, la vivienda y todos los enseres, pese a ser de sus suegros, tanto la vivienda como los enseres. La vivienda, sita junto a El Corte Inglés en la calle Narváez de Madrid, se perdió por la mala fe y negligencia de Pilar De los Ríos. Desde entonces madre e hijos viven en un piso en Villaverde que la jueza de familia, María Dolores Planes Moreno, declaró en su día inhabitable para justificar la entrega a Pilar del piso de la calle Narváez.  Piso que comparten con los padres y el hermano de la madre.

Madre e hijos duermen en la misma habitación. La hija duerme en la misma cama que su madre.

Padre e hijos pasaron tres años viéndose unas pocas horas a la semana en un “punto de encuentro” de APROME. Tres años en los que los niños no han podido ver ni a su hermana mayor (fruto de otro matrimonio) ni al resto de su familia paterna. Por supuesto, todo ello en beneficio del menor según la jueza María Dolores Planes Moreno, siguiendo la canallesca pauta habitual de los jueces de familia.

El padre consiguió demostrar las mentiras de la madre por lo que la juez dictó nuevas medidas. ¿Quitar la custodia a la madre? No. Se le otorgó al padre un régimen de visitas sin punto de encuentro y los niños siguieron bajo la “tutela” de la madre.

Para no perder las prebendas, seguir fastidiando a sus hijos y al padre y poder seguir justificando ante familiares, conocidos y vecinos sus mentiras, la madre puso una nueva denuncia falsa contra el padre.

Como en la mayoría de los casos, ha habido un juicio sin las mínimas garantías judiciales. Desde la instrucción hasta la sentencia. Incluso el juez Mario Capita Remezal expulsó del juicio al denunciado en falso, nada más empezar la vista, por el simple hecho de protestar por no dejarle defenderse. Hubo testigos falsos, no se permitió la entrada de público, etc. En fin, lo habitual en estos casos.

Al no dejarle defenderse en el juicio, el padre fue condenado, obligado a recibir un curso de rehabilitación y se le impuso una órden de alejamiento respecto a la madre. Y ello pese a que los policías presentes en los hechos denunciados, dejaron bien claro en el juicio que la denunciante mentía y que era una denuncia falsa.

Por ello, el padre tiene que recurrir a terceras personas para recoger y entregar a sus hijos en el régimen de visitas pues incumplir la orden de alejamiento conlleva prisión.

En el vídeo se aprecia como la “propietaria” de los niños llama a la policía sin motivo alguno, haciendo incurrir al Estado, a todos los ciudadanos, en gastos innecesarios y distrayendo medios de donde son necesarios.

El principal problema es la impunidad que estas personas tienen pues estos hechos no les suponen ningún escarmiento, multa o condena. Menos aún la retirada de la custodia de los niños. Y ello pese a que la ley es taxativa al respecto.

La madre es sobradamente conocida en el barrio de Villaverde donde su hermano ejerce de peluquerA.

Cuando se recoge al niño, éste tiene un dedo fracturado y la mano hinchada desde hace un día. La madre no le ha llevado al médico y se ha limitado a meterle la mano en agua con sal. La madre trabaja en el Hospital 12 de octubre de Madrid. En el hospital infantil. A algo más de media hora andando. La lesión es tan evidente que salta a la vista de los policías en cuanto se acercan al niño.

Pilar De los Ríos miente a los policías hasta quedar en evidencia por sus propios hijos. Por supuesto cuenta con la “desinteresada” ayuda de sus amigas quienes ejercen de corifeo mintiendo al igual que ella. La primera mentira, como no, la de que es una mujer maltratada.

Se puede oír a la hija mayor riéndose con triste sarcasmo pues ella recuerda el trato que recibió de su madrastra, Pilar De los Ríos.

Los policias se limitan a reprender a la madre pero no toman las medidas pertinentes: detenerla y ponerla a disposición judicial.

El padre llevó al niño al ambulatorio y de éste al Hospital del Niño Jesús, donde colocaron en su sitio el hueso y escayolaron al niño. La escayola fue retirada por la madre en cuanto “recuperó” al niño, llevándolo al Hospital 12 de octubre donde le pusieron otra escayola nueva. Así quedaba ella como buena madre ante sus compañeras de trabajo.

Parte 1ª

Parte 2ª

.

 Parte 1ª

 Parte 2ª

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario