Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

 

El Congreso aprueba sancionar a las empresas que no tengan mujeres jefas

 

El Estado totalitario cada vez más presente.

La libertad y los derechos del individuo conculcados de nuevo. El mundo vaticinado por Orwell en “1984”.

Por supuesto se crea un nuevo organismo e inspectoras del dogma feminazi para dar “empleo” a más comisarias políticas feminazis.

Privilegios para los que son más iguales que los demás. Sustentados en las mentiras feminazis.

Pero se molestan cuando las llamamos feminazis.

-o-o-o-o-o-

El Congreso aprueba sancionar a las empresas que no tengan mujeres jefas

EFE

Da luz verde a tramitar una norma que incluye multas de hasta 50.000 euros para las empresas que no concilien

Paloma Cervilla -17/10/2018

Las empresas que en 2023 no tengan mujeres en puestos de responsabilidad y una presencia equilibrada de éstas en los consejos de administración de sociedades serán sancionadas. El Congreso respaldó ayer la tramitación parlamentaria de una ley de igualdad que, entre otras medidas, prevé sanciones de hasta 50.000 euros para las empresas que no concilien o extingan un contrato durante el embarazo.

Se trata de una norma con 49 artículos, que hace un repaso por toda la normativa laboral española, afecta a siete leyes, a tres reales decretos y a siete directivas comunitarias que buscan «revertir» la situación de discriminación que sufre la mujer en el mercado laboral. Pero la oposición la considera «un parche» y ya anuncia enmiendas para modificar el texto.

La mayoría de los grupos respaldaron una iniciativa que ahora comienza un trámite parlamentario, en el que los partidos pueden presentar sus enmiendas e intentar llegar a acuerdos sobre los aspectos a mejorar. Sobre el fondo de la ley no hay grandes discrepancias, aunque sí se cuestiona el capítulo de sanciones, el más polémico de la futura ley. En este sentido, tanto Ciudadanos como Podemos pusieron de relieve la falta de consistencia de la sanciones, tanto en términos jurídicos como técnicos. Ello puede provocar «confusión», según la diputada de la formación de Pablo Iglesias, Yolanda Díez; y será «inoperativa», si no se sustentan en unos «principios jurídicos determinados».

Tipos de sanciones

Las sanciones se dividen en tres: leves, en su grado mínimo, con multas de 60 a 125 euros; en su grado medio, de 126 a 310 euros; y en su grado máximo, de 311 a 625 euros. En cuanto a las graves, se sancionarán con multas, en su grado mínimo, de 626 a 1.250 euros; en su grado medio de 1.251 a 3.125, y en su grado máximo de 3.126 a 6.250. Finalmente, las muy graves se sancionarán con multas, en su grado mínimo, de 6.251 a 12.500 euros; en su grado medio de 12.501 a 25.000 euros; y en su grado máximo de 25.001 euros a 50.000 euros.

En el caso específico de la presencia de mujeres en los consejos de administración de las sociedades, en el horizonte de 2023, no hay una sanción concreta, ya que todavía no se le puede aplicar la ley hasta esa fecha. Sin embargo, los inspectores de Trabajo sí pueden realizar requerimientos y «las sanciones se graduarán en atención» a criterios como la negligencia e intencionalidad del sujeto infractor, el fraude o connivencia o el incumplimiento de las advertencias previas de los inspectores.

Las infracciones leves se refieren a la no realización de estudios o análisis para constatar la existencia de situaciones patentes de desigualdad de hecho de las mujeres, respecto de los hombres, con motivo de la negociación de un convenio colectivo» u «obstaculizar el ejercicio de los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral». O también «incumplir el principio de composición equilibrada de las comisiones negociadoras, descendiendo del 40% la presencia de personas de alguno de los dos sexos».

Sería una infracción grave «impedir la suspensión de la prestación de las personas trabajadoras autónomas por razón de embarazo, parto, nacimiento de hijo o hija, adopción, guarda con fines de adopción y acogimiento, temporal o permanente»; incumplir el deber de negociación de acciones positivas en las condiciones de contratación, de clasificación profesional, de ascensos, de promoción y de formación. Igualmente, se considera muy grave «el incumplimiento del deber de negociación de acciones positivas para alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los contratos formativos de una empresa»; así como «obstaculizar la actuación de la Inspección de trabajo y de la Seguridad Social, en la vigilancia del cumplimiento de las obligaciones previtas en esta Ley».

Violencia de género

Las infracciones muy graves se concretan en «la no interrupción de un contrato formativo por riesgo durante el embarazo, parto, nacimiento de hijo o hija, cuidado de menor de doce meses, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento, riesgo durante la lactancia y violencia de género». Otros incumplimientos considerados graves son la «extinción del contrato de trabajo durante el periodo de prueba por razón de embarazo o maternidad»; «el despido de la trabajadora víctima de la violencia de género por el ejercicio de su derecho de la tutela judicial efectiva»; e «incumplir el compromiso de la composición equilibrada de las comisiones negociadoras».

Entre las medidas que prevé este proyecto de ley hay que destacar un permiso de nacimiento para el otro progenitor de seis semanas obligatorias; se reconoce un permiso parental e intransferible de diez semanas para el cuidado de menor de doce meses, sea por nacimiento, adopción o guarda con fines de adopción. Igualmente, la reducción por cuidado del lactante puede extenderse hasta que cumpla doce meses, si los dos progenitores la ejercen en términos equivalentes; y la reserva del puesto de trabajo en las excedencias por cuidado de hijas e hijos, hasta los tres años, se incrementa hasta los 18 meses.

Organismo estatal

Además, se crea la Oficina Estatal de Lucha contra la Discriminación por razón de sexo en el empleo y la ocupación. Este nuevo organismo dependerá de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social. Su objetivo es impulsar la inspección en las empresas en lo relativo a la igualdad de trato. Además, dentro de sus funciones se les podrá encomendar la tramitación, pero también la resolución, de posibles expedientes sancionadores.

https://www.abc.es/sociedad/abci-congreso-aprueba-sancionar-empresas-no-tengan-mujeres-jefas-201810162152_noticia.html

 

 

 

Sánchez aprieta en su deriva a la censura: un órgano estatal “controlará” a medios públicos y privados

 

El Ministerio de la verdad orwelliano.

El control de la información para adoctrinar a la población y perseguir al disidente/opositor.

No es casualidad que la propuesta sea en la Comisión de igualdad con la falsa excusa de proteger a la mujer. El Estado totalitario feminazi.

-o-o-o-o-

Sánchez aprieta en su deriva a la censura: un órgano estatal “controlará” a medios públicos y privados

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Luz Sela – 12/10/2018

El Gobierno de Pedro Sánchez pretende recuperar el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales (CEMA), un órgano estatal para el control y la regulación de los medios de comunicación, con capacidad sancionadora.

El organismo figuraba en la Ley General de la Comunicación Audiovisual (2010) aunque fue derogado por el PP, que lo ‘fundió’ en la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

Ahora, la intención de Sánchez es recuperarlo, como revela una enmienda a una reciente moción de Podemos en el Senado, en la que el partido de Pablo Iglesias insta al Gobierno a “combatir la publicidad estereotipada y sexista”.

En concreto, el punto seis de la enmienda propone “recuperar el Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, independiente y con competencias en la defensa de los derechos, libertades y valores de la ciudadanía en el ámbito de las radios y televisiones públicas y privadas, para garantizar el cumplimiento de la normativa vigente en materia audiovisual y de publicidad”.

Se trata, pues, de un organismo supervisor de contenidos y con capacidad para sancionar a los medios, bajo la ambigua finalidad de defender “los derechos, libertades y valores de la ciudadanía”. La idea surge además en plena polémica por las intenciones del Gobierno de imponer una regulación a la “libertad de expresión” en los medios, como recientemente revelaron varios miembros del Ejecutivo.

Dependerá de Presidencia

Aunque se presuma “independiente”, el órgano estará directamente adscrito al organigrama del Gobierno, y más en concreto, del Ministerio de la Presidencia. La elección de sus miembros se hará por convocatoria pública, a través de un comité asesor cuyos integrantes serán designados entre los propuestos por los distintos grupos parlamentarios.

En la Ley de 2010-donde se establece la creación de este Consejo-se señala que su finalidad será “supervisadora y reguladora de la actividad de los medios de titularidad del Estado o que estén bajo su competencia”. Sin embargo, los socialistas amplían ahora ese control también a los medios privados.

Según el texto de esta ley, entre las funciones originales del CEMA está asegurar “la transparencia y el pluralismo del sector de los medios de comunicación audiovisual”, así como “la independencia e imparcialidad del sector público estatal de radio, televisión y servicios conexos e interactivos, y el cumplimiento de la misión de servicio público que le sea encomendada”.

Además, se encargará de determinar el catálogo de “acontecimientos de interés general para la sociedad”, de recibir las comunicaciones de inicio de actividad de los prestadores del servicio de comunicación audiovisual o de decidir sobre la renovación de licencias, y de “velar por la promoción de la alfabetización mediática en el ámbito audiovisual con la finalidad de fomentar la adquisición de la máxima competencia mediática por parte de la ciudadanía”.

El Consejo Estatal de Medios Audiovisuales asesorará a las Cortes Generales, al Gobierno, a los organismos reguladores, así como a las autoridades audiovisuales independientes autonómicas, en las materias relacionadas con el sector audiovisual y podrá proponer al Gobierno la elaboración de disposiciones de carácter general sobre el sector.

Inspecciones y sanciones

La ley le otorga también la potestad de “requerir a los prestadores del servicio de comunicación audiovisual los datos necesarios para comprobar el cumplimiento de sus obligaciones”, de realizar inspecciones e incluso de requerir el cese de “aquellas prácticas que contravengan” las leyes y sancionar a los medios.

No es la primera vez que el PSOE revela sus intenciones con los medios a través de enmiendas en las Cortes.

Así ocurrió recientemente en una Propuesta No de Ley sobre la “desinformación” presentada por el grupo del PP en el Congreso.

Los ‘populares’ pedían en su iniciativa un acuerdo internacional contra esta “amenaza” con “medidas específicas para proteger escenarios sensibles como los procesos electorales democráticos”, haciendo especial hincapié en “las amenazas gestionadas por actores extranjeros con intenciones hostiles”.

Los socialistas -que votaron en contra de la proposición- suscribieron ese punto, pero eliminaron esa última referencia a las amenazas de procedencia exterior y con fines perversos, lo que dejaba el texto mucho más abierto a las injerencias del poder político.

En las últimas semanas, el Gobierno ha admitido que busca una cierta regulación de los medios y ha puesto como ejemplo a otros países, como Alemania, Italia o Francia, que ya han seguido esta senda. En Francia, por ejemplo, una norma reciente impone a los medios de comunicación –sobre todo digitales– un compromiso “reforzado” en las informaciones que se publiquen en períodos electorales y habilita al juez a bloquear en 48 horas el acceso a una web.

https://okdiario.com/espana/2018/10/12/sanchez-aprieta-deriva-censura-organo-estatal-controlara-medios-publicos-privados-3222706

 

Otra afirmación que me desagrada “debe primarse la presunción de veracidad de la víctima”

 

Una juez sensata.

Su experiencia desmonta, una vez más, las mentiras de las feminazis.

Será señalada por las feminazis e intentarán expulsarla.

-o-o-o-o-

Otra afirmación que me desagrada “debe primarse la presunción de veracidad de la víctima”

Y ahora sin sutilezas: detener a prevención no es un salvavidas. Acordar órdenes de alejamiento a favor de toda aquella mujer que denuncia no garantiza la vida de nadie. Ojalá fuera tan sencillo.

Así mismo, creo que criticar la adopción de determinadas medidas no me sitúa a favor de ningún colectivo ni en contra de ningún otro. Hace trece años juré mi sometimiento al imperio de ley y en esas sigo.

Yo he visto el párpado de una señora en el que parecía que le habían metido una pelota de tenis. Y he visto cómo me decía a la cara que no quería hacer nada para ir contra el sinvergüenza que se lo había hecho. No necesito lecciones sobre lo que sufren las mujeres.

La misma rabia y frustración he experimentado cuando he visto a un señor engrilletado, ojeroso y llorando porque una sinvergüenza le había denunciado sin tener la más mínima base penal para ello.

Es curioso que leemos “un sinvergüenza” y asentimos; pero leemos “una sinvergüenza” y sentimos cierta resistencia a aceptar el término. ¿por qué? A mí me produce la misma desazón observar la comisión de un hecho delictivo, independientemente del sexo del autor.

Si se me va a criticar lo q escriba, agradecería q fuera con argumentos y con fundamento. Ya sé q soy mujer y que soy juez, pero no me agrada leer que no soy digna de ninguna de ambas circunstancias por el hecho de discrepar de ciertas afirmaciones que últimamente se están dando.

Una muy habitual: “es mejor una detención a tiempo que lamentar una muerte”. ¿Si detenemos al señor del segundo ejemplo le vamos a salvar la vida de la del primer ejemplo? NO. Y, lamentablemente, ni siquiera deteniendo al sinvergüenza que golpeó a la señora en el ojo.

Cuando se detiene a un sujeto se le pasa a disposición judicial y luego el juez acuerda su libertad o prisión provisional. La prisión provisional solo procede ante indicios de la comisión de hechos muy graves. Pero se puede acordar algo intermedio: una medida de alejamiento.

Pero una medida de alejamiento no es más q un maldito papel. Si alguien quiere matar a una persona ¿le va a detener un folio? Por mucho membrete judicial que lleve: NO. Si no lo frena la perspectiva de ingreso en prisión por asesinato, ¿le va a detener un posible quebrantamiento?

La prisión provisional es la medida cautelar más grave que existe y solo puede acordarse ante determinados ataques y para el cumplimiento de unas concretas finalidades. Si el hecho es aislado y no hay denuncia resultaría cuestionable adoptar esta medida. Y su duración es limitada.

Volvemos al punto inicial: si este señor se ha propuesto matar a alguien, lo hará. No lo evitará una detención de horas, ni una orden de alejamiento, ni una prisión provisional de meses. Lamentablemente, no podemos frenar la maldad.

Otra afirmación que me desagrada “debe primarse la presunción de veracidad de la víctima”. Discrepo. En mi opinión debe primar la presunción de inocencia de la que gozamos todos. ¿Recuerdo que la gente miente?

Un dato: ¿sabéis que la gente miente? Da igual el sexo, la edad, posición social, educación, nivel académico. Todos mentimos.

Creernos cualquier afirmación que recaiga en nuestras mesas no salvará la vida de nadie, pero sí puede poner en peligro la salud de nuestro estado de derecho: la culpabilidad debe probarse.

También es muy habitual esta “nos están matando”. En la estadística del CGPJ del año 2017 se registraron 1158 delitos de “homicidio y sus formas”: 364 homicidios y 200 asesinatos, de esos fueron registrados como violencia sobre la mujer 48.

Aunque la vida es el bien más preciado que tenemos y cualquier fallecimiento supone una pérdida insustituible, realmente las cifras no son tan elevadas, sobre todo si se analizan desde una perspectiva estadística.

Creo que el fin no justifica los medios, pero es que además, creo que los medios que se están utilizando ni siquiera garantizan el fin que se persigue. No podemos prever ni evitar la muerte de nadie.

También se apela a la educación como elemento fundamental. Coincido que ésta es fundamental para poder afrontar una mejor convivencia entre todos, pero la educación no frena a quien ha decidido acabar con la vida de alguien. Lamentablemente.

Las motivaciones y deseos de quien atenta contra la vida de otro ser humano pueden ser muy dispares. Muchas de ellas surgen súbita e inopinadamente, por lo que cualquier medida previa resulta inalcanzable. Lamentablemente.

A mí me parecen terribles todas las muertes violentas

Un juez se mofa y llama “bicho” e “hija puta” a una víctima de violencia machista

 

Los comentarios del juez, fiscal y secretaria judicial son tras la celebración del juicio. Los comentarios que hace cualquier persona tras realizar su trabajo. En este caso no hay ningún prejuicio ni enemistad ni animadversión con alguna de las partes. Simplemente tienen meridianamente claro que la denuncia es falsa y que la denunciante es muy mala actriz y muy mala persona cuyo único interés es vivir parasitando al padre de sus hijos.

El vídeo ha sido difundido por la abogada de la falsa denunciante, Teresa Bueyes. No sorprende dado su historial. Es de esperar que se tomen las correspondientes medidas contra ella.

El linchamiento al juez es el procedimiento habitual a quien no sigue a pies juntillas los postulados totalitarios de las feminazis.

Una más de las miles de denuncias falsas de maltrato que se dan cada año.

Uno más de los miles de abogados que se prestan a esta canallada.

Uno más de los miles de purgados por el comisariado feminazi.

-o-o-o-o-

Un juez se mofa y llama “bicho” e “hija puta” a una víctima de violencia machista

Un juez se mofa de una víctima de violencia machista y la llama “bicho” e “hija puta”. / CADENA SER

MARIOLA LOURIDO – Madrid – 04/10/2018

La víctima pide la intervención del Consejo General del Poder Judicial donde ha presentado una queja contra el magistrado por falta de imparcialidad, animadversión y posible delito de prevaricación.

Una víctima de violencia de género denuncia al juez que instruye su caso tras comprobar que se ha burlado y se ha mofado de ella hasta el punto de insultarla y llamarle “bicho” e “hija puta”.

Esta mujer, que tuvo incluso una valoración policial de riesgo extremo tras una de sus denuncias, ha presentado una queja contra el magistrado ante el Consejo General del Poder Judicial por falta de imparcialidad y animadversión hacia ella. Alerta de que esta circunstancia le provoca una situación de indefensión total y absoluta. También pide al máximo órgano de gobierno de los jueces que lo investigue por un presunto delito de prevaricación, según la documentación del caso a la que ha tenido acceso la Cadena SER.

La víctima se llama María Sanjuan y pide al Consejo General del Poder Judicialque tome medidas contra el titular del juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid Francisco Javier Martínez Derqui. Este magistrado instruye los procedimientos civiles y penales derivados del divorcio y de las dos denuncias presentadas por malos tratos psicológicos, por amenazas y coacciones, contra su exmarido, Josué Reyzábal.

María Sanjuan, la víctima, pide la intervención del Consejo General del Poder Judicial, donde ha presentado una queja contra el magistrado por falta de imparcialidad, animadversión y posible delito de prevaricación. / GETTY IMAGES

Lo hace después de constatar en el vídeo oficial grabado por el juzgado en la sala de vistas que el juez se refiere a ella como el “bicho” “hija puta”. Y hace además los siguientes comentarios “verás el disgusto que se va a llevar la María Sanjuan cuando vea que tiene que darle los hijos al padre” “estará por la noche en el Sálvame poniéndome de vuelta y media”.

Se trata de una conversación que se produce una vez que terminada la vistade la demanda de divorcio para decidir las medidas sobre la custodia de los dos hijos, dos bebés de 21 y 10 meses. El vídeo sigue grabando porque alguien se olvida de detener el programa de grabación. En la charla participan también la fiscala y la letrada de la administración de justicia.

Los tres miembros del tribunal hablan entre risas del caso y siembran dudas sobre la causa por la que María Sanjuan no pudo asistir a la vista. Cuestionan que tuviese que ser ingresada la noche anterior en urgencias en el hospital público de La Princesa por un fuerte ataque de pánico tras conocer que le acaban de retirar la orden de protección. Dicen los juristas que “todo está preparado” por parte “de ella” y el juez concluye con un “sí, que hija puta”.

La denunciante ha recusado a este tribunal especializado en violencia de género por “falta de imparcialidad” y “enemistad manifiesta”. Según ha podido saber la Cadena SER de fuentes del juzgado, la fiscala y la letrada la han aceptado y han dejado el caso. Mientras, el juez Martínez Derqui ha presentado un escrito y ahora la Audiencia Provincial de Madrid decidirá si lo aparta o no del caso.

También pide la nulidad de todos los procedimientos y al máximo órgano de gobierno de los jueces que valore si la actuación de este juez puede ser constitutiva de un delito de prevaricación. La víctima denuncia que, tras la revocación de la orden de protección, el magistrado decidió, sin pedirlo las partes, actuar de oficio. Dictó un auto sin posibilidad de recurso en el que le entrega al padre para las “vacaciones escolares” a los dos niños y le amplía el régimen de visitas.

Juzgados de violencia sobre la mujer en la calle Manuel Tovar. / ALBERTO POZAS

Lo justifica en el artículo 158 del Código Civil “a fin de apartar a los menores de un peligro o de evitarles perjuicios” y como comentan en la animada charla el juez “hace sangre” con la mujer porque explica que con “esta resolución contribuirá además a la recuperación de la madre de los problemas de salud que han motivado su ingreso en de urgencias en un centro hospitalario sin previsión de fecha de alta, impidiéndole atender con normalidad sus tareas cotidianas y el cuidado de los hijos”.

El juez y la fiscala cuestionan su estado de salud a pesar de los informes del hospital que incluso activó el protocolo de malos tratos.

Fue una enfermera de la Comisión de Violencia de Género la que activa el protocolo después de que María Sanjuan, en un estado de pánico y ansiedad, contara que le habían retirado la orden de protección y su marido puede por lo tanto volver a la casa. El parte hospitalario de alta señala “la paciente manifiesta pánico a ser agredida o asesinada, ella o sus hijos, por lo que presenta gran estado de agitación, llanto e hiperventilación”. ” Se presenta muy nerviosa, angustiada y llorosa y manifiesta su miedo ante la posibilidad de que su marido pueda hacerle algo a los niños ya que en ocasiones anteriores ya le había amenazado con ello”.

El informe médico recoge que la víctima sufre maltrato psicológico continuado desde 2016. Al principio los episodios se producían cuando su marido se encontraba bajo los efectos del alcohol, de noche y cuando estaban solos, pero posteriormente se fueron haciendo más intensos, también por el día, estando sobrio y delante de otras personas. Su relato concreta que desde el inicio de la convivencia, su marido la ha insultado, gritado y amenazado con matarla. También refiere que le ha obligado a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento.

La víctima estuvo 15 horas en las urgencias de La Princesa hasta donde fue trasladada por el Samur. Hasta siete profesionales sanitarios la atendieron pero no lograron calmarla y estabilizarla después de recibir el auto de la Audiencia de Madrid que revocaba la orden de protección. Esta medida se la había concedido la jueza del número 3 de violencia de género María Gracia Parera tras la segunda denuncia presentada y con un informe policial de valoración de riesgo extremo, una valoración extraordinaria. En el mes de agosto solo hay 8 de 56.000 mujeres del sistema Viogen en esa situación, es decir, el 0,01 de las víctimas con algún tipo de seguimiento policial. En su auto, esta jueza afirma que la medida de la protección es proporcionada, el riesgo objetivo y ve indicios de delitos de amenazas, coacciones y hostigamiento.

La jueza Parera detalla que el acusado reconoció que le había dicho expresiones como “que continúe el entierro” y “te espera a ti y a tu padre el sábado una sorpresita”. Y que cuando se producen situaciones de conflicto el marido se lleva a uno de los bebés y se encierra en el dormitorio. Además, califica de acoso, coacción y hostigamiento hacia su mujer el haberla dejado sin medios económicos al retirarle la tarjeta bancaria, impedirle el uso del coche y contratar a vigilantes de seguridad y metérselos dentro del propio domicilio vigilantes de seguridad para controlarla.

Los guardas jurados se instalaban en el salón de forma “intrusiva e invasiva” y incluso acuden detrás de la mujer al dormitorio de los bebés cuando lloran, según el auto. La jueza, que alude a la vulnerabilidad de la víctima, impone al denunciado una orden de alejamiento de 500 metros. Otorga a la madre la custodia de los hijos y el uso del domicilio y al padre le concede un régimen de visitas. Él recurrió y la Audiencia Provincial le dio la razón al no encontrar indicios de delito.

El juez: “Es una conversación privada”

La Cadena SER ha hablado con el juez Francisco Martínez Derqui para recabar su versión. El magistrado señala “lo único que puedo decir es que es una conversación privada que se ha grabado indebidamente, una conversación fuera de mi actuación jurisdiccional, que se produce en un espacio cerrado y que se está haciendo un uso indebido de ella”. Martínez Derqui añade que tiene conocimiento de que la víctima lo ha recusado y “esa recusación está en trámite pendiente de que la Audiencia se pronuncie”.

El juez bromea en la conversación con que la víctima va a pasearse por las teles y vaya al Sálvame porque son una pareja conocida. Maria Sanjuan es modelo y el acusado, Josué Reyzábal, es un empresario de una familia muy notoria en Madrid.

http://cadenaser.com/ser/2018/10/03/sociedad/1538581619_584708.html

Un juez llama “hija de puta” a la modelo María Sanjuán, víctima de violencia machista

Sara Tejada – 4/10/2018

La modelo María Sanjuán, ex de Miki Nadal, denunció que el padre de sus hijos la insulta, la grita y ha amenazado con matarla. Sin embargo, el juez de violencia de género que se encarga del caso la llama “hija de puta” y pretendía dar la custodia de sus hijos (de meses) al denunciado. Un vídeo espeluznante muestra la actitud del magistrado contra la víctima. Otra jueza había considerado que María Sanjuán era víctima de acoso por parte del padre de sus hijos, el empresario Josué Reyzábal:acoso, coacción y hostigamento hacia su mujer el haberla dejado sin medios económicos al retirarle la tarjeta bancaria, impedirle el uso del coche y contratar a vigilantes de seguridad y meterlos dentro del propio domicilio ara controlarla.

Como informamos en su día, uno de los herederos de la poderosa familia Reyzábalfue detenido y trasladado a primeros de año por las fuerzas de seguridad a los juzgados de violencia contra la mujer. Josué Reyzábal había sido denunciado horas antes por su mujer, la modelo María Sanjuán. El Juzgado de Violencia número 7 se hizo cargo del detenido y abrió las diligencias previas de investigación, tomándole declaración en calidad de imputado. Minutos después, el titular del juzgado, Francisco Javier Martínez, dejó en libertad al arrestado.

Reyzábal es miembro de una poderosa familia, con fuerte actividad empresarial en torno a locales de ocio y fondos de inversión. La prima del empresario es la cantante Barei, que participó en Eurovisión 2016 representando a España. La denunciante, su mujer, es la modelo María Sanjuán, bellísima mujer de labios sensuales y ojos verdes, con la que tiene tres hijos. Maria Sanjuán nació en Madrid el 19 de julio de 1984. Se hizo famosa cuando apenas era una adolescente gracias a los grandes almacenes El Corte Inglés, que la eligieron como imagen con doce años. En 1997 fue elegida como la protagonista de la campaña de la firma Pepe JeansLondon. Este trabajo supuso su despegue internacional y que importantes agencias de modelos comenzaran a interesarse por ella. Con 13 años, María firmaba un contrato con la agencia America nFord de Nueva York, y poco después con DNA Model Management.

Su trabajo más importante fue para la campaña CKOne de Calvin Klein. También ha posado para campañas de las firmas Via Spiga, Fornarina, Max Mara, Burberry y Green Coast, entre otras. Ha desfilado en pasarelas en Madrid Barcelona, Madrid o Milán, y eso que su estatura es de 1.70.

María saltó a las páginas de la crónica rosa en 2010 por su relación con el humorista Miki Nadal. Aquel noviazgo no llegó a buen puerto y fue poco después de la ruptura con el presentador cuando Josué apareció en su vida y con él tuvo dos hijos. Josué pertenece a la tercera generación de los poderosos Reyzábal y ocupa un puesto de prestigio en Arconte Holding, perteneciente a la inmobiliaria Grupo Concisa.

Hace apenas dos años ambos bautizaban juntos a su segundo hijo, Álvaro, y el padrino era, nada más y nada menos, que el DJ y blogger Aless Gibaja, habitual en programas de televisión. Poco después, Reyzábal y María veían llegar al mundo a Claudia, su tercer hijo.

Este jueves, la Cadena Ser ha difundido un vídeo en el que el juez que se encarga del caso se ha mofa de María Sanjuán hasta el punto de insultarla y llamarle “bicho” e “hija puta”. La modelo de 34 años llegó a contar con una valoración policial de riesgo extremo tras una de sus denuncias contra el padre de sus hijos.

María Sanjuán ha presentado una queja contra el magistrado ante el Consejo General del Poder Judicial por falta de imparcialidad y animadversión hacia ella. Alerta de que esta circunstancia le provoca una situación de indefensión total y absoluta. También pide al máximo órgano de gobierno de los jueces que lo investigue por un presunto delito de prevaricación.

María Sanjuán y pide al Consejo General del Poder Judicial que tome medidas contra el titular del juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid Francisco Javier Martínez Derqui. Este magistrado instruye los procedimientos civiles y penales derivados del divorcio y de las dos denuncias presentadas pormalos tratos psicológicos, por amenazas y coacciones, contra su exmarido, Josué Reyzábal.

Lo hace después de constatar en el vídeo oficial grabado por el juzgado en la sala de vistas que el juez se refiere a ella como el “bicho” “hija puta”. Y hace además los siguientes comentarios a la fiscal  y otra letrada: “Veras el disgusto que se va a llevar la María Sanjuan cuando vea que tiene que darle los hijos al padre”,”estará por la noche en el Sálvame poniéndome de vuelta y media”.

La conversación difundida por la Ser se produce una vez que terminada la vista de la demanda de divorcio para decidir las medidas sobre la custodia de dos de mlos tres hijos de la pareja, dos bebés de 21 y 10 meses. El vídeo sigue grabando porque alguien se olvida de detener el programa de grabación.

Los tres miembros del tribunal hablan entre risas del caso y siembran dudas sobre la causa por la que María Sanjuan no pudo asistir a la vista. Cuestionan que tuviese que ser ingresada la noche anterior en urgencias en el hospital público de La Princesa por un fuerte ataque de pánico tras conocer que le acaban de retirar la orden de protección. Dicen los juristas que “todo está preparado” por parte “de ella” y el juez concluye con un “sí, ¡qué hija puta!”.

La denunciante ha recusado a este tribunal especializado en violencia de género por “falta de imparcialidad” y “enemistad manifiesta”. La fiscala y la letrada la han aceptado y han dejado el caso pero el juez Martínez Derqui ha presentado un escrito y ahora la Audiencia Provincial de Madrid decidirá si lo aparta o no del caso.

María Sanjuán pide la nulidad de todos los procedimientos y al máximo órgano de gobierno de los jueces que valore si la actuación de este juez puede ser constitutiva de un delito de prevaricación. La víctima denuncia que, tras la revocación de la orden de protección, el magistrado decidió, sin pedirlo las partes, actuar de oficio. Dictó un auto sin posibilidad de recurso en el que le entrega al padre para las “vacaciones escolares” a los dos niños y le amplía el régimen de visitas.

Una enfermera de la Comisión de Violencia de Género fue quien activó el protocolo después de que María Sanjuán, en un estado de pánico y ansiedad, contara que le habían retirado la orden de protección, y su marido podía por lo tanto volver a la casa. El parte hospitalario de alta señala “la paciente manifiesta pánico a ser agredida o asesinada, ella o sus hijos, por lo que presenta gran estado de agitación, llanto e hiperventilación”. “Se presenta muy nerviosa, angustiada y llorosa y manifiesta su miedo ante la posibilidad de que su marido pueda hacerle algo a los niños ya que en ocasiones anteriores ya le había amenazado con ello”.

El informe médico recoge que la víctima sufre maltrato psicológico continuado desde 2016. Al principio los episodios se producían cuando su marido seencontraba bajo los efectos del alcohol, de noche y cuando estaban solos, pero posteriormente se fueron haciendo más intensos, también por el día, estando sobrio y delante de otras personas. Su relato concreta que desde el inicio de la convivencia, su marido la ha insultado, gritado y amenazado con matarla. También refiere que le ha obligado a mantener relaciones sexuales sin su consentimiento.

La víctima estuvo 15 horas en las urgencias del madriñelo hospital de La Princesa, hasta donde fue trasladada por el Samur. Hasta siete profesionales sanitarios la atendieron pero no lograron calmarla y estabilizarla después de recibir el auto de la Audiencia de Madrid que revocaba la orden de protección. Esta medida se la había concedido tras la segunda denuncia presentada y con un informe policial de valoración de riesgo extremo, una valoración extraordinaria. En el mes de agosto solo hay 8 de 56.000 mujeres del sistema Viogen en esa situación, es decir, el 0,01 de las víctimas con algún tipo de seguimiento policial. En su auto, esta jueza afirma que la medida de la protección es proporcionada, el riesgo objetivo y ve indicios de delitos de amenazas, coacciones y hostigamiento.

La jueza Parera detalla que el acusado reconoció que le había dicho expresiones como “que continúe el entierro” y “te espera a ti y a tu padre el sábado una sorpresita”. Y que cuando se producen situaciones de conflicto el marido se lleva a uno de los bebés y se encierra en el dormitorio. Además, califica de acoso, coacción y hostigamento hacia su mujer el haberla dejado sin medios económicos al retirarle la tarjeta bancaria, impedirle el uso del coche y contratar a vigilantes de seguridad y metérlos dentro del propio domicilio ara controlarla.

Los guardas jurados se instalaban en el salón de forma “intrusiva e invasiva” y incluso acuden detrás de la mujer al dormitorio de los bebés cuando lloran, según el auto. La jueza, que alude a la vulnerabilidad de la víctima, impone al denunciado unaorden de alejamiento de 500 metros. Otorga a la madre la custodia de los hijos y el uso del domicilio y al padre le concede un régimen de visitas. Él recurrió y laAudiencia Provincial le dio la razón al no encontrar indicios de delito.

El juez Francisco Martínez Derqui asegura que “se trata de una conversación privada que se ha grabado indebidamente, una conversación fuera de mi actuación jurisdiccional, que se produce en un espacio cerrado y que se está haciendo un uso indebido de ella”.

https://informalia.eleconomista.es/informalia/actualidad/noticias/9429376/10/18/Un-juez-llama-hija-de-puta-a-la-modelo-Maria-Sanjuan-victima-de-violencia-machista.html

 

 

 

Aragón reservará el 1% de las ofertas públicas de empleo para personas transexuales y víctimas de violencia de género

 

Dicen exigir derechos e igualdad pero lo único que defienden son prebendas y privilegios a costa de los derechos e igualdad de los demás.

Por supuesto todo ello a costa del erario público.

Como bien dijo Orwell, todos somos iguales pero unos más iguales que otros.

-o-o-o-o-

Aragón reservará el 1% de las ofertas públicas de empleo para personas transexuales y víctimas de violencia de género

Manifestación del Día del orgullo gay en Zaragoza. Oliver Duch

Estos cupos se unen a los que ya están vigentes para personas con discapacidad y víctimas de terrorismo

B. Travesí – Zaragoza – 01/10/2018

Las personas transexuales y las víctimas de violencia de género van a tener en breve el mismo tratamiento en las ofertas públicas de empleo (OPE) que convoquen las diferentes administraciones públicas de Aragón que tienen ahora las personas con alguna discapacidad y las víctimas -y familiares de víctimas- de terrorismo.

Ambos colectivos tendrán derecho a reserva de plazas en las convocatorias de empleo público.

Este cupo será, como mínimo, del 1% en ambos casos, según queda recogido en la ley de Identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación -conocida como ‘ley trans’- y en la de Igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

Las dos normas han sido aprobadas recientemente, pero falta que se elaboren los reglamentos para que puedan desarrollarse y aplicarse.

En el caso de la que regula la identidad y no discriminación de las personas transgénero, que es pionera en la legislación española, fue fruto del acuerdo alcanzado entre los partidos políticos y los colectivosLGTBI -lesbianas, gais, bisexuales y transgénero-.

Trata de recoger en su articulado la mejor forma de abordar íntegramente los problemas que este colectivo sufre en diferentes ámbitos como el laboral, educativo, social, familiar, sanitario, juventud y personas mayores, de ocio, cultura y deporte, cooperación internacional, comunicación, cuerpos y fuerzas de seguridad, entre otros.

Tras su aprobación, y a falta de que el reglamento que desarrolle su puesta en marcha vea la luz, CC. OO. consideró que la reserva de plazas fijada, no inferior al 1%, es “insuficiente y mejorable”, por lo que ya avanzó que en los sectores de las administraciones aragonesas en los que el sindicato esté presente -local, autonómica, justicia, sanidad y educación-, plantearán que se aumente ese porcentaje.

“Hay que dar mayor visibilidad al colectivo y facilitar de este modo una mejor inclusión laboral lo que a su vez contribuye a una participación igualitaria en la sociedad”, explicó en su momento en una nota de prensa.

Estas dos nuevas reservas de plazas en las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) de las diferentes administraciones públicas de Aragón vienen a sumarse a las que ya están vigentes para personas con discapacidad y víctimas y familiares de víctimas del terrorismo.

Para el primer caso, la legislación autonómica contempla un cupo del 7%, de que el 2% debe ser reservado específicamente para discapacitados intelectuales; en el segundo, regulado en la ley estatal de protección a las víctimas de terrorismo, el cupo de reserva es del 1% de las plazas que se oferten.

Francisco José González, secretario general de Administración Autonómica de C. OO., ha explicado este lunes que estos cupos se aprueban para fomentar y facilitar la inserción laboral de los colectivos más vulnerables, aquellos que a priori tienen más dificultades para encontrar empleo.

“Debe haber cupos”, afirma. “Es una manera de estimular que se presenten a las OPE -recuerda-. Aunque ni siquiera con reserva de plazas hay garantías de que vayan a inscribirse. En muchas ocasiones, los puestos quedan vacantes y se suman a las plazas que se ofertan en el turno libre”.

Para el representante de CC. OO. es una cuestión de coherencia. “Las administraciones deben dar ejemplo -afirma-. Si aprobamos leyes contra la discriminación y a favor de la integración social y laboral y luego no la fomentamos estaríamos dando un mensaje muy contradictorio”.

Por otra parte, considera que con estas medidas se hace un llamamiento a la empresa privada para que “haga un esfuerzo” e integre también en sus plantillas a ciudadanos pertenecientes a estos colectivos.

Desde el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón se ha avanzado este lunes que el desarrollo normativo de ambas leyes va a buen ritmo y que, en todo caso, los reglamentos estarán antes de que finalice la legislatura.

Natalia Salvo, directora general del Instituto Aragonés de la Mujer (IAM), a explicado que la razón por la que las Cortes de Aragón, que aprobaron ambas leyes, contemplaron la necesidad de que hubiera cupos en las ofertas públicas de empleo de la Comunidad para estos colectivos es porque se consideran “especialmente vulnerables”. “En el caso de la violencia de género -ha apuntado-, se ha intentado que las situaciones se asemejen a las de las víctimas de terrorismo”.

https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2018/10/01/aragon-reservara-las-plazas-oposiciones-empleo-publico-para-transexuales-victimas-violencia-genero-1269255-300.html

 

Ofensiva judicial contra el abogado que ataca al juez del ‘caso Cursach’

 

La mafia judicial no tolera que nadie levante sus alfombras ni abra sus armarios.

El afectado ya avisó que se temía lo peor.

-o-o-o-o-o-

Ofensiva judicial contra el abogado que ataca al juez del ‘caso Cursach’

Una de las manifestaciones convocadas por el abogado Vicente Campaner. J. SERRA

EDUARDO COLOM – Palma – 6 MAR. 2018

La Justicia balear actúa contra Vicente Campaner, alias Coco, el abogado que encabeza una campaña de denuncia alentada desde el entorno de Bartolomé Cursach por la que se ha llegado a calificar de «corruptos y delincuentes» al juez, al fiscal y a los policías nacionales que investigan al conocido empresario de la noche mallorquina, encarcelado preventivamente desde hace un año investigado por un rosario de presuntos delitos.

Campaner ha liderado hasta el momento tres manifestaciones para pregonar que el juez instructor del caso Cursach, Manuel Penalva, y el fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán, a quienes acusa abiertamente de prevaricar y tomar decisiones injustas a sabiendas, se habrían estado basando en falsedades y en declaraciones de testigos a la carta para encarcelar a Cursach y a otros policías locales investigados por haber sido presuntamente sobornados por el empresario.

Por ello ha dirigido una batería de denuncias y querellas en las que pide al Tribunal Superior de Justicia de Baleares (el órgano competente debido al aforamiento del juez) que procese al juez que lleva más de tres años al frente de la instrucción judicial en la que se examinan las actividades de Cursach. Hasta el momento todas han sido rechazadas. La última, ayer. La Sala Civil y Penal del TSJB desestima la querella que Campaner interpuso contra Penalva y Subirán en la que les acusaba de prevaricación y encubrimiento de una testigo de la causa, la madame de un club de alterne que implicó al ex presidente del PP de Palma José María Rodríguez en supuestas orgías pagadas por Cursach. Según Campaner, la testigo mentía con la aquiescencia y la protección del juez. Tras revisar el caso, el TSJB desecha por completo estas acusaciones y considera que no existen indicios para atribuir al magistrado instructor del caso Cursach esos delitos. Considera que no ha habido infracción de ley, ni dolosa ni imprudente y avala la actuación del juez instructor. Además, envía unas manifestaciones de Campaner a otro Juzgado para que determine si cometió un delito de calumnias contra otros magistrados del TSJB al atacar el archivo de una de sus denuncias anteriores.

No es el único frente que se le abre a este letrado que, aunque asistió puntualmente a Cursach en el pleito penitenciario por el que se anuló su traslado a la cárcel de Alicante, insiste en decir que actúa como ciudadano indignado ante la injusticia y no como abogado del influyente empresario de la noche.

Ayer mismo, el juez Florit, quien sustituye a Penalva en la causa mientras se decide un incidente de recusación presentado por la mayoría de investigados para apartarle del caso, un incidente que hoy será analizado por la Audiencia, decidió abrir otra investigación contra Campaner por posible obstrucción a la Justicia. Lo hace después de que un testigo protegido de la Fiscalía, Francisco Fernández Cortés, alias El Ico, se ratificara el pasado viernes en sus denuncias y, según refleja el juez Florit, «denunciara presuntas coacciones».

El Ico, hijo de La Paca, la matriarca del narcopoblado de Son Banya, declaró en septiembre del año pasado que Campaner le había citado en un bar para decirle que debía salir de la causa y que le iban a ayudar. Siempre según El Ico, le reiteró entonces que le podía ayudar económicamente, sin precisar cantidad alguna. Campaner replicó ayer que «hay un juez que se llama tiempo que pone a todo el mundo en su lugar».

http://www.elmundo.es/baleares/2018/03/06/5a9e37b3e5fdeac4258b4576.html

La huelga de las periodistas millonarias

 

Un poco de sentido común para contrarrestar las mentiras de las feminazis.

-o-o-o-o-

La huelga de las periodistas millonarias

Ana Pastor | La Sexta

Cristina Losada / 2018-03-05

Cuando una huelga no es una huelga, pasan cosas como ésta. Pasa que un manifiesto titulado Las periodistas paramos en apoyo a la “huelga general feminista” convocada para el 8 de marzo lo firman periodistas estrella de los medios de comunicación españoles, tal y como si padecieran ellas mismas las condiciones salariales y laborales que denuncian. Esa pretensión de montar, bajo la bandera feminista, un frente común con mujeres que no tienen ningún problema de precariedad, inseguridad laboral o brecha salarial y con mujeres que sí tienen todos esos problemas muestra hasta qué punto esta “huelga feminista” pervierte el sentido y el significado de lo que es una huelga.

Nada tienen que ver las situaciones de unas y otras. Las periodistas que ganan mucho dinero haciendo programas de éxito en la tele o con sus propias productoras pueden decir lo que quieran y sumarse a lo que les parezca. Y no seré yo quien les eche en cara cuánto ganan. Pero que no nos llamen a la huelga a las demás como si compartieran nuestros problemas, porque no los comparten. Que esas periodistas estrella convoquen a la huelga es casi tan absurdo como que los empresarios llamen a la huelga a los trabajadores. Esto del 8 de marzo, lo he dicho desde el principio, no es propiamente una huelga. Pero como va de huelga y la fundamentan en reclamaciones relacionadas con las condiciones de trabajo, hay que decirlo: es una tomadura de pelo.

El manifiesto de las periodistas insta a “todas las compañeras” a que se sumen a la movilización. ¿Compañeras? Qué me dicen. Yo no veo más que diferencias. Diferencias en los sueldos, diferencias en los contratos, diferencias a la hora de conciliar vida profesional y laboral. No somos “compañeras” quienes tenemos tan diferentes, y cada vez más divergentes, condiciones de trabajo y, por tanto, de vida. No digo que sean las periodistas estrella las responsables de esas diferencias o las únicas responsables; digo que no estamos en pie de igualdad, y que la apelación al género no puede ni debe ocultarlo. No se puede estar a los dos lados de la barricada: en el club de los privilegiados y en la movilización de género, tan a la moda, tan progre y tan tal.

Es muy significativo que el manifiesto de las periodistas mencione la precariedad, la inseguridad laboral y la brecha salarial que existirían en el sector por razón de género. Es significativo porque sólo aluden a la razón de género y a ninguna otra. No hay absolutamente ninguna mención a la brecha salarial sin razón de género que existe en el periodismo español, cuando resulta que esa brecha, que afecta tanto a mujeres como a hombres, es la más sangrante. ¿A qué viene ese intento de hacer ver que todas las periodistas, por ser mujeres, estamos en el mismo barco en cuanto a condiciones de trabajo, cuando no lo estamos ni por aproximación?

La raíz de la falacia está en un feminismo radical para el que no existe más que el género. Para ese feminismo, la mujer, por decirlo al modo marxista, es una clase oprimida por una clase dominante: el hombre. Andando por esa estrecha vía, se llega a incongruencias como una huelga en la que harían causa común patronas y obreras, empresarias y trabajadoras, vacas sagradas del periodismo y redactoras que cobran cuatro perras. Ya puestos, está más cerca de la realidad el viejo relato marxista de la lucha de clases que ése de la guerra de sexos. La huelga de género no es ningún género de huelga. Es un acto de propaganda del feminismo radical.

 

https://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/la-huelga-de-las-periodistas-millonarias-84556/

 

Los colectivos feministas denunciarán a los jueces que no traten “con garantías” a las víctimas de maltrato

 

Continúa la persecución del disidente/opositor por parte de las feminazis.

Su negocio se resiente y braman contra quien pone en peligro su modo de vida: la industria del maltrato.

Las mentiras feminazis se tambalean y han de ser sostenidas por la fuerza ya que la lógica y las pruebas las refutan.

No pueden tolerar que las estadísticas judiciales contraríen sus mentiras. Los datos no pueden obstaculizar su credo.

Insisten en conculcar la igualdad ante la ley y la presunción de inocencia.

Para las feminazis la palabra de una mujer es verdad absoluta dado que las mujeres nunca mienten. Les resultan innecesarias las pruebas, documentación, testigos, investigación policial, instrucción judicial, juicio, fiscal y juez. Les basta con creer a la “víctima” y no necesitan otra “prueba” que la palabra de la mujer.

Exigen más adoctrinamiento a jueces y fiscales (impartido por ellas) y la eliminación de quien les lleve la contraria a sus disparates y mentiras.

Pero se enfadan cuando las llamamos feminazis.

-o-o-o-o-

Los colectivos feministas denunciarán a los jueces que no traten “con garantías” a las víctimas de maltrato

Isabel López de la Torre muestra su denuncia durante la rueda de prensa. EFE

OLGA R. SANMARTÍN – Madrid -12 FEB. 2018

Presentarán quejas al CGPJ sobre casos concretos porque “no puede haber tantas mujeres que no se sientan creídas en los juzgados”

La primera es la de una víctima que ha denunciado a la jueza que llevó su caso y la imputó: “Pasé del maltrato en casa al maltrato judicial”

Las asociaciones feministas han decidido presentar quejas al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre casos concretos en los que los jueces no estén dando un “trato” adecuado a las víctimas de violencia de género. Después de estar durante años recibiendo denuncias de mujeres que se ven “maltratadas judicialmente”, van a recopilar uno a uno todos los ejemplos y van a ir dando cuenta de ellos al máximo órgano de gobierno de los jueces.

Así lo han anunciado este lunes en rueda de prensa las representantes de seis organizaciones (la Federación de Mujeres Progresistas, la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, la Fundación Mujeres, la Asociación de Mujeres Juristas Themis, la Asociación Mujeres Opañel y la Comisión de Investigación Malos Tratos), que se han dirigido posteriormente a la sede del CGPJ para poner las dos primeras quejas.

La primera alude al caso de Isabel López de la Torre, que fue a denunciar a su pareja por malos tratos y salió imputada ella misma porque él la denunció también. Finalmente ha sido absuelta y él ha sido condenado a dos años y nueve meses de prisión, pero la niña de ambos sigue disfrutando del régimen de visitas. “Me he sentido tratada como si fuera una delincuente. El sistema te castiga por denunciar. Él me pegó con un palo de bambú por todo el cuerpo y me tiró al suelo y me intentó estrangular. Llegué al juzgando destrozada y suplicando ayuda, con moratones por todo el cuerpo. Pero él me puso una denuncia por tres arañazos que no le había hecho y apenas me dejaron hablar. Me convertí en la acusada. Pasé del maltrato en casa al maltrato judicial. Salí de ese juzgado imputada”, ha relatado, antes de ir a denunciar a la jueza que llevó su caso.

En la queja presentada ante la Comisión del Régimen Disciplinario Judicial del CGPJ, ante el Observatorio contra la Violencia de Género del mismo organismo y ante el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, las firmantes sostienen que, entre otras cosas, María Jesús López Chacón, titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Arganda del Rey (Madrid), expresó ante varios testigos: “Yo no digo que el caso de Isabel sea una denuncia falsa, pero las denuncias falsas existen y yo tengo un primo al que su mujer le ha puesto una denuncia falsa y yo y toda la familia lo estamos pasando fatal”.

“No es un hecho aislado”

En el escrito censuran “la ausencia de independencia judicial” y “los prejuicios” de la juez e insisten en que este tipo de comportamientos “representan una efectiva medida disuasoria a la hora de armarse la mujer de valor para denunciar”.

“No se trata de un hecho aislado, sino excesivamente frecuente, como pretenderemos demostrar, con las sucesivas denuncias que iremos haciendo llegar al CGPJ y a los respectivos observatorios, y todo ello para evitar que con nuestro silencio nos hagamos cómplices de una conducta inadmisible, sobre todo cuando, como en este caso, las mujeres acuden en demanda de protección y justicia ante los juzgados”, recalcan.

Y piden que “se tomen las medidas correspondientes con el fin de apartar de los juzgados de violencia de género y de los de familia a jueces y juezas que adolecen de prejuicios contra la mujer”.

La segunda queja la realizan contra el juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 y de Violencia sobre la Mujer de Sagunto (Valencia), Julián González, por sus “actitudes arrogantes y autoritarias”, “faltas de respeto y consideración” y “nula empatía”. Hasta 22 asociaciones feministas firman un escrito que señala que, “desde hace tiempo, mujeres que han sido parte en procedimientos de violencia de género y de derecho de familia seguidos ante este juzgado nos han manifestado su malestar por el trato que les ha dispensado su titular”.

Sostienen que el Área de Igualdad del Ayuntamiento de Sagunto “también” les ha confirmado que ha recibido quejas de mujeres en el mismo sentido. “Además, nos han informado de que nunca ha mostrado interés ni participación en las reuniones de coordinación para la protección y atención a las víctimas, a pesar de haber sido invitado”.

El juez, que fue director general de Justicia de la Generalitat Valenciana con el PP, ha negado las acusaciones y ha afirmado no haber tenido quejas del Ayuntamiento de Sagunto en sus 12 años de ejercicio en la localidad.

Las firmantes piden al CGPJ que “proceda a advertir a este juez sobre la necesidad de modificar estas actitudes, impropìas de un órgano judicial, apercibiéndole de sanción y obligándole a participar en cursos de formación específica” sobre igualdad de género.

Falta de formación

“Tenemos que tomar medidas. No puede haber tantas mujeres que no se sientan creídas en los juzgados”, ha expresado durante la rueda de prensa Marisa Soleto, directora de la Fundación Mujeres.

Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, ha explicado que esta forma de actuación es novedosa porque, hasta ahora, agrupaban todas las quejas y se las trasmitían al CGPJ de forma general, cuando se reunían con sus miembros para evaluar el seguimiento de la Ley Integral contra la Violencia de Género. “Desde ahora, cada vez que tengamos un caso, daremos traslado por escrito con quejas documentadas y casos concretos. Se insiste en que las víctimas deben denunciar, pero luego no reciben la respuesta esperada por parte de las instituciones”.

Además del “maltrato judicial” -entendido como “prejuicios que ponen en duda la credibilidad de su testimonio” y “falta de garantías y de buen trato” que provocan una “víctimización secundaria”-, han enumerado otras “deficiencias” con las que se han encontrado, como el hecho de que los juzgados denieguen el 75% de las órdenes de protección que se reclaman, no se haga una valoración efectiva de los riesgos o no se repare el daño causado.

Atribuyen todo ello a una “mala formación de los operadores judiciales”, incluso en los juzgados específicos. “Se nos dice que hacen un curso online de 16 horas, pero esa formación no habilita para tomar decisiones de tal envergadura”, expresa Amalia Fernández, presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis. “¿Y qué ocurre cuando la víctima acude a declarar? Que el juez le dice: ‘Por favor, señora, al grano, céntrese en el delito. Y la víctima se bloquea, porque no se puede encorsetar su dolor a un hecho concreto”.

 

http://www.elmundo.es/espana/2018/02/12/5a818d1646163f29638b4588.html

 

“Hay una crisis de la masculinidad porque se culpa a los hombres por el mero hecho de serlo”

 

Una entrevista de Cayetana Álvarez de Toledo – Jordan B. Peterson

“Hay una crisis de la masculinidad porque se culpa a los hombres por el mero hecho de serlo”

EFE

12 febrero 2018

Lo llaman “el intelectual más odiado por la izquierda”, pero es mucho más que eso. Este psicólogo clínico canadiense se ha convertido en una figura de culto entre los ‘millenials’, sobre todo masculinos. Su reciente libro, ‘Doce reglas para la vida’, es un tratado de la responsabilidad frente a la cultura del victimismo. Y arrasa en ventas.

Dalí dijo que “los crustáceos son duros por fuera y blandos por dentro; o sea, lo contrario de los hombres”. Usted también compara a los hombres con las langostas.

La izquierda posmoderna y sus guerreras feministas han logrado imponer la idea de que la jerarquía es una construcción social del malvado y corrupto patriarcado occidental. Sepultan la biología bajo su ideología. Niegan la naturaleza para culpar al varón. Es absurdo. Sus ideas no tienen base fáctica alguna. La Biología evolutiva y la Neurociencia demuestran que las jerarquías son increíblemente antiguas. Más que los árboles.

Tanto como las langostas.

Para una langosta, un dinosaurio es un nuevo rico que llegó y, puf, desapareció. Ya hace 350 millones de años las langostas vivían en jerarquías. Su sistema nervioso hace que aspiren a un estatus elevado. Los machos tratan de controlar el territorio y las hembras de seducir a los machos más fuertes y exitosos. Es una estrategia inteligente, que utilizan las hembras de distintas especies, incluida la humana.

Somos blandas por fuera y duras por dentro…

¿Son machistas las langostas? Existe un hilo de continuidad entre las estructuras sociales de los animales y los humanos. Nuestro cerebro tiene un mecanismo que opera a base de serotonina: cuanto más elevada nuestra posición en el grupo, emociones más positivas. Las langostas tienen el mismo mecanismo. Pruebe a darle un Prozac a una langosta deprimida por una derrota: se pondrá como Clint Eastwood y volverá a la pelea.

¿De dónde viene la idea de la jerarquía como pura construcción social?

En parte, del pensamiento de la Ilustración. A muchos intelectuales y filósofos les cuesta asumir las lecciones de la Biología evolutiva: descubrir lo mucho que tenemos en común con los animales, que no todo es cultura o razón… Les escandaliza profundamente. Y se entiende. La revelación de que un antidepresivo funciona a lo largo de la cadena evolutiva sacude nuestra visión del hombre.

Usted señala sobre todo a la izquierda.

La izquierda en general considera que las jerarquías son malas. Es normal: las jerarquías producen ganadores y perdedores. Y ser un perdedor o convivir con perdedores -gente que lucha pero malvive- es existencialmente doloroso. Además está demostrado que el exceso de desigualdad genera sociedades inestables. La izquierda tiene derecho a preocuparse. A lo que no tiene derecho -porque es científicamente falso- es a culpar de la desigualdad al capitalismo, a Occidente o al presunto patriarcado. Ocurre también con la riqueza. Dicen: es injusto que la riqueza se distribuya de forma desproporcionada y que pocas personas acumulen la mayor parte.

Lo cual es verdad.

Pero no es culpa de nadie. Es un fenómeno enraizado en la naturaleza: los que más tienen, más acumulan. Se ve en el tamaño de las ciudades. En las masas de estrellas. En la altura de árboles. Ahora hay unos señores que se hacen llamar “econofísicos”. Estudian la Economía a partir de las leyes de la Física. Y han descubierto cosas fascinantes: las mismas leyes que rigen la distribución del gas en el vacío rigen la distribución del dinero en la economía. El problema de la desigualdad no tiene una explicación simple. Las cosas son complejas. Y la izquierda debe asumir esa complejidad y, a partir de ahí, iniciar una profunda renovación intelectual. La izquierda de hoy es tan previsible. Está tan obsesionada con la identidad, la raza, el género, la victimización… Lleva más de 30 años de retraso intelectual…

Desde que Derrida dijo: la verdad no existe, todo es interpretación.

La constatación del fracaso del comunismo, de su criminalidad estructural, fue un shock para la izquierda.

Archipiélago Gulag es su libro de cabecera.

Sí, después de Solzhenitsyn ni los más dogmáticos, ¡ni los intelectuales franceses!, pudieron seguir justificando el comunismo. ¿Qué hicieron entonces Derrida y los posmodernos? Una maniobra tramposa y brillante. Sustituyeron el foco del debate: de la lucha de clases a la lucha de identidades.

En la que seguimos enredados.

La premisa de los posmodernos era correcta: el mundo está sujeto a un número infinito de interpretaciones. Pero variedad no denota viabilidad. Lo corroboran a diario la Psicología del desarrollo, la Biología evolutiva, la teoría del juego, el estudio comparado de humanos y animales… hay infinitas interpretaciones potenciales, pero muy pocas interpretaciones viables.

Un ejemplo.

Vaya al Smithsonian Museum en Washington. Verá expuestos cientos de esqueletos de mamíferos. Son todos increíblemente parecidos. Las extremidades varían de longitud, pero el plan básico del cuerpo no ha variado. Lleva así decenas de millones de años porque no hay tantas configuraciones que funcionen. Y cuando una funciona, se conserva. Lo mismo ocurre con la jerarquía: es la solución evolutiva al problema de que muchos elementos del mismo tipo de una cosa convivan en un mismo lugar. Y hasta ahora no hemos dado con una alternativa. Si los posmodernos tuvieran razón, habría cientos de formas distintas de organizarse socialmente. Y no las hay.

¿Y qué sentido tiene negar la naturaleza?

Los posmodernos son tercamente ideológicos: fijan un axioma, que puede ser válido, y luego lo aplican indiscriminadamente hasta invalidarlo. Foucault, por ejemplo: todo lo explica en función del poder. No acepta la multicausalidad. El sexo, el hambre, el calor, estatus, el juego, la exploración, la esperanza, el dolor… También influyen.

Pero insisto: ¿por qué negar la biología?

Por política. En el fondo, la obsesión de los posmodernos con el poder y las relaciones de dominio refleja sus ansias de poder y su afán de dominio. Niegan la biología porque la biología desmiente su idea de que las personas son de plastilina. Y ellos las quieren de plastilina para poder moldearlas. La existencia de la naturaleza imposibilita la ingeniería social.

Se intentó en el Siglo XX.

Auschwitz. El Gulag. No podemos percibir el mundo sin una jerarquía ética. Lo demuestran la Psicología y la Biología, y lo saben hasta los ateos. Necesitamos un orden. Sin orden se impone el vacío ético y moral. El relativismo absoluto. El caos.

Hablemos del caos. Sus vídeos y conferencias arrasan entre adolescentes ymillenials, sobre todo varones. ¿Por qué?

Hay una crisis de la masculinidad. La “tóxica masculinidad”, dicen las feministas. Los chicos reciben de la sociedad moderna un mensaje devastador y paralizante. Primero, se les recrimina su agresividad, cuando es innata y esencial a su deseo de competir, de ganar, de ser activamente virtuosos. Luego se les dice que la sociedad es una tiranía falocéntrica corrupta de la que ellos, por supuesto, son culpables de origen por el mero hecho de ser hombres. Y finalmente se les advierte: «No se os ocurra intentar prosperar o avanzar, porque entonces además de culpables seréis cómplices activos de la tiranía feminicida». El resultado es que muchos varones, sobre todo jóvenes, tienen la moral por los suelos. Están empantanados, perdidos. No tienen rumbo ni objetivos.

Usted insiste en la diferencia entre poder y competencia.

Es esencial. Lo peor que han hecho los posmodernos es propagar la confusión entre poder y competencia, aptitud, habilidad. Las jerarquías no son de dominación sino de competencia. Lea la luminosa obra de Frans de Waal. Los chimpancés tiránicos acaban muy mal: destrozados a pedazos. Los chimpancés más exitosos -también sexualmente- son los que interactúan mejor. Los que hacen amigos y tratan bien a las hembras. La competencia es más eficaz que el poder puro y duro.

El periodista Andrew Sullivan asegura que las relaciones gays son tan “agresivas” como las relaciones heterosexuales. Niega que exista una voluntad de dominio específica del hombre sobre la mujer y advierte contra la idea de guerra de sexos por falsa y peligrosa.

Sólo los hombres débiles intentan dominar a las mujeres. Otra lectura imprescindible: Machos demoníacos, de Richard Wrangham. Hay tres géneros de orangutanes: las hembras; los machos dominantes, que cautivan a todas las hembras; y los machos débiles, que morfológicamente parecen adolescentes y que, como no logran aparearse, recurren a la violación. ¡Violan! La lección es evidente: sólo los perdedores recurren al poder para obtener más sexo del que, necesitándolo, pueden alcanzar.

¿Y qué pasa con los perdedores que aun así fracasan en sus propósitos?

Para eso existe la monogamia, que está enraizada en la biología y reafirmada culturalmente. Para evitar que los hombres rechazados acaben desarrollando conductas antisociales. En las relaciones humanas también funciona el patrón de distribución de Pareto: pocos hombres acaparan buena parte de las oportunidades sexuales. Esto es malo para los chicos que no ligan, claro. Pero tampoco es bueno para las chicas. Se ve en los campus universitarios americanos más progres, donde en los últimos años se ha producido una caída notable en el número de estudiantes varones precisamente por la presión ideológica. Las probabilidades que tiene una chica de trabar algo parecido a una relación estable son ínfimas. Alguno pensará: “¡Qué suerte para los chicos, el sueño de todo adolescente!” Falso. Porque las relaciones de pareja se convierten en una secuencia infinita de ligues de una noche sin continuidad ni perspectiva ni utilidad en el medio o largo plazo. Es un juego degenerativo, que devalúa a los participantes de ambos lados.

Usted denuncia el “intento de feminizar a los hombres”.

Hemos pasado de intentar convertir a las mujeres en hombres a intentar convertir a los hombres en mujeres. Y eso no conviene a ninguno de los dos sexos. Tampoco a las mujeres. Las mujeres tienen tanto interés como los hombres en acabar con la crisis de la masculinidad.

Explíquelo.

Una mujer sensata no quiere un párvulo como pareja. Quiere un hombre. Y si es lista y competente, quiere un hombre incluso más listo y más competente que ella.

Veo ya a las feministas radicales rasgándose las túnicas.

Las feministas radicales se equivocan ¡radicalmente! No distinguen entre un hombre competente y un déspota. Su pánico cerval a cualquier exhibición de habilidad masculina es revelador de una pésima experiencia personal. Dicen: “¡Arranquemos a los hombres sus garras y sus colmillos! ¡Socialicémoslos! ¡Hagámoslos blandos, flácidos y femeninos, porque así no podrán hacernos más daño!” Es una manera patológica de contemplar el mundo y las relaciones humanas. Y es también un grave error estratégico. Porque cuando anulas a un hombre, aumentas su amargura y su resentimiento. Lo conviertes en un ser inepto, atormentado, carente de sentido. Y las vidas sin sentido son desdichadas. Y el hombre anulado se enfada. Y entonces sí se vuelve agresivo. El despotismo de los débiles es mucho más peligroso que el despotismo de los fuertes.

Usted vincula la crisis de la masculinidad con el auge de la extrema derecha.

Cuando las únicas virtudes sociales son lo fofo e inofensivo, la dureza y la dominación se vuelven fascinantes. Mire el fenómeno de Cincuenta sombras de Grey. Seis meses estuve riéndome cuando se publicó. Pensé: ¡Qué apropiado! La cultura entera arde en exigencias de que el hombre envaine las armas y el libro más vendido de la historia es una fantasía sadomasoquista. Es extraordinario. Freud estaría a la vez horrorizado y exultante.

¿Y las consecuencias políticas?

Son evidentes. No sé si se enteró del escándalo que provocó mi oposición a la ley C-16.

Sí.

La ley impone el uso de pronombres neutros para transexuales. En lugar de él,ella o ellos, palabras como ze, hir o zir. Yo dije, y repito, que no voy a usar esos términos. Primero, porque la imposición de palabras por ley es inaceptable y no tiene precedentes. Y, segundo, porque son neologismos creados por los neomarxistas para controlar el terreno semántico. Y no hay que ceder nunca el terreno semántico porque si lo haces, has perdido. Ahora, imagine que ya hubiésemos cedido. Que hubiésemos aceptado que una persona se define por su identidad colectiva, por cualquiera de sus fragmentos: género, raza, etnia, el que sea. ¿Qué pasaría? La narrativa opresor-oprimido se habría impuesto. Y los radicales de derechas dirían: “Vale, vamos a jugar el juego de la izquierda. Eso sí, nosotros no vamos a ser los culpables perdedores. Nosotros vamos a ser híperagresivos y vamos a ganar”. Y entonces sí entraríamos en una lucha identitaria. En una guerra de sexos. En la polarización total.

Está ocurriendo.

La izquierda cree que puede ganar arrojando toneladas de culpa sobre los presuntos opresores. Quizá lo consiga, pero yo no apostaría mi dinero.

Hablemos ahora de las mujeres. Me da la impresión de que existe una brecha entre el discurso de las élites feministas -actrices, políticas ¡y políticos!- y las mujeres de verdad.

Claro que hay una brecha. Abismal.

¿Qué quieren de verdad las mujeres de verdad?

Lo mismo que querrían los hombres si los hombres fuesen los que paren: desplegar todo su potencial y competencia, pero también tener bebés.

¿En qué proporción?

A los 19 años, las mujeres anteponen su carrera a la familia. A los 28, ya no tanto. Es una realidad de la que nadie habla. Salvo algunas mujeres de 37 a 40 años que han desaprovechado la ventana de oportunidad reproductiva y se sienten infelices.

Bastaría con que los hombres ayudasen más con los niños.

Los hombres están peor configurados que las mujeres para el cuidado de niños de menos de dos años. Esto es así. Podemos aleccionarlos. Pero, ojo: también hay mujeres -inteligentes, fuertes, formadas- que libremente deciden ser ellas las que cuidan de los niños. Lo hacen porque quieren, no porque nadie se lo imponga. Y esa decisión les lleva a tomar otra, previa. Cada hijo exige unos tres años de intensa dedicación. Es mucho tiempo. Y para una madre, causa objetiva de vulnerabilidad. ¿Qué hacen entonces las mujeres? Practican la hipergamia: buscan pareja en el mismo o superior nivel competencial que ellas. Hablemos claro: de igual o más capacidad socioeconómica que ellas. Esto ocurre en todas las culturas. Es una de las revelaciones más notables de la Biología y la Psicología evolutivas. Y en el caso de las mujeres hípercompetentes, es un problema. Cuanto más alto el coeficiente intelectual de una mujer, más baja la probabilidad de que encuentre una pareja estable.

Los hombres no se atreven…

… Ni a invitarlas a salir. He trabajado durante décadas con abogadas altamente cualificadas. Me contrataban para mejorar su productividad laboral y sus relaciones afectivas. Sus vidas. Lo tenían durísimo para encontrar pareja. Fíjese en este dato del Pew Research Centre. En los últimos 15 años, el interés de las mujeres por el matrimonio ha subido muchísimo. En cambio el de los hombres se ha desplomado. Una pésima combinación.

Quiero preguntarle por la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Para empezar, es menor de lo que dicen. Los que hacen las estadísticas suelen confundir la media y la mediana. Y la media se desfigura por la existencia de un segmento ínfimo de billonarios, que en su mayoría son hombres.

Bien. Pero existe.

Sí. Lo que no existe es lo que llaman la brecha salarial “de género”. Es decir, una brecha fruto de un prejuicio machista. Para que el argumento feminista funcione habría que asumir que el empresariado mundial es masoquista, tonto, suicida: “¡Ajá! Les pagamos menos y también las contratamos menos”. Es absurdo. La realidad es que la diferencia salarial tiene unas 20 causas, de las que apenas una sería atribuible al prejuicio.

¿Cuáles son esas causas?

La edad es una. La personalidad es otra, muy importante. Y la más importante son los intereses. Un dato contracorriente: las mujeres solteras de menos de 30 años cobran más que los hombres en esa misma franja de edad. La personalidad: las personas agradables cobran menos que las personas desagradables. Les cuesta más pedir un aumento de sueldo. Triste pero cierto. Y resulta que, de media, las mujeres son más agradables que los hombres. Dato científico, eh. Esto produce un ligero sesgo a favor de los hombres, que no es fruto de ningún prejuicio machista; si acaso es una injusticia con las personas amables del sexo que sean. Finalmente, los intereses: a los hombres les interesan más las cosas y a las mujeres, las personas. Y las profesiones relacionadas con las cosas están mejor pagadas que las profesiones relacionadas con las personas. Ingeniero y enfermera. Banquero y maestra.

Las mujeres holandesas son las que más trabajan a tiempo parcial. Y eso a pesar de una intensa política de incentivos para que lo hagan a tiempo completo. Parece que les gusta.

Es su elección. Incluso para mujeres que no tienen hijos ni quieren tenerlos. Pero nadie lo dice. Unos por ideología. Otros por miedo.

¿Miedo? Se refiere a los sectores liberales y conservadores.

Claro. No se atreven a decir nada que contravenga el relato feminista por pánico a ser linchados por la turba.

En España, el presidente del Gobierno se opuso a la intervención en las empresas para imponer la igualdad salarial. Lo llamaron machista y se retractó.

Lo explicó hace años Thomas Sowell: “Si le das al Gobierno el suficiente poder como para imponer la igualdad efectiva de resultados le habrás dado el suficiente poder como para convertirse en una tiranía”.

¿Pero podría hacerse?

 Habría que crear una estructura burocrática monstruosa. El libre mercado existe precisamente porque es imposible llevar a la práctica la fórmula “a igual trabajo, igual salario”. ¿Quién y cómo determina que dos trabajos son idénticos? Ya se intentó bajo la Unión Soviética. Y así acabó.

¿Por qué hay tan pocas mujeres al frente de grandes empresas?

Tengo un amigo que dirigía una de las principales empresas tecnológicas de Canadá. No cogió vacaciones en 20 años. Ni un sólo día. Y no eran jornadas de ocho horas, la mitad en el yate. Eran de 18 horas. Todo el día en un avión. Ya, en primera clase. Pero lejos de casa. De su familia. En hoteles anónimos. Nada de juerga y tequila. Para vivir así hay que estar configurado de una manera muy particular. Hay gente así, claro. Y la mayoría son hombres. ¿Son mejores? No. Son distintos. Incluso podríamos decir que sus prioridades son peores que las de las mujeres que optan por una vida más equilibrada, trabajando media jornada y cuidando de sus hijos. En todo caso, es su elección. ¿Usted qué haría?

Humm…

Ya.

Bajas de paternidad: hay oferta pero no hay demanda. ¿Por qué?

Cuando tienes un negocio del que depende tu familia no te coges cuatro meses de baja. Lo mismo pasa en las profesiones muy competitivas. Los despachos de abogados, por ejemplo. La mayoría de los socios son hombres. ¿Machismo? No. Hacen lo posible por fichar y mantener a los mejores. Del sexo que sea. El problema es que, a partir de cierta edad, las mujeres se marchan o reducen su nivel de compromiso. De nuevo, es una elección legítima. ¿Vamos a criticarlas por ello? ¿Vamos a llamarlas falocéntricas?

Susan Pinker cuenta que en la Unión Soviética muchas mujeres estudiaban carreras relacionadas con las Ciencias y en cuanto llegó la democracia, y pudieron escoger libremente, se produjo un trasvase hacia las Humanidades.

Y fíjese en la última gran sorpresa.

¿Cuál?

Los países escandinavos han hecho lo imposible por imponer una igualdad formal entre hombres y mujeres. De la cuna hasta la tumba, han eliminado todos los elementos culturales que pudieran condicionar o acentuar las diferencias de género. Hasta los juguetes son neutros. ¿Y qué ha pasado? Exactamente lo contrario de lo previsto: ¡las diferencias de personalidad entre hombres y mujeres se han acentuado! Es un descubrimiento científico impresionante: si erradicas las diferencias culturales, maximizas las diferencias biológicas.

¿Es todo hombre un agresor sexual en potencia?

¡Tanto como la mujer una manipuladora caza-ricos en potencia! En todo individuo existe una capacidad muy elevada de hacer el mal. La pregunta es: ¿por qué se difunden estas ideas sobre los hombres?

¿Por qué?

El 95% de los delitos son cometidos por el 5% de la población. La mayoría de esos criminales actúa una o dos veces. Pero existe un pequeño segmento que actúa de forma serial. Depredadores sexuales. Pederastas. Psicópatas que dejan un reguero de víctimas. A partir de ahí, cualquiera puede convertir a todos los hombres en depredadores al manipular la definición de “violencia sexual”. Porque no hay un hombre en el planeta que no haya hecho alguna vez un avance sexual no correspondido. En parte por torpeza o falta de sofisticación. En parte porque no sabía cuál iba a ser la respuesta.

Hoy eso basta para forzar la dimisión de un ministro o liquidar la carrera de un actor.

La izquierda posmoderna exige a la vez expresión sexual ilimitada, de cualquier gusto o color -ahí está el Orgullo Gay- y seguridad sexual absoluta. A ver cómo cuadran ese círculo. Su última ocurrencia es una maravilla: el consentimiento afirmativo. Cada paso y etapa de un encuentro amoroso o sexual debe quedar debidamente registrado para evitar equívocos. ¡Es tan orwelliano! Sólo un pobre ingenuo de 13 años puede considerar que esto es no ya positivo, sino viable. A veces da la impresión de que nuestra cultura ha sido tomada por gente con graves trastornos de personalidad. Lo digo seriamente. Clínicamente.

¿Cómo definiría el #MeToo?

Actrices vestidas de riguroso negro… Eso sí, de forma sexualmente provocadora… Hollywood, quejándose de manipulación sexual… ¡Hollywood, que se erigió literalmente sobre la manipulación sexual! Parece una broma. Pero vamos a hablar en serio. Existe un fenómeno que he visto en mi consulta… A ver, esto podría causarme un problema… Algunas mujeres no saben decir que no. Son mujeres vulnerables o dañadas, que se exponen una y otra vez. Tienen relaciones anómalas, no sólo con los hombres. Una mujer está en casa. Llega el repartidor. Es amable y simpático. Y acaba teniendo con él una relación sexual que no supo cómo evitar y de la que al minuto se arrepiente gravemente. No es culpa suya. Ni del repartidor. Ni de nadie. Es un fenómeno más frecuente de lo que parece y en las universidades se agrava por el consumo de alcohol.

¿A veces decir que no es decir que sí?

¿Cómo?

Un no es casi siempre un no rotundo. Pero alguna vez puede ser un quizás. O incluso un sí. Depende de muchos factores.

Yo no me atrevería a decir eso.

Lo digo yo.

Si usted dijera eso en el típico campus progre americano sería denunciada ante un comité de discriminación, sometida a una investigación, linchada y despedida.

¿Y de que me acusarían exactamente? ¿De promover la violación?

Probablemente.

La verdad es compleja. Salvo que aceptemos que todas las mujeres, y todos los hombres por cierto, somos débiles, incapaces de expresar nuestra voluntad y sentimientos, o incluso de jugar con las palabras y los tiempos.

Creo que fue Mike Pence el que dijo que no se reuniría a solas con una mujer a puerta cerrada. La gente se escandalizó. A mí me han aconsejado lo mismo cientos de veces. Yo paso, porque me parece ofensivo, para mí y desde luego para las mujeres. Para eso, pongamos una cámara en cada despacho. O mejor aún: impongamos la obligación de que todo encuentro sexual sea grabado y colgado en YouTube, así nadie podrá tener la más mínima duda de que cada fase del acto se desarrolló de forma perfectamente cordial, civilizada y consentida.

¿Qué le pareció el manifiesto de las actrices francesas en respuesta al #MeToo?

No lo conozco.

Se lo enviaré. Distingue entre el acoso sexual y el derecho a importunar.

El derecho a importunar es elemental. Como el derecho a ofender. Se lo dije a la entrevistadora de Channel 4 con la que tuve una discusión, digamos, intensa.

Viral.

No hay derecho a pensar sin derecho a ofender. Porque nada de lo que yo pueda decir será universalmente aceptado y asumido. ¿Y quién decide qué es ofensivo? Tu interlocutor. ¿Y si hablas con mil personas? Como mínimo una de ellas se ofenderá. ¿Y entonces qué haces? Dejas de hablar. Te limitas a decir obviedades: “este suelo parecería ser de color gris”. Con un agravante: cuando acaba el debate empieza la bronca.

¿Y qué papel juegan los medios?

Lo que necesitamos en los medios es pocas personas súperinteligentes dispuestas a decir la verdad. Lo que tenemos es hordas de columnistas de segunda poseídos por el miedo y la ideología. Y pronto dejarán de ser leídos y escuchados.

Su libro es un tratado de responsabilidad contra la cultura de la sobreprotección.

Otro legado de la progresía: una generación de mimados y quejicas, cero preparados para encarar la vida. Esos padres edípicos, que hacen un pacto con su niño: “No nos abandonarás jamás y a cambio nosotros haremos todo por ti”. Puro egoísmo envuelto en mimos. El resultado es que los niños crecen sin madurar. No tienen sentido de la responsabilidad. Son victimistas. Se vuelven inútiles y acaban resentidos.

¿Y cómo se inculca el sentido de la responsabilidad?

 Mi mensaje a los jóvenes es sencillo. Espabilad. Dejad de pudriros en casa. Dejad de quejaros y de culpar a los demás. Sed honrados, rectos y disciplinados. Haced algo útil. Asumid vuestra responsabilidad. Buscad sentido a la vida. Haced como las langostas: caminad erguidos con los hombros hacia atrás.

Lo que no dicen los políticos.

Lo que deberían decir. Porque al mundo le sobran niños. Lo que necesita son hombres adultos.

http://www.elmundo.es/opinion/2018/02/12/5a80aa4746163f61168b4622.html

 

El CGPJ pone en marcha el desarrollo de las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de género

 

Más sueldos para estómagos agradecidos.

Más comisarios políticos.

Más adoctrinamiento a jueces y fiscales disfrazado de formación en igualdad basado en una ley que discrimina en función del sexo y conculca derechos básicos en base al derecho penal de autor que aplicaban Hitler o Stalin.

Todo ello realizado por quienes falsean datos y sostienen las conocidas mentiras de las feminazis. De hecho, van a ampliar las estadísticas con nuevas manipulaciones para justificar sus canalladas cuyo fin último es garantizarse el sueldo.

Que la ley que promueven y todas las medidas creadas bajo su paraguas no hayan servido para eliminar la presunta lacra les trae al fresco mientras el dinero público siga fluyendo a sus bolsillos.

Por supuesto, se incrementará la persecución al disidente/opositor y se garantizarán más privilegios a las falsas denunciantes.

-o-o-o-o-

El CGPJ pone en marcha el desarrollo de las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de género

jueves, 8 de febrero de 2018

Autor, Comunicación Poder Judicial

A propuesta de la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, la Comisión Permanente solicita informes a distintos servicios del Consejo sobre la forma de dar cumplimiento a las medidas incluidas en el Pacto. El Consejo ampliará la formación de jueces y magistrados en materia de violencia de género, de trata y de otras formas de violencia sobre la mujer

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial ha acordado hoy poner en marcha el desarrollo de las medidas incluidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género que entran dentro de su ámbito de competencias, para lo que ha solicitado a distintos servicios de la institución la elaboración de propuestas concretas o de informes sobre la forma de dar cumplimiento a las mismas.

A propuesta de la vocal del CGPJ y presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, la Permanente también ha acordado dirigirse a la Comisión Nacional de Estadística Judicial –de la que, además del órgano de gobierno de los jueces, forman parte el Ministerio de Justicia, una representación de las Comunidades Autónomas con competencias en la materia y la Fiscalía General del Estado- para que los boletines estadísticos recojan información sobre todas las formas de violencia sobre las mujeres.

Para conseguir el cumplimiento de muchas de las medidas en las que el Consejo aparece como institución implicada, Carmona considera fundamental la colaboración del Grupo de expertos y expertas en Violencia Doméstica y de Género que asesora al Observatorio, aunque esta labor implicará además a servicios o departamentos del CGPJ como Inspección, Oficina Judicial, Promotor de la Acción Disciplinaria, Selección y Formación Inicial y Formación Continua.

Así, la Comisión Permanente ha encomendado al Grupo de expertos y expertas del Observatorio la formulación de propuestas para mejorar los protocolos de actuación entre los Juzgados y las Administraciones, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con los Puntos de Coordinación de las órdenes de protección.

También le ha solicitado que plantee una propuesta concreta de Protocolo de actuación específico para la toma de declaración de los menores en los procedimientos en los que exista cualquier forma de violencia incluida en el Convenio de Estambul y otra de actualización de la Guía de actuación de buenas prácticas judiciales.

Mientras tanto, los servicios del Consejo estudiarán, entre otras cuestiones, la forma de impulsar la especialización de los Juzgados de lo Penal en materia de violencia sobre la mujer y la ampliación de la jurisdicción de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer a dos o más partidos judiciales, siempre que ello repercuta en una mejora cualitativa de la atención y de los medios con los que se cuenta.

Además, el Servicio de Formación Inicial y el Servicio de Formación Continua adoptarán las medidas necesarias para conseguir una mayor especialización en la formación de jueces y magistrados en materia de violencia de género, de trata y de otras formas de violencia sobre la mujer.

Con ello se dará cumplimiento a las medidas número 214, 217, 218 y 262 del Pacto de Estado, que tratan sobre la extensión de la formación especializada a los órganos judiciales con competencia en materia de familia y de menores, la introducción de temas de Derecho Antidiscriminatorio en el temario de las oposiciones a judicatura y fiscalía o la formación sobre las especificidades de la inmigración.

Por último, la Comisión Permanente ha dado traslado a la Comisión Nacional de Estadística Judicial para que adopte las medidas que considere oportunas para, de acuerdo con el Convenio de Estambul, obtener y prestar datos estadísticos detallados y secuenciados sobre todas las formas de violencia contra las mujeres y elaborar estadísticas sobre abusos sexuales a menores y/o violencia sexual.

El CGPJ también insta a la Comisión Nacional de Estadística Judicial a incluir en los boletines estadísticos los datos relativos a la violencia de género en mujeres y niñas con discapacidad y/o diversidad funcional y a los casos de trata de personas con fines de explotación sexual.

Una vez que se hayan llevado a cabo los trabajos encomendados, los mismos serán remitidos a la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Poder-Judicial/En-Portada/El-CGPJ-pone-en-marcha-el-desarrollo-de-las-medidas-del-Pacto-de-Estado-contra-la-Violencia-de-genero