Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

El juez Magro presenta su novela “Te querré siempre para mí“, un alegato contra la violencia de género

Uno de los mayores feminazis de España.

Basta hacer una sencilla búsqueda en internet para recopilar sus desvarios feminazis.

Miembro del grupo de “expertos” del Observatorio del CGPJ que falsifica las cifras y que niega la existencia de denuncias falsas.

A la presentación del libro propagandístico de las mentiras feminazis no han faltado los compinches habituales. Desde el ministro de Justicia hasta un representante de Marina Mercante del Ministerio de Fomento. Nunca deja de sorprender la cantidad de estómagos agradecidos que viven de la industria del maltrato.

No es difícil imaginar quien habrá pagado la edición y distribución.

-o-o-o-o-

El juez Magro presenta su novela “Te querré siempre para mí“, un alegato contra la violencia de género

Vicente Magro, el autor, en primer término, a la derecha, Rafael Catalá, ministro de Justicia, Victoria Ortega, presidenta del CGAE, y María Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la violencia doméstica y de género y vocal del CGPJ, durante la presentación de la novela. Luisja Sánchez.

Luis Javier Sanchez

19 diciembre, 2017

Después de más de 60 libros jurídicos a Vicente Magro, magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid, le había llegado el momento de escribir “Te querré siempre para mí”, su primera novela, que es un alegato contra la violencia de género, y, de forma especial, contra “la cárcel del pensamiento”.

“Se trataba de poder acercarme a las víctimas y explicarles que no están solas. Que no podemos dejarlas solas y que de una situación de violencia de género nadie está exento.

La novela fue presentada ayer por la tarde en el Salón de Actos en el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) ante un auditorio muy interesado en el tema y con unos “padrinos” muy especiales: Rafael Catalá, ministro de Justicia, María Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la violencia de género -del que Magro forma parte como experto desde sus inicios- y Victoria Ortega, presidenta del CGAE.

Como anfitriona, le correspondió a Ortega conducir el acto.

Todos los intervinientes alabaron la capacidad de trabajo, generosidad y vinculación de Magro para luchar para frenar la violencia de género en España.

Catalá resaltó la calidad del libro. “Una novela que no deja indiferente a nadie y que deja claro como la violencia de género, en este caso la violencia psicológica, la que no se percibe puede llegar a cualquiera, como es el caso de Sara, la abogada de familia protagonista de la trama”.

Para el ministro de Justicia, “la lucha contra esta lacra es cosa de todos de nosotros políticos y de la sociedad que no debe permitirla bajo ningún concepto”.

En otro momento de su intervención, el titular de la cartera de Justicia destacó uno de los mensajes de la primera novela del magistrado Magro: “Hay en sus páginas un mensaje de superación y libertad que es importante transmitir a las víctimas de violencia de género. Que no están solas y que de ese infierno se sale evidentemente con la ayuda de todos”.

Pacto de Estado contra Violencia de Género: clave

A este respecto, Catalá avanzó que el Pacto de Estado suscrito por los partidos políticos y operadores sociales será clave en la lucha contra esta lacra.

“Tendremos que reformar el Código Penal a este efecto y también pensamos trabajar en las redes sociales para lograr el alejamiento del agresor de la víctima también de Internet”, afirmó.

Junto a ello recordó que “siempre es bueno revisar los protocolos existentes para saber que funcionan de forma correcta”.

La presidenta del Observatorio, y vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), por su parte, Carmona, destacó el compromiso de Magro en la lucha contra esta lacra.

“Es una persona generosa y entusiasta que siempre ha estado en primera línea judicial de lucha contra la violencia machista”, explicó.

Recordó que pertenece desde el 2002 al Grupo de Expertos que depende del citado Observatorio, en el que siempre ha colaborado de forma activa, y que en 2016 el CGPJ le dio el Premio del Observatorio por sus trabajos contra esta lacra.

Carmona también recordó que “la violencia psicológica es la más complicada de detectar. Es muy sutil pero va cortando las alas a la persona y minando su moral y personalidad. La novela de Vicente Magro refleja muy bien esta práctica y su lectura puede ayudar a muchas mujeres a darse cuenta que pueden verse inmersas en una situación parecida a la que se describe en esta obra de ficción”.

También aludió al Pacto de Estado contra la Violencia de Género del que espera ayude a mejorar la situación de las víctimas y sus familias a todos los niveles.

Objetivo del autor

Por su parte, el autor comento que “con este libro he llegado a las víctimas, que era lo que quería. Transmitirles un mensaje de esperanza ante sus problemas. Nos enfrentamos con la violencia psicológica que es algo invisible a la que cualquier nos podemos ver abocados según nuestras circunstancias. Es la llamada ‘cárcel del pensamiento’ de la que me hago eco en la novela”.

Magro, que ha intervenido en el Senado para dar su visión sobre cómo habría que mejorar la lucha contra este mal social, se mostró esperanzado ante el Pacto de Estado contra la Violencia de Género que incluye 600 medidas nuevas en todos los órdenes de la sociedad para apoyar a las víctimas y familiares de esta lacra que es la violencia machista.

“No podemos fallar a las víctimas y tenemos que ayudarles en todo lo que necesiten. Con estas medidas las diferentes administraciones están en condiciones de ayudarlas”, señaló.

Para este magistrado, jurista activo en la lucha contra la violencia de género “el entorno de la víctima es muy importante para que ella pueda salir a flote. En la novela, es el entorno quien le dice a Sara, la abogada de familia protagonista, que se encuentra metida en una espiral de violencia que ella no advierte”.

A su juicio, además de los poderes públicos los “50 millones de habitantes de nuestro país no pueden ni deben cerrar los ojos ante esta realidad”.

El momento más duro para las víctimas

Magro también comentó que, según su experiencia de tantos años en la lucha contra esta violencia que convierte a las mujeres en víctimas,  el momento más duro para una mujer víctima de este tipo de maltrato es cuando le dice a su pareja agresor “que se quiere separar y que se ha acabado todo. Es un momento clave, en el que la víctima debe contar con apoyo externo suficiente para respaldar esa decisión y abandonar a esa pareja tan nociva para ella”.

Entre los asistentes a la presentación se encontraban Nuría Díaz Abad, compañera de Carmona en el CGPJ, la senadora Asunción Sánchez, la magistrada María Tardón, el presidente de la Audiencia Provincial de Madrid, Eduardo de Porres, Rosalina Díaz Valcárcel, presidenta de Wolters Kluwer, Juan Carlos Estévez, presidente del Consejo General de Procuradores, Manuela Martínez, presidenta del Consejo de Administradores de Fincas de Madrid, y Julio Fuentes, subdirector de Marina Mercante del Ministerio de Fomento.

https://confilegal.com/20171219-juez-magro-presenta-novela-te-querre-siempre-alegato-la-violencia-genero/

 

Querella por falsedad documental contra los expertos del Observatorio de violencia de género del Consejo General del Poder Judicial

http://projusticia.es/demandas-judiciales/querella-por-falsedad-documental-contra-los-expertos-del-observatorio-de-violencia-de-genero-del-consejo-general-de-poder-judicial/

 

Un juez de Granada impone tres años de cárcel a una madre por el secuestro de su hijo

 

Afortunadamente algún juez se empeña en aplicar la ley haciendo caso omiso a las presiones feminazis.

No es la primera ocasión en que el juez Piñar condena a una mujer que se cree impune.

Alguna esperanza nos queda.

-o-o-o-o-

Un juez de Granada impone tres años de cárcel a una madre por el secuestro de su hijo

La sentencia considera probado que se llevó al niño a Francia cuando la custodia corresponde al padre, a quien se lo debe devolver en 15 días

YENALIA HUERTAS – Granada.

Martes, 12 diciembre 2017

La sustracción de menores es un delito que se paga con cárcel. Con el mediático caso de Juana Rivas en la memoria colectiva, un juez de Granada, el magistrado Manuel Piñar, dictó ayer una sentencia que ilustra el alcance penal que conlleva una acción de este tipo. El magistrado condena a una mujer, L. J. M. L., a tres años de prisión por llevarse a su hijo a Francia aprovechando una visita consentida por el padre, que tiene la guarda y custodia, en junio de 2016. El fallo, que puede ser recurrido, señala que la acusada cometió un delito de sustracción de menores.

Junto a la pena de cárcel, también le imponen seis años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre el menor, a quien deberá entregar al padre, de iniciales H. G. T., en 15 días. Da la razón al fiscal, pues su defensa solicitaba la absolución.

La resolución declara probado que la procesada y el padre del menor habían mantenido una relación de la que nació el niño. Con el final de la relación, ambos suscribieron un convenio regulador, que fue tramitado por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada, el mismo que llevó el caso de Juana Rivas en la vía civil. En el convenio acordaron que el padre ostentase la guarda y custodia del menor, aunque con la previsión de decidir en el futuro una custodia compartida si cambiasen las circunstancias. Incluso recogía la posibilidad de atribuir la guarda y custodia a la mujer si volvía a residir en España, teniendo en cuenta siempre el interés del menor.

El juez sostiene que, «sabiendo la acusada el contenido del convenio que ella misma había firmado y ratificado judicialmente, el 2 de junio de 2016 hizo saber a su ex pareja su deseo de ver al menor, que lo entregó bajo la promesa de ella de devolverlo el día 3, a las 15.00 horas». Pero no lo hizo. Se lo llevó a Francia, «donde lo tiene en su compañía, sin que su expareja haya podido verlo desde hace un año».

No ve maltrato

El fallo indica que la madre admitió haber firmado el convenio y que, además, «añadió que sabía que la custodia del niño se atribuyó al padre». Reconoció que se lo había llevado a Francia y explicó que si no lo entrega a H. G. T. es porque el crío le dijo que «el padre le pega».

El juez dice no tener dudas. Considera increíble el argumento de la defensa de que ella no ratificó el convenio o no recibió copia de la sentencia que lo aprobaba. Y es que, como recuerda, la sentencia del juzgado de familia refleja en sus antecedentes que el convenio fue ratificado. «Ella sabía la situación en la que se hallaba el menor bajo la guarda y custodia del padre cuando decide arrebatárselo», señala.

El magistrado añade que la mujer no ha probado que el menor haya sido maltratado por el padre, asunto que, en todo caso, «debe decidirlo el juzgado correspondiente en juicio contradictorio, donde se debe resolver si el interés del menor exige restringir las visitas con el padre».

Ve un delito de sustracción de menores, que castiga «al progenitor que, sin causa justificada para ello, sustrajere a su hijo menor». Se entiende por tal «el traslado del menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor con el que conviva habitualmente o la retención de un menor incumpliendo gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa». Para el juez, «está claro» que L. J. M. L. conocía la resolución y tuvo «una clara intención» de incumplirla.

http://www.diariosur.es/sociedad/juez-granada-impone-20171212003222-ntvo_amp.html

Un juez acusa a la Fiscalía de actuar como Hitler y Stalin

http://projusticia.es/un-juez-acusa-a-la-fiscalia-de-actuar-como-hitler-y-stalin/

 

 

 

Una prueba de ADN confirma la sospecha de Diego Matamoros: “No soy el padre de mi hija”

 

Las mentiras feminazis caen por su peso.

Cabe recordar lo paradigmático del presente caso que no es sino uno más de los miles que se producen cada año.

La madre ha hecho creer a su propia hija y al falso padre que eran padre e hija con el consiguiente daño a ambos. Además del daño causado a sus familias.

El padre real y su familia también han sido víctimas del engaño al verse privados de la niña.

La madre durante años ha estafado al falso padre obligándole a hacerse cargo de una hija que no es suya. Tiempo, salud y dinero empleados en quien no le correspondía. Entre otros aspectos, extorsionándole con una pensión de alimentos que no le correspondía pagar.

La hija ha crecido creyendo que el falso padre lo era en realidad. Ahora se queda huérfana de padre y familia paterna.

La madre puso denuncias falsas de maltrato contra quien ella sabía perfectamente que no era el padre.

La madre es pichicóloga especializada en violencia de género y trabaja como tal en un juzgado feminazi.

El dogma feminazi de la promiscuidad masculina y la fidelidad femenina. Las mujeres nunca mienten.

La prueba de ADN a los recién nacidos ha de ser obligatoria. Por el bien de los niños. Aunque sólo sea porque tienen derecho a conocer a su familia y por posibles problemas médicos en el futuro. Y porque los padres tienen derecho a saber si los niños son sus hijos. Máxime teniendo en cuenta la enorme cantidad de casos que gozan de impunidad o de castigos irrisorios.

-o-o-o-o-

Una prueba de ADN confirma la sospecha de Diego Matamoros: “No soy el padre de mi hija”

CHIC – 8-11-2017

El hijo de Kiko Matamoros ha demostrado que no es el padre de la niña que tuvo su anterior pareja, Tanit Grande.

Después de interponer una demanda de paternidad en los juzgados, Diego Matamoros ha confirmado lo que venía sospechando desde hace años: la niña que creía fruto de su relación con Tanit Grande, no es su hija. Así lo demuestran las pruebas de ADN que solicitó el juez y que supone un punto y final de una truculenta historia de amor que terminó en engaños, decepciones y mentiras.

El hijo de Kiko Matamoros asegura en la revista Semana que está “destrozado” con la noticia: “Necesito tiempo para superarlo, para curarme y para saber cómo avanza con mi vida (…) Para mí es comparable a la muerte en vida. La niña de casi cuatro años, ya no es nada mío”.

Diego se enteró de la noticia el pasado 1 de noviembre a través de un email del laboratorio en el tuvo que hacerse las pruebas: “Lo peor del email fue ver la cara de mi hija muy sonriente en una foto. ¡Fíjate que todavía sigo llamándola mi hija!”, asegura en la revista. “La niña también es víctima de todo esto. ¡Es que ella me llamaba papá! Tengo la sensación de que no sé con quien he estado viviendo, que he perdido mi tiempo y mi vida. La realidad es muy dura, me han quitado el futuro con ella, me han quitado todo”.

Diego definió su relación con la psicóloga Tanit Grande como “tóxica”. La pareja tuvo una relación llena de altibajos, varias rupturas y reconciliaciones. En 2014 nació la niña, que ahora la prueba de ADN ha demostrado ser de otro hombre: “Sé quién es el hombre con el que Tanit tuvo una relación. Mi padre lo averiguó (…) Ante el juez, Tanit afirmó que a medida que la niña crecía, le veía más parecido al otro hombre que a mi”.

http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2017-11-08/diego-matamoros-entrevista-semana-no-soy-el-padre-de-mi-hija-prueba-adn-tanit-grande-1276608758/

 

Las madres de hijos asesinados serán consideradas como víctimas de la violencia de género

 

Nuevos privilegios para un colectivo a costa del resto de la sociedad.

Resulta aún más indignante dado que la inmensa mayoría de los niños asesinados o maltratados lo son por sus madres.

Las conocidas mentiras feminazis para sustentar la industria del maltrato de la que viven miles de estómagos agradecidos.

La igualdad ante la ley feminazi.

-o-o-o-o-

Las madres de hijos asesinados serán consideradas como víctimas de la violencia de género

Subcomisión para un pacto de estado contra la violencia de género el pasado 28 de julio. BERNARDO DÍAZ

EFE – Madrid -27 sep. 2017

Podemos se abstiene y no vota a favor de las 212 medidas del pacto de Estado de violencia de género

Unanimidad política en 200 medidas para lograr el Pacto de Estado contra la violencia de género

Todos los grupos políticos han consensuado una propuesta para incluir en el pacto de Estado de Violencia de Género que se considere víctimas de este tipo de maltrato a las madres cuyos hijos hayan sido asesinados por sus parejas o ex parejas. El pacto contra la violencia de género se vota mañana jueves en el Pleno del Congreso para su aprobación definitiva e incorporará esta medida a través de un voto conjunto de todos los grupos, según han explicado los portavoces parlamentarios.

El Pleno de la Cámara Baja va a votar las 213 medidas recogidas en el informe elaborado por la Subcomisión para impulsar el pacto de Estado de Violencia de Género, que fue avalado por la Comisión de Igualdad el 28 de julio, con los votos a favor de todos los partidos, excepto Podemos, que se abstuvo y que parece que volverá a hacerlo.

El debate incorporará esta propuesta consensuada, a iniciativa del PSOE, para que se reforme la Ley Integral de Violencia de Género y se reconozca como “víctimas directas” a estas madres, para que tengan acceso a la asistencia, ayuda y protección prevista en la legislación. Además de la votación de las medidas, con una dotación económica de 1.000 millones en cinco años, se van a debatir otros votos particulares de algunos grupos.

La portavoz socialista, Ángeles Álvarez, va a defender 12 votos particulares para que se remitan al Gobierno junto al texto de las medidas, además de las iniciativas que ya fueron respaldados en la Comisión, como la reforma del aborto en relación con las menores para que no precisen el consentimiento de sus padres en caso de maltrato.

Los socialistas también proponen cambiar la ley que permite a las mujeres no declarar contra sus parejas, anulando en muchos casos la única prueba de cargo contra los maltratadores, y que se garantice el derecho de reparación del daño cuando el Estado tiene responsabilidad por una mala praxis de las administraciones. “Nos preocupa la celeridad de la puesta en marcha de las medidas”, ha dicho Álvarez, quien va a pedir que el primer presupuesto que se haga para la ejecución del pacto sea de, al menos, 200 millones de euros. “El pacto es necesario, seremos leales con los acuerdos y ahora esperamos que el Gobierno también lo sea”, ha añadido.

Unidos Podemos mantiene los argumentos de su enmienda a la totalidad y los 34 votos particulares, por lo que tiene previsto volver a abstenerse en la votación definitiva del pacto, según ha confirmado su portavoz Ángela Rodríguez. “En estos momentos, sabiendo que nadie va a apoyar nuestra enmienda a la totalidad, ni ninguna otra propuesta, nuestro voto será la abstención”, ha dicho la parlamentaria. Para el grupo, aunque el pacto “tiene medidas que están bien, pero es insuficiente y no tiene garantía presupuestaria, ni de ejecución y no se sabe cuándo se van a poner en marcha y más ahora que se han aplazado los presupuestos”.

Unidos Podemos justifica su abstención en “diferencias políticas de enfoque muy profundas”, porque entiende que “las políticas de igualdad son la mejor manera de hacer prevención contra la violencia de género y todas las medidas en materia de igualdad que propusimos fueron rechazadas, diciendo que era un pacto de violencia y no de igualdad”. Además, Rodríguez ha lamentado que el pacto no incorpore todas las formas de violencia, tal y como prevé el Convenio de Estambul.

Desde Ciudadanos, Patricia Reyes ha destacado la importancia de que se consiguiera mañana la unanimidad “porque las medidas aprobadas en el pacto van a traer cosas muy positivas a la lucha contra esta lacra”. Su partido va a defender en un voto particular que se establezca “un sistema de control del dinero, para que las distintas asociaciones o administraciones tengan que rendir cuentas y se evalúe la eficacia de esa medida o en su caso se dedique a otra cosa”.

La portavoz del PP, Carmen Dueñas, ha apelado a los grupos a lograr “esa unanimidad para el primer pacto de Estado que se cierra en la Cámara”.”Lo importante era conseguir un paquete de medidas, seguro que hay que hacer muchas más cosas”, ha reconocido la parlamentaria popular, quien ha señalado que hay que seguir trabajando en esta lucha que deja “cifras preocupantes” de víctimas.

La diputada del Grupo Mixto, Marta Sorlí, ha anunciado su apoyo al texto, que entienden “sería mejorable, pero también es un avance para incluir recursos y propuestas contra la violencia de género, más allá de los matices de cada partido”. La parlamentaria de Compromis ha explicado que su grupo presenta tres votos para reclamar una ley marco de violencias machistas, equiparar las víctimas de maltrato a las del terrorismo e incluir la prostitución como una forma de este tipo de maltrato

 

http://www.elmundo.es/sociedad/2017/09/27/59cbc9ac22601d07618b45b9.html

 

Desmontando a Vanessa Skewes, la presunta víctima machista

 

Un caso más de manual.

Con los controles aduaneros actuales y con la falta de autorización de ambos progenitores no se entiende que sigan produciéndose estos “secuestros“. Más aún estando en vigor el Convenio de La Haya sobre sustracción internacional de menores.

Salvo por la desidia y negligencia de algunos jueces que dictan sentencias en contra del sentido común y de la legislación.

Las consabidas denuncias falsas, informes falsos, testigos falsos, la victimización y teatralización de una falsa injusticia y un falso maltrato amparada en el convencimiento de que el hijo es de su propiedad y en la seguridad de su impunidad gracias a la legislación feminazi y a la prevaricación judicial.

No olvidemos que la inmensa mayoría de estos “secuestros” se producen dentro de las fronteras del mismo país durante los procesos de separación y divorcio.

La delincuente no sufrirá castigo alguno, como de costumbre.

-o-o-o-o-

Desmontando a Vanessa Skewes, la presunta víctima machista

¿Quién es Vanessa Skewes? EL MUNDO (Vídeo)

Juan Nieto- Valencia – 1 junio 2017

Una juez desacredita el relato público de Vanessa Skewes, que se unió a un centro de la mujer y una víctima real para reunir 150.000 firmas exigiendo más protección para los hijos de los maltratadores

Solo el 0,4% de las denuncias por violencia machista se investigan ante la sospecha de que sean mentira, una cifra que pone de manifiesto la fragilidad de la afirmación de que las mujeres denuncian en falso.

Son mínimas y el sistema judicial permite detectarlas y analizarlas con rigor si se constatan contradicciones, como está ocurriendo con el caso de Vanessa Skewes, la mujer de origen chileno que inició una campaña en España en la quedenunciaba malos tratos de su ex marido y que un juzgado de Alicante había entregado sus dos hijos menores de edad a un padre maltratador.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Alicante acaba de dictar un auto que desmonta su relato y archiva el rosario de denuncias que presentó Vanessa Skewes contra su ex marido por presuntas amenazas de muerte a ella y a sus hijos. Las denuncias se basaban fundamentalmente en el testimonio de la mujer y la magistrada ha decretado el sobreseimiento provisional de las actuaciones tras constatar la existencia de «numerosas contradiccionesapreciadas en las sucesivas declaraciones de la denunciante, con una ampliación de la denuncia altamente cuestionable».

La mujer presentó un parte de lesiones, real, pero la investigación judicial ha determinado que en el momento en el que se produjo la presunta agresión su ex marido, que había viajado a España desde Chile para reunirse con sus hijos, se encontraba en Murcia junto a una abogada experta en asuntos de Familia que le asesora en el procedimiento civil seguido en España por sustracción internacional de menores.

Vanessa también denunció que había recibido amenazas de muerte a través de un correo electrónico y el juzgado de Alicante ha pedido a Google que informe quién está detrás de la cuenta para determinar si tales amenazas son reales. Esta parte no se archiva a la espera de que Google responda.

El testimonio de Vanessa Skewes generó una ola de solidaridad y se presentó ante los medios españoles como la mujer que escapaba de un auténtico infierno, que huyó de Chile junto a sus hijos para refugiarse en España porque querían matarlos.

A través de una cuenta en Change.org , creada por un centro de atención a la mujer, logró reunir más de 150.000 firmas para plantear al Ministerio de Justicia que no considere sustracción de menores estos casos. Muchas personas anónimas se sumaron a la iniciativa, también organizaciones sociales y otra víctima, en este caso con sentencia contra su pareja en Italia, cuyo caso no guarda ninguna relación con el relato contradictorio de Vanessa que han constatado los jueces y fiscales.

Vanessa hizo declaraciones en todas las televisiones en las que contó cómo vivía en el abismo: «Hablo de violación, golpes con fractura de nariz, con parte médico y las denuncias correspondientes». Ninguna de estas circunstancias es como la cuenta, al menos según la Justicia.

Su ex pareja no ha sido condenado, ni en Chile ni en España. En su país de origen, todas las denuncias que puso Vanessa se han archivado -según su actual asesora jurídica los archivos se han recurrido- y la noche que el padre pasó en Alicante para recoger a los menores porque ella se negaba a entregarlos dijo al juzgado quedormiría en Comisaría por el temor a más denuncias.

La única persona a la que la Fiscalía de Chile ha presentado una querella penal es a Vanessa por secuestro, quien fue detenida y puesta en libertad cuando regresó a su país hace unas semanas. Vanessa sigue teniendo la custodia de sus hijos, como en todo este tiempo, pese a la denuncia pública de que se los querían quitar.

Chile, a través de España, tramitó una demanda por sustracción internacional de menores porque Vanessa, quien tenía la custodia en Chile de sus hijos, viajó hace dos años a España sin autorización. Según consta en el expediente, pese a que salió del país huyendo, se reunió con su ex marido para decirle que sólo eran unas vacaciones.

La demanda se presentó en octubre de 2015 y el escrito fue turnado al Juzgado número 10 de Familia de Alicante. La Abogacía del Estado pedía la restitución de los menores y se requirió a Vanessa para que compareciese con los hijos y manifestase si accedía. Rechazó la restitución porque dijo que el padre era «un delincuente reincidente» y «supondría un grave riesgo». Denunció lesiones, intentos de violación y maltrato familiar, además de consumo de cocaína.

Sin embargo, según consta en la resolución, las autoridades españolas certificaron que no existía ninguna condena contra el padre y estimaron que no era ningún delincuente ni maltratador. La Abogacía del Estado también presentó un informe de laboratorio de medicina legal, que certifica que no se habían «detectado [en el padre] ni cocaína ni opiáceos».

El Juzgado de Familia falló en contra de Vanessa, pero le comunicó que se trataba de un proceso civil, por lo que en ningún caso se valoraba entregar a los niños al padre si no que retornara a su país de origen con los niños. Como la madre tiene la custodia en Chile, allí podría vivir con los pequeños, pues el marido nunca fue condenado y no se acreditaron malos tratos. La decisión la ratificó la Audiencia de Alicante.

A partir de ese momento, en enero de 2017, Vanessa impulsó la campaña de Change.org y no atendió a los requerimientos del juzgado de Familia para que los niños volvieran a Chile, según su actual asesora jurídica por falta de profesionalidad de su anterior abogada de oficio.

Mientras no atendía a estas solicitudes, empezó a presentar denuncias en la Policía. Dijo que su pareja le amenaza de muerte a ella y sus hijos. Los correos parecían reales, recogían insultos y un juzgado asumió la investigación del caso.

Vanessa pidió una orden de alejamiento y sólo un día después de que presentara la denuncia el juzgado denegó la medida de protección porque el denunciado «reside en Chile» y no existe «indicio alguno del posible traslado a España». También se tuvo en cuenta que «no resulta entendible la razón por la que el denunciado ha tenido acceso al correo personal» de Vanessa dos años después de llegar a España.

La mujer siguió presentando denuncias con más correos presuntamente amenazantes y solicitando órdenes de alejamiento que fueron rechazadas hasta que el pasado 26 de abril denunció una agresión que presuntamente se habría producido mientras su ex pareja estaba en Murcia tras llegar a España para cumplir con la orden del Juzgado de Familia. Se activó el protocolo y se impuso una orden de alejamiento al padre, aunque no respecto a los hijos, porque el juzgado de guardia dictaminó que no existía «ninguna situación de riesgo para los menores».

Este 10 de mayo, el juzgado que había asumido el caso dictó el archivo provisional de la presunta agresión. Según el auto, no es posible que la ex pareja de Vanessa la agrediera porque no le dio tiempo a viajar de Murcia a Alicante sin vehículo. De nuevo, la acusación de Vanessa había sido desmontada.

 

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/06/01/592f0785468aeb9f7e8b460b.html

 

Quitan dos hijos a una madre para que vuelvan a Chile con el padre

 

Caso paradigmático de sustracción de menores. La delincuente piensa sólo en su beneficio e interés desentendiéndose del perjuicio que le causa a su propio hijo al que considera su propiedad. Denuncias falsas, utilización de la industria del maltratolentitud de la justicia, engaño a la opinión pública, uso fraudulento de recursos públicos, etc. Pese al flagrante delito aún sigue en libertad aumentando el daño causado a sus propios hijos y a la sociedad en general.

En esta ocasión el país de origen es Chile de Bachelet. La agenda de género se ha implantado en todo el mundo.

Mención aparte merece la redacción del titular y cuerpo del artículo en el que se presenta a la madre como víctima y no como la delincuente que es. La constante manipulación de la realidad para amoldarla a la ficción feminazi.

-o-o-o-o-

Quitan dos hijos a una madre para que vuelvan a Chile con el padre

La mujer dice a los menores que cogerá un avión para ir a por ellos al país suramericano, del que huyeron hace dos años por supuestos malos tratos

Entrada al Tribunal Constitucional en Madrid

Entrada al Tribunal Constitucional en Madrid – EFE
ABC – Alicante – 

La titular del juzgado de Familia de primera instancia número 10 de Alicanteha ordenado retirar a una madre a sus dos hijos menores para que regresen a Chile con su padre, tal y como establece una sentencia, según fuentes judiciales. Ambos han volado este sábado con destino a su país y la progenitora se ha despedido de ellos prometiéndoles ir a buscarlos.

Vanessa Skewes se trasladó con sus dos hijos y una nueva pareja hace unos dos años desde Chile hasta España, según su versión por los constantes malos tratos a los que su entonces pareja la sometía, aunque no existe ninguna condena.

Este sábado, los menores han tomado un vuelo desde Alicante junto a su progenitor con destino a su país de origen. Así lo ha confirmado a EFE la propia Skewes, a quien la Policía había retirado este viernes a sus hijos, una niña de 8 años y su hermano de 9, para llevarlos a un centro de protección donde debían ser entregados al padre, como establece un auto judicial que ejecuta una sentencia previa declarada firme.

“No he conseguido frenarlo. No me han hecho caso. Han salido esta mañana rumbo a Chile con su padre. Yo he ido a despedirlos y a contarles que voy en el avión detrás de ellos. Seguiremos luchando desde allá para conseguir que se escuche a mis hijos y se haga justicia”, ha asegurado la mujer.

El pasado mes de enero, Skewes y otra mujer, Juana Rivas, presentaron en el Ministerio de Justicia 150.000 firmas recogidas a través de la plataforma Change.org para impedir el regreso de sus respectivos hijos con los padres, a los que ellas acusan de violencia machista.

El excompañero sentimental de Skewes, Jaime David V.A., había llegado a Alicante recientemente para hacerse cargo de los pequeños, pero ella le había denunciado por un supuesto caso de violencia de género. Según fuentes próximas al caso, la denunciante asegura que el hombre la abordó el pasado miércoles por la tarde, cuando salía de su domicilio, le cogió del brazo, le propinó un golpe en la frente y le amenazó con quitarle a sus hijos.

“Me dijo que era la última oportunidad para que me fuera con él y los niños”, ha relatado por teléfono a EFE Skewes, que ha acudido este viernes a un juzgado de violencia sobre la mujer para ratificar la denuncia.

Jaime David V.A. ha sido detenido este viernes cuando acudía al juzgado de Familia para ultimar los trámites de su regreso a Chile con los niños.

Libertad provisional

Inmediatamente ha sido puesto a disposición del juzgado especializado en violencia machista que tramita la denuncia presentada por su expareja, pero ha quedado en libertad provisional con una orden de alejamiento tras prestar declaración, según fuentes próximas al caso.

Mientras tanto, los menores, una niña y un niño de 8 y 9 años, respectivamente, han permanecido en un centro de protección de la Generalitat a la espera de que su padre los recogiera para regresar a Chile, lo que ha hecho este sábado.

El juzgado de Familia de Alicante ordenó en su día devolver a los pequeños con su progenitor tras estimar una demanda interpuesta por la Abogacía del Estado en aplicación del convenio internacional sobre sustracción de menores, por lo que se declaró que el traslado a España o la retención de los dos pequeños era ilícito y se establecía que procedía su retorno a su lugar de procedencia, Chile.

Esa sentencia, de octubre de 2015, fue confirmada en enero de 2016 por laAudiencia Provincial de Alicante.

El juzgado de Familia alicantino había autorizado ahora al padre de los menores a recoger él mismo a sus hijos en Alicante para ejecutar la sentencia, después de que la madre comunicara que no tenía dinero para llevarlos a Chile por sus propios medios.

En un auto fechado este viernes, que no es firme y contra el que cabe interpone recurso de reposición, la titular del juzgado de Familia de primera instancia número 10 de Alicante había ordenado a la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional que localice a los pequeños y los lleve a un centro de la Generalitat, según fuentes judiciales.

Supervisión

Un técnico de la Generalitat debe supervisar en el centro el encuentro de los pequeños con su progenitor, al que no ven desde hace unos dos años, cuando su madre se escapó con ellos a España.

El auto dictado prohíbe a la mujer ver a sus hijos y comunicarse con ellos, y ha requerido a las fuerzas de seguridad que acompañaran este sábado al padre y a los niños hasta el aeropuerto de Alicante-Elche y supervisaran que toman el avión para que regresen a Chile con escala previa en Madrid.

En el auto, la juez considera necesaria “la adopción de medidas que garanticen la inmediata restitución de los menores a Chile, pero también que la misma se desarrolle del modo menos perjudicial posible” para los dos niños.

 

http://www.abc.es/espana/comunidad-valenciana/abci-alicante-retiran-hijos-madre-para-vuelvan-chile-padre-201704282249_noticia.html

 

Intenta asesinar a su marido, no lo consigue, la condenan, y encima la víctima tiene que pagarle una pensión compensatoria

 

Los “privilegios patriarcales“.

La justicia en España es mucho peor que un cachondeo, como la calificó el alcalde de Jerez de la Frontera.

Ser varón y relacionarse con una mujer es una tarea de alto riesgo. La igualdad ante la ley no deja de ser una entelequia.

-o-o-o-o-

Intenta asesinar a su marido, no lo consigue, la condenan, y encima la víctima tiene que pagarle una pensión compensatoria
Luis Hiniesto en una foto antes de entrar en la cárcel de Aranjuez, Madrid, el 24 de diciembre pasado, día de Nochebuena. Confilegal.

Intenta asesinar a su marido, no lo consigue, la condenan, y encima la víctima tiene que pagarle una pensión compensatoria

Carlos Berbell
23 Marzo, 2017

Es el mundo al revés. Su mujer, María del Carmen Hormigos, trató de asesinarlo disfrazada de ninja en su propia casa. Le metió un tiro en la columna vertebral. Él, Luis Hiniesto, un vendedor de la ONCE, herido, cojo, discapacitado, se revolvió y le hizo frente. Logró salvar su vida de puro milagro. La mujer cumple, por ello, una condena de 8 años y medio por un asesinato frustrado.

La Justicia obliga a Luis Hiniesto a pagarle una pensión compensatoria de 500 euros a su asesina frustrada y, además, con carácter vitalicio.

A esto se añaden los 4.396,35 euros que tiene que abonarle también a la mujer que trató de cercenarle su vida como “indemnización” por las heridas que éste le produjo a consecuencia del tiro en el estómago que recibió Hormigos, producto del forcejeo entre ambos, cuando el hombre trataba de quitarle el arma para impedirle que le quitara la vida.

Gómez Chaparro Abogados, el bufete que defiende a Luis Hiniesto, ha presentado, ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de San Lorenzo del Escorial, Madrid, una demanda de modificación de medidas solicitando la extinción de dicha pensión.

Hiniesto se halla, en estos momentos, cumpliendo una condena de 3 años y medio de cárcel por un delito de homicidio frustrado en legítima defensa, en la cárcel de Aranjuez. El vendedor de la ONCE ha solicitado el indulto al Gobierno y está a la espera.

Un indulto de justicia.

Fernando Gómez Chaparro, socio director de la firma, ha argumentado dos motivos para solicitar la supresión de la pensión vitalicia: “Primero, que la situación de Hiniesto ha cambiado porque no tiene ningún ingreso económico al encontrarse en prisión, cumpliendo condena desde el pasado 24 de diciembre”.

“Y segundo, que parece increíble que la víctima del intento de asesinato, Luis Hiniesto -que todavía lleva la bala incrustada en la espalda- siga teniendo que abonar una pensión compensatoria de 500 euros a la mujer que trató de quitarle la vida con toda la premeditación y la alevosía del mundo“, añade.

El abogado de la asesina frustrada dice que no hay motivos para no pagar la pensión

El abogado de la parricida frustrada, por su parte, alegó, ante la demanda presentada, que se oponía a la extinción de la pensión vitalicia “porque no existen motivos para modificar nada”.

Dicho de otra manera, el haber intentado matar a su esposo de un balazo, por la espalda, no es una razón de peso para que Hiniesto, que sobrevivió milagrosamente al atentado mortal, cese en el abono de la pensión mensual hasta que la mujer fallezca.

A esto hay que añadir otro problema de peso y es que el Juzgado ha fijado la vista para dirimir la demanda el próximo 5 de octubre. ¡Dentro de 8 meses!

Ante esto el abogado ha respondido con una petición, solicitando el adelanto.

Esto es fundamental. ¿Por qué? Al no tener ingresos, Luis Hiniesto no puede cumplir con esa obligación. A lo que el abogado de su exmujer, de la que, con toda lógica se divorció, impone ampliaciones mensuales de la ejecución, reclamando, aparte de los 500 euros, un 30 por ciento de intereses más las costas.

Y no tiene medios de ningún tipo.

“Es una injusticia que Luis Hiniesto esté en la cárcel. Y es una injusticia que, además, tenga que seguir pagando a la mujer que trató de asesinarlo, una pensión de 500 euros mensuales. Luis Hiniesto jamás tenía que haber entrado en prisión. Nunca. Esperamos que el Gobierno nos conceda el indulto pronto“, añade Gómez Chaparro.

Querella contra la parricida frustrada por falso testimonio

El abogado, por otra parte, tras el juicio, en el que María del Carmen Hormigos admitió abiertamente ante el tribunal que había mentido, al acusar a su entonces marido de haberla maltratado. Cuando Gómez Chaparro le preguntó que por qué lo había hecho, la mujer respondió: “No, lo dije porque la abogada que me pusieron en ese momento, me dijo que lo dijera porque si no iba a entrar en prisión”.

“Aquí ha habido una denuncia falsa, reconocida por ella en el plenario, que puede ser verdad o no que se lo haya aconsejado su abogada, pero que las dos abogadas que han llevado el caso han mantenido durante toda la instrucción”.

“No fue una mentira de defensa, exculpatoria, sino que fue una mentira de ataque”, subraya Gómez-Chaparro.

En consecuencia, su bufete ha interpuesto una querella por acusación y denuncia falsa contra María del Carmen Hormigos. Querella que ha sido admitida a trámite y que se halla en la fase de diligencias previas.

Las mentiras de la mujer condicionaron toda la investigación. Su falsa denuncia hizo que todo el procedimiento se instruyera como un caso de violencia de género en el que Hiniesto era el supuesto agresor y que culminó ante un tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid, especializado en violencia de género, que lo enjuició con el prejuicio de que se encontraban ante un maltratador, cosa que no era cierta.

“Luis Hiniesto es víctima de una gran injusticia. Su única culpa fue haberse defendido”, concluye el abogado.

https://confilegal.com/20170323-intenta-asesinar-marido-no-lo-consigue-la-condenan-la-victima-pagarle-una-pension/

Descubren un “gran número” de esqueletos de niños en cámaras subterráneas de un centro de monjas en Irlanda

 

Las mentiras feminazis caen por su propio peso.

Las mujeres también maltratan.

Las mujeres también son pederastas.

Las mujeres también asesinan.

-o-o-o-o-

Descubren un “gran número” de esqueletos de niños en cámaras subterráneas de un centro de monjas en Irlanda

“Entre los restos hay un número de individuos de edades comprendidas entre las 35 semanas de gestación y los dos y tres años”, ha explicado el portavoz de la comisión que investiga en Irlanda las casas de acogida dirigidas por órdenes religiosas católicas en el siglo XX. El número de esqueletos de niños podría alcanzar los 800.

Entrada de una tumba masiva en el Mother and Baby Home en Tuam, Irlanda

Entrada de una tumba masiva en el Mother and Baby Home en Tuam, Irlanda | EFE

EFE | Madrid | 03/03/2017

La comisión que investiga en Irlanda las casas de acogida dirigidas por órdenes religiosas católicas en el siglo XX ha informado de que ha descubierto un “gran número” de esqueletos humanos en cámaras subterráneas de un centro de monjas en la localidad de Tuam, al oeste del país. Al presentar algunas de sus conclusiones, la llamada ‘Comisión sobre Madres y Bebés’ se declaró “conmocionada” por el hallazgo de “un gran número de restos humanos” en, al menos, diecisiete de las veinte cámaras subterráneas excavadas por los expertos forenses en las últimas semanas.

“Entre los restos hay un número de individuos de edades comprendidas entre las 35 semanas de gestación y los dos y tres años”, explicó su portavoz respecto al centro de Tuam, en funcionamiento como casa de acogida para madres solteras entre 1925 y 1961. El Gobierno de Dublín estableció la comisión en 2014 para aclarar este asunto, después de que se denunciara la posible existencia de 800 esqueletos de niños en una fosa cercana a un centro religioso de las Hermanas del Buen Socorro.

En concreto, sus pesquisas tratan de arrojar luz sobre los altos índices de mortalidad infantil registrados en esas instituciones durante el pasado siglo, las prácticas de enterramientos de los fallecidos, sus políticas de adopciones y ciertos programas de vacunación experimental. El Gobierno ha estimado que unas 35.000 madres solteras pasaron por alguno de los diez centros de acogida gestionados por órdenes de hermanas católicas desde la creación del Estado irlandés en 1922 y los años sesenta.

En 2013, otra investigación oficial reveló el comportamiento de las monjas católicas en las llamadas “Lavanderías de la Madgalena”, donde entre 1922 y 1996 miles de internas trabajaron en un régimen de semiesclavitud y abusos. Entre los motivos que llevaban a la reclusión de las mujeres, el informe citó”abusos familiares” y “actitudes inmorales”, las cuales implicaban en ocasiones embarazos fuera del matrimonio.

Algunas de esas mujeres, consideradas “inmorales” por la sociedad de la época, acabaron en casas de acogida como la regentada entre 1926 y 1961 por las Hermanas del Buen Socorro en Tuam, en el condado irlandés de Galway (oeste de Irlanda). El caso de Tuam salió a la luz cuando un estudio de la historiadora Catherine Corless descubrió certificados de defunción que sugerían que casi 800 niños yacían en el espacio que ocupaba un tanque séptico del edificio de ese convento conocido como “El Hogar”.

Según esa experta, la mortalidad infantil en esos lugares llegó a ser de entre el 30 y el 50 por ciento durante las décadas de 1930 y 1940 como consecuencia de las duras condiciones de vida y la negligencia de las religiosas. Ante las sospechas de que puede haber más casos como este, las pesquisas de la comisión se extienden a otras instituciones de monjas del país y no se descarta la participación de la Policía irlandesa (Garda) si se hallan indicios de que se cometieron delitos.

Además de la fosa de Tuam, existen otros tres centros de las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús, ya inactivos, que tienen en sus dominios las llamadas “parcelas de ángeles”, donde se cree que podrían estar enterrados unos 3.200 niños.

En torno a una de esas casas de acogida gira el argumento de la película “Philomena”, que recibió cuatro candidaturas a los Oscar en 2014 y que relata los esfuerzos de una mujer por encontrar a su hijo, dado en adopción sin su permiso a una familia estadounidense. Según la cinta y el libro en el que está basada, Philomena Lee se topó con los intentos de las monjas por entorpecer su búsqueda, dejando entrever que quemaron todos los registros y que obtuvieron beneficios económicos por las adopciones.

 

http://www.antena3.com/noticias/mundo/descubren-gran-numero-esqueletos-ninos-camaras-subterraneas-centro-monjas-irlanda_2017030358b9b0dc0cf28c3fe9716116.html

Entrevista a Francisco Zugasti en Todo noticias latinas

 

Todo noticias latinas.

La ideología de género.

Entrevista a Francisco Zugasti

28 de febrero de 2017

 

El calvario de Javier Somoza, el gallego rehén de la ‘natasha’ rusa que usó su semen congelado

 

 

LAS MUJERES QUE LLEGAN DEL HIELO

El calvario de Javier Somoza, el gallego rehén de la ‘natasha’ rusa que usó su semen congelado

Javier Somoza se casó con Valentina Suraeva en 2010. Cuando el matrimonio se rompió ella falsificó su firma y se sometió a una inseminación ‘in vitro’ con su esperma pero sin su consentimiento. Ahora le chantajea con ver a su hijo a cambio de dinero. Este ex directivo de banca lleva gastados 200.000 euros. En España se han dado 187 casos similares. Ninguno tan extremo.

Javier Somoza, en su casa, muestra una foto de su hijo Miguel.

Javier Somoza, en su casa, muestra una foto de su hijo Miguel. Mónica Ferreirós

ANDROS LOZANO
MÓNICA FERREIRÓS

A Javier Somoza le cambió la vida a los 48 años. A esa edad conoció a una rusa llamada Valentina Suraeva. Por aquel tiempo, finales de 2009, este gallego adinerado aún trabajaba como alto directivo de banca y cobraba 8.000 euros mensuales.

Aquella mujer, 13 años menor que él, le enamoró y le llevó al altar. Pero el idilio de un corto noviazgo se esfumó la misma noche de bodas, el 12 de septiembre de 2010, tras casarse en San Petersburgo. Ella se convirtió en una Natasha, como los rusos conocen a las femmes fatales que se casan y tienen hijos con occidentales para conseguir de ellos su dinero y una vida acomodada.

Javier Somoza, delante del portón de entrada a su chalet en A Coruña.

Javier Somoza, delante del portón de entrada a su chalet en A Coruña. Mónica Ferreirós

Lo primero que hizo Valentina tras casarse fue bombardear al coruñés con exigencias tan absurdas como incumplibles. Le pidió que vendiera parte de su patrimonio, que le asignara un salario mensual para sus gastos y que le comprara un apartamento. Eso sí, sin hipoteca. Luego le puso como condición indispensable para convivir juntos en España que echara de su casa a sus tres hijos, fruto de un matrimonio anterior, y de los que tiene la custodia.

Pero el giro dramático de toda esta historia llegó casi dos años después de que Valentina y Javier se conocieran. En noviembre de 2011, rota ya la relación, la natasha Valentina, guapa, joven y atractiva, urdió un plan perfecto. Falsificó la firma de su esposo para poder inseminarse el esperma que él había depositado meses atrás en un hospital ruso con la intención de tener un hijo juntos. Por esas fechas, aunque no se fiaba de su mujer, Javier aún tenía la esperanza de reconducir su vida con ella y dio una última oportunidad a su matrimonio.

En el contrato de donación de semen especificó que un mes después de la fecha del depósito (26 de julio de 2011), la muestra debía destruirse. Además, señaló que “sólo él podría ampliar el período de su conservación de forma presencial y en un nuevo documento”.

Pero el matrimonio se rompió definitivamente, Valentina y Javier dejaron de verse y él, pasado el plazo del mes, pensó que la muestra de sus espermatozoides habría sido destruida de aquel hospital, el Mariinski de San Petersburgo. Pero no fue así.

Valentina viajó hasta España en diciembre de 2009. Conoció a su ya exmarido en una fiesta de fin de año celebrada en Vigo.

Valentina viajó hasta España en diciembre de 2009. Conoció a su ya exmarido en una fiesta de fin de año celebrada en Vigo.

Valentina sobornó a los médicos del centro –en concreto, al director del área de inseminación- para que no se deshiciera de la muestra. Luego falsificó la firma de su marido y, a sus espaldas, se inseminó en noviembre de 2011. Dos meses más tarde, Javier se enteró de que Valentina estaba embarazada y que el niño llevaba su sangre. Sangre gallega. La natashahabía conseguido su objetivo.

Desde entonces, Javier le ha entregado 23.000 euros para poder mantener contacto con el niño, que hoy en día tiene 4 años y medio. Pero ahora Valentina le exige 1,4 millones de rublos (otros 22.000 euros).

Javier lleva ya gastados 200.000 euros entre viajes, abogados… Pero Valentina aún ha ido más allá. Para evitar que el padre vea al chaval se ha instalado en Myski, un pueblo perdido en mitad del sur de Siberia, más próximo a Mongolia, China y Kazajstán que a la capital de su país, Moscú.

El próximo 28 de febrero se celebra en este remoto pueblo una primera vista del juicio por el que Javier, que ya ha perdido la custodia del niño, también podría quedarse sin la patria potestad de su hijo, al que llamaron Miguel y tiene los apellidos de su padre. Esto puede suponer su pérdida definitiva. En cambio, tendrá que seguir pagando la manutención del menor pese a que no podrá mantener ningún tipo de contacto con él.

Javier siempre ha atendido las necesidades de su hijo. Cuando la madre le permitía verlo, lo bañaba, lo dormía y le daba de comer.

Javier siempre ha atendido las necesidades de su hijo. Cuando la madre le permitía verlo, lo bañaba, lo dormía y le daba de comer. Mónicas Ferreirós

187 CASOS EN DOS DÉCADAS

Javier Somoza no es el único español que ha visto cómo una natasha le arrebata a su hijo. Según el Colectivo de Padres y Madres contra la Sustracción Parental, en las últimas dos décadas se han registrado 187 casos similares. El patrón siempre es el mismo: una rusa se casa con un español y, de repente, se vuelve a su país con el niño. En la actualidad hay 12 procesos abiertos. Pero el caso de este gallego es el más extremo. Nunca antes en España se ha dado un fraude así mediante inseminación in vitro.

Heber Serrano es granadino, tiene 37 años. Conoció a su exmujer, Natalia, en 2002, cuando estudiaba filología eslava en Moscú. Un año después ella se mudó con él a España y tuvieron un hijo en 2005. Al año siguiente se casaron. La convivencia fue complicada. Ella le amenazaba con llevarse al niño y con denunciarle por violencia machista. Pero él se marchó de casa y la Justicia le dio a Heber la custodia de su hijo.

Heber y su hijo, al que no ve desde 2008.

Heber y su hijo, al que no ve desde 2008.

En agosto de 2008, ya divorciados, la madre acudió al consulado ruso en Madrid junto a su hijo aprovechando una de las visitas que podía mantener con él. Allí presentó un pasaporte falso con apellidos nuevos que le habían mandado desde su país y firmó una declaración jurada diciendo que el padre del niño se había desentendido de él. No hubo más preguntas. Luego, la madre se fugó con el niño a Moscú.

Natalia compró los billetes a través de un servidor holandés, voló a su país desde Lyon y desde entonces Heber no ha sabido nada de su hijo, que lleva su nombre. En Rusia le han dado a ella la custodia del menor y ahora le reclama unos 32.000 euros como manutención. Heber lleva gastados ya otros 50.000. Y el niño sigue sin aparecer.

Rafael Reyes es cordobés pero vive en Málaga. Tiene 37 años y es ingeniero informático. En 2003 conoció a una rusa llamada Olga durante el Erasmus que ambos hacían en Finlandia. Dos años después los chicos se casaron en Moscú y registraron la boda en España, donde se instalaron. En 2006 nació su hija, Emma.

Pero en agosto de 2007 la madre cogió a la hija y se la llevó a Moscú. Supuestamente, para unas vacaciones. Aunque llevaba billete de vuelta, nunca más volvió. La Justicia española le dio la razón a Javier, le entregó la guardia custodia de la niña, la patria potestad y dijo que aquello era una sustracción de un menor.

En cambio, en Rusia le entregaron la custodia a la madre, quien le reclama un cuarto de su sueldo al mes. Ahora Rafael ha presentado una demanda judicial en un juzgado de Moscú para tratar de recuperar a su niña, a la que no ha visto desde hace una década.

JAVIER-VALENTINA: UNA RELACIÓN TORMENTOSA

Javier Somoza abre las puertas de su casa a EL ESPAÑOL este miércoles. Es un hombre de 55 años. Menudo. De barba encanecida. Vive en un chalet a las afueras de A Coruña. En esta zona residen varios directivos de Inditex y, a pocas calles de aquí, tiene casa Eva Cárdenas, la actual pareja del presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo.

La vivienda de Javier, de 400 metros cuadrados, tiene tres plantas y un coqueto jardín. El suelo es de parqué color caoba. Javier cuenta su “calvario” en el comedor de su hogar, que comparte con sus tres hijos y su actual mujer.

Es un hombre locuaz al que le ha ido bien en la vida. Economista de profesión, ha trabajado como directivo regional del banco Santander y de CaixaGalicia. De esta última entidad lo despidieron en julio de 2013, cuando la fusión de las cajas de ahorro gallegas.

En el centro de la imagen, Valentina, junto a varias amigas en San Petersburgo.

En el centro de la imagen, Valentina, junto a varias amigas en San Petersburgo.

Javier Somoza conoció a Valentina Suraeva en diciembre de 2009. Fue durante una fiesta de fin de año celebrada en Vigo. Allí, aquella mujer rusa, una abogada e ingeniera industrial de 35 años, le contó que se encontraba en Galicia para firmar un contrato de negocio como representante de la empresa rusa en la que trabajaba. Él no preguntó mucho más. Entre flirteos, se dieron los teléfonos y comenzaron a conocerse desde la distancia ya que ella volvió pocos días después a San Petersburgo, donde residía.

Valentina viajó hasta A Coruña para verse de nuevo con Javier a finales de enero de 2010. También en febrero. Él la visitó por primera vez en marzo de ese mismo año. “Recuerdo que fue durante unas fechas en las que estaba congelado el mar Báltico. Hacía un frío del carajo. Temperaturas de -32º, de -36º… Una locura”.

Javier se había divorciado de su mujer un año antes, en febrero de 2009. Cuando conoció a Valentina se encontraba inmerso en un pleito para conseguir la custodia de sus tres hijos. Se la concedieron en mayo de 2010. “Por ese tiempo, después de vernos varias veces, ya habíamos empezado una relación un tanto seria. Nos gustábamos y yo me enamoré”, dice Javier mientras apura un pitillo tras otro.

En julio de ese año Valentina vino a España “casi un mes”. Durante ese tiempo aprovecharon para disfrutar de unos días de vacaciones en Canarias. Javier llevó a sus tres hijos. A ella también la acompañó su único vástago, que había tenido con un compatriota con el que ya no tenía contacto. “Probamos para ver qué tal nos veíamos como una familia. Quisimos ver si la convivencia juntos era posible. Pero el choque cultural fue brutal. No salió todo lo bien que yo esperaba”.

Javier recuerda que ella le planteó casarse al poco de conocerse. Aunque su familia y sus amigos le decían que “anduviera con ojo, que todo iba muy rápido”, él aceptó finalmente. El 12 de septiembre de 2010 se casaron en San Petersburgo. Ahora reconoce que estaba enamorado y absolutamente cegado.

Tras la boda, la pareja disfrutó de la Toscana durante el viaje de novios. Allí, en tierras italianas, Javier le pidió que se mudara a España cuanto antes. Quería vivir con ella. Pero Valentina se mostró reacia. Siempre postergaba su traslado con excusas.

Hasta el día que se quitó la careta ante Javier. Valentina le dijo que sólo se instalaría en A Coruña si los tres hijos del gallego se marchaban a vivir con su madre, si le entregaba una asignación mensual para sus gastos, si le conseguía la nacionalidad española, si le compraba el codiciado apartamento y si le contrataba un seguro médico privado tanto a ella como a su hijo. Javier no aceptó aquel chantaje y la relación continuó “a regañadientes” entre llamadas vía Skype, mensajes por Whatsapp y algún que otro viaje de él a Rusia y de ella a España.

En diciembre de 2010, Valentina le pidió a Javier hacerse una inseminación in vitro para demostrarle su compromiso en la relación. A la mujer le habían salido varios fibromas en el útero y no podía quedarse embarazada de nuevo de forma natural. Él no lo vio con malos ojos. “Pensaba que así daría el paso de venirse conmigo a casa”.

Miguel guarda todos los ingresos que le ha realizado a su exmujer en una cuenta rusa.

Miguel guarda todos los ingresos que le ha realizado a su exmujer en una cuenta rusa. Mónica Ferreirós

En enero y en abril de 2011 la rusa viajó hasta A Coruña para practicarse dos fecundaciones in vitro con el semen de Javier en una clínica privada de Galicia. Aquello le costó al banquero 14.000 euros. Pero no hubo suerte y Valentina no consiguió quedarse encinta.

A finales de julio de 2011 Javier voló de nuevo a San Petersburgo. Ella le insistió en su voluntad de tener un hijo suyo y él, sin estar convencido, le dijo que accedía a entregar una muestra de su semen en un hospital de la ciudad rusa en la que residía Valentina.

En el contrato firmado con el centro médico ruso el 26 de julio, Javier incluyó varias cláusulas. Entre ellas, que sus fluidos debían ser eliminados 30 días después de su depósito y que sólo él podía ampliar el período de su conservación presentándose en el hospital.

Sin embargo, a los pocos días de entregar la muestra de su semen, Javier encontró en el móvil de Valentina varios mensajes a través dewww.loveplanet.ru, una plataforma rusa para encontrar pareja similar aMeetic. Ella se anunciaba como “Sweety looking for the love” (Corazón buscando el amor).

“Cuando vi aquello, mandé todo al cuerno. Ese mismo día rompí definitivamente la relación”, recuerda el coruñés. “Me volví a España y me olvidé de ella”.

Pero Valentina aún le guardaba una sorpresa más. En diciembre de 2011, seis meses después de alejarse definitivamente de ella, Javier retornó a Rusia para un proyecto inmobiliario que quería poner en marcha. Allí, un amigo común de él y de su todavía mujer le dijo que Valentina había ingresado en un hospital porque llevaba varios días sangrando. Javier decidió ir a visitarla para ver cómo estaba. Cuando la saludó, le dijo que estaba embarazada y que el padre era él. “Me quedé a cuadros. No sabía cómo había podido hacer aquello”.

Javier sostiene que Valentina había orquestado un plan. “Sobornó a los médicos del hospital para que no eliminaran mi semen y falsificó mi firma. El 15 de noviembre de 2011 se le practicó la inseminación. Luego supe que una semana después abrió una cuenta en euros en un banco ruso, justo con el que tenía la hipoteca de un apartamento que se había comprado en septiembre de ese año. En julio de 2012 se produjo el nacimiento prematuro de mi hijo Miguel, del que siempre me he hecho cargo”.

EL ROSTRO DE MIGUEL, POR TODA LA CASA

La casa de Javier está llena de fotos del menor de sus cuatro hijos. Hay marcos con el rostro de Miguel por las estanterías, en las habitaciones… El niño es rubio y tiene los ojos azules. “Es un neno increíble”, dice el padre. “La pena es que la madre lo está utilizando como una mera herramienta para conseguir dinero”, afirma el gallego.

La casa de este gallego está llena de fotos y de recuerdos del niño.

La casa de este gallego está llena de fotos y de recuerdos del niño. Mónica Ferreirós

Javier cuenta que estuvo presente el día del parto de su cuarto vástago. Que cuando podía, viajaba a verlo. Para que no le faltara de nada, a su madre le ingresaba dinero mensualmente en la cuenta del banco ruso: 300 euros, 1.000, 700 … Hasta 23.000 euros llegó a entregarle. “Le he estado pagando la hipoteca, lo tengo claro. He sido un primo”.

Un juez dictaminó que ella se quedaría con la custodia del niño y que él podía mantener contacto telefónico diario y verlo dos veces al año. Pero cada vez que Javier viajaba a San Petersburgo para ver a “Miguelito”, Valentina le ponía impedimentos, aunque al final padre e hijo se encontraban.

En una ocasión, la madre del niño metió a su hijo “en un orfanato durante medio año” con el fin de que su padre no lo viera. En otra, “lo ingresó en el ala de infecciosos de un hospital para que sólo pudiera verlo a través de una enorme cristalera”.

“Lo hizo sobornando a más médicos, porque el niño estaba sano y no tenía puesto ni un solo gotero”, afirma Javier, que hizo fotos de su hijo a seis o siete metros de distancia y con un cristal de por medio. Miguelito dormía sobre unas sábanas raídas y se tapaba con una manta. Su padre denunció al hospital. Aquella fue la última vez que lo vio.

En una ocasión, la madre de Miguel lo ingresó en un hospital de infecciosos para que su padre no pudiera tener contacto con él. Javier sólo pudo ver a su hijo a través de una cristalera.

En una ocasión, la madre de Miguel lo ingresó en un hospital de infecciosos para que su padre no pudiera tener contacto con él. Javier sólo pudo ver a su hijo a través de una cristalera. Mónica Ferreirós

Seis meses después de su nacimiento, Javier consiguió que el niño viajara junto a su madre hasta A Coruña para que conociera a sus tres hermanos. Medio año más tarde, en el primer cumpleaños del niño, también volvió. En esa ocasión Valentina sólo accedió a que su abuela materna, que lo conoció aquel día, pudiera ver a su nieto durante 30 minutos.

El padre del niño cuenta que para convencerla de que trajera a Miguel a España tuvo que pagarle los billetes de avión en clase business, alojarla en un hotel de lujo y entregarle dinero en metálico para comprarse ropa. “Esa mujer se mueve por el más puro interés”, dice el padre del niño, que guarda todas las conversaciones telefónicas y los mails que se escribió con Valentina, así como los recibos de las transferencias que le ha hecho.

Javier y Valentina se separaron definitivamente en abril de 2015. Durante un año y medio le impidió verlo. En el juicio por la custodia del niño no pudo presentar ninguna de las pruebas que tenía para demostrar que la madre de Miguel había tenido un hijo suyo de forma fraudulenta.

Además de no permitirle hablar, la juez desestimó ver un estudio grafológico que demostraba que la firma de Javier y la que aparece en el contrato de la inseminación de Valentina no pertenecían a la misma persona. La magistrada tampoco admitió ver el pasaporte del gallego para confirmar que entre julio y diciembre de 2011 no pisó Rusia.

“Era tan simple como eso. Ella se inseminó en noviembre de ese año y yo no estaba allí, con lo que el hospital y ella incurrieron en un delito”. En Rusia, dice Javier, reina la corrupción. “Se puede comprar a todo el mundo, por eso ella ha conseguido lo que buscaba”.

Estudio grafológico que una juez le impidió presentar a Javier y que habría demostrado que él no autorizó la inseminación de su exmujer.

Estudio grafológico que una juez le impidió presentar a Javier y que habría demostrado que él no autorizó la inseminación de su exmujer. Mónica Ferreirós

“NADIE HA MOVIDO UN DEDO PARA AYUDARME”

Javier Somoza ha puesto su caso en conocimiento de la Embajada de España en Rusia, del Ministerio de de Exteriores y del de Justicia. Les ha explicado que durante los últimos tres años ha interpuesto numerosas denuncias contra su ex mujer y que su hijo, según los informes psicológicos practicados al niño, sufre ansiedad y trastornos de conducta por la actitud de su madre. “Nadie ha movido un dedo por ayudarme. Todo son evasivas. Sólo pido que presionen de alguna forma para someterme a un juicio justo”.

Javier lleva gastados 200.000 euros en todo este proceso. De ellos, 60.000 proceden de un préstamo que está amortizando. Dice que le han engañado abogados, que los viajes son carísimos, que ha tenido que contratar traductores…

Pero este gallego menudo y fumador no se rinde. No quiere perder a su hijo en el juicio en el que puede quedarse sin la patria potestad de Miguel. Si eso sucede a finales de este mes, asegura que el niño desaparecerá de su vida definitivamente. Pero si no se le ayuda, dice que demandará al Estado español por dejación de funciones.

Mientras tanto, Miguelito y su padre siguen separados por más de 6.700 kilometros. Javier ya sólo quiere que le permitan verlo y se le reconozca que fue engañado por una natasha.

http://www.elespanol.com/reportajes/grandes-historias/20170217/194480989_0.html