Teléfono: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Si no encuentra la página que busca pruebe en la sección "web anterior".

Un ataque feminista contra los blusas de Vitoria enturbia el final de las fiestas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Son ellas las que agreden, mandando a la gente al hospital, pero se presentan como víctimas.
Los argumentos tan disparatados como siempre.
La guinda del pastel es lo de “gordofobia”.
No es de extrañar que nuestro principal problea sea el que la gente no se crea lo que contamos.
En la sección de psiquiatría del penal más cercano es donde deberían estar.
-o-o-o-o-o-

 

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/08/09/paisvasco/1439145410_295217.html

Un ataque feminista contra los blusas de Vitoria enturbia el final de las fiestas

Unas 20 mujeres con la cara tapada hieren a dos miembros de una cuadrilla, en respuesta a una agresión verbal que sufrió el miércoles una chica. Feministas y miembros de las cuadrillas se denuncian mutuamente

ASIER VERA Vitoria 9 AGO 2015

Mujeres de las cuadrillas critican el ataque de las feministas / ASIER VERA

Las Fiestas de la Blanca se han visto enturbiadas por un ataque feminista a la cuadrilla de blusas, Jatorrak. El suceso se produjo este sábado en el paseíllo de vuelta en la céntrica calle Dato de Vitoria, donde un grupo de unas veinte mujeres, pertenecientes al colectivo feminista Arabako Bilgune Feminista y con el rostro tapado con pañuelos se abalanzaron contra los blusas golpeando a alguno de ellos. Estas mujeres quisieron mostrar así su repulsa al ataque verbal que sufrió una mujer en el paseíllo del 5 de agosto por parte de algunos integrantes de esta cuadrilla que hicieron comentarios denigrantes sobre sus pechos. Este grupo feminista va a ofrecer el lunes una conferencia de prensa.

El ataque contra los blusas ha sido contestado de manera unánime por la Comisión de Blusas y Neskak que ayer por la noche decidió que en el paseíllo de ida de hoy no habría música, sino simplemente una marcha en solidaridad con los blusas agredidos. Varias mujeres de la comisión portaban una pancarta en la que se leía ‘No nos sentimos defendidas, sí ofendidas. Eraso Sexistarik ez’ (No a las agresiones sexistas), en alusión al ataque del grupo feminista. El presidente de la Comisión de Blusas y Neskak, Luis Izaga, ha explicado a EL PAÍS que esta entidad ya ha presentado ante la Ertzaintza una denuncia por coacciones contra la citada entidad feminista, al tiempo que uno de los blusas agredidos en el rostro y que tuvo que ser atendido en las Urgencias del Hospital ha presentado otra denuncia por agresiones ante la Policía Autónoma Vasca. “Hemos llegado a esta situación, porque alguien se está encargando de perder los papeles y provocar situaciones que pueden generar enfrentamientos”, ha censurado Izaga, en referencia a Arabako Bilgune Feminista, a quien acusa de creer que los blusas son un “foco de agresores”.

Los responsables pidieron disculpas

Izaga recuerda que los blusas que “se sobrepasaron verbalmente” contra una chica el pasado 5 de agosto ya se mostraron “arrepentidos” ante ella, si bien la mujer decidió denunciar los hechos ante el teléfono de protocolo que habían puesto en marcha los grupos feministas, que decidieron al día siguiente llamar a Izaga para contarle lo ocurrido. Inmediatamente, en la reunión de la Comisión de ese mismo día 6 de agosto, se exigió a Jatorrak que tomara “cartas en el asunto y solucionase el tema”. A las pocas horas, según relata, el responsable de esta cuadrilla le telefoneó diciéndole que tenía localizados a los autores de la agresión verbal, quienes acudieron esa tarde a una reunión con la plataforma de feministas de Álava y la Comisión de Blusas y Neskak ante las que mostraron su “consternación”. Izaga reconoce que pensaba que ya había quedado clara la situación después de que las entidades feministas aceptaran las disculpas y, por tanto, estimaba que el hecho no iba a dar más de sí, hasta que tuvieron conocimiento de que Arabako Bilgune Feminista había convocado una protesta contra Jatorrak para el paseíllo de vuelta de este sábado, dado que consideran que esta cuadrilla es “machista al creer que no admiten a mujeres”.

Jatorrak ha aclarado, sin embargo, que sí aceptan a chicas, aunque en este momento son únicamente 120 chicos, que es el cupo máximo de personas que se admiten en la cuadrilla, por lo que “en caso de que alguien se diera de baja, sí que habría la posibilidad de que alguna mujer pudiera integrarse en ella”. La Comisión de Blusas y Neskak había tenido conocimiento de esta protesta feminista a través de las redes sociales, por lo que todas las cuadrillas estuvieron atentas para arropar a Jatorrak. Mientras que en el paseíllo de ida no sucedió nada, por el contrario, en el paseíllo de vuelta varias mujeres se encontraban con pancartas a la altura de la Plaza del Arca, por lo que en cuanto aparecieron los blusas de la citada cuadrilla, se les abalanzaron y les golpearon incluso con palos, según han relatado varios testigos que participaban en el paseíllo.

Se nos echaron encima” y uno de los heridos tuvo que ir a urgencias

“Se nos echaron encima y agredieron a varios miembros de la cuadrilla a pesar de que había incluso niños”, señala un blusa de Jatorrak, que revela que el peor parado fue un compañero que fue agredido con un palo a la altura de la mandíbula, por lo que tuvo que ser atendido en Urgencias. Por ello, explica que se ha decidido suspender el paseíllo de ida de hoy para que el colectivo feminista vea que “todos los blusas y neskak de Vitoria están en contra de cualquier tipo de agresión sexista, machista o xenófoba”. Además, recuerda que tras la agresión verbal que sufrió la citada chica, Jatorrak decidió al día siguiente mostrar su rechazo a lo que habían hecho sus integrantes desfilando por las calles de Vitoria sin música y en silencio, porque “lo que haga una persona no representa a toda la cuadrilla”. Mientras, una integrante de la cuadrilla Gasteiztarrak ha revelado que entre las reivindicaciones de las feministas que protagonizaron la agresión destaca su rechazo a que el traje de neska lleve delantal al considerarlo “denigrante para la mujer”. Ante esta situación, Izaga denuncia que el trato que están recibiendo las cuadrillas es “injusto” teniendo en cuenta que “estamos mejorando en la defensa de las libertades” y en el objetivo de evitar que haya agresiones sexuales y sexistas.

Sin embargo, admite que tiene la sensación de que las feministas “no se van a quedar ahí”, dado que, a su juicio, “quieren guerra, aunque no van a encontrar provocación en las cuadrillas”. Por su parte, una de las mujeres que participa en la cuadrilla Gasteiztarrak ha pedido al colectivo feminista que “dejen vivir a la gente en paz”, porque, según critica, “han creado un mal rollo que nos van a estropear las fiestas no solo a nosotros, sino a todo el mundo”. “Las fiestas hay que celebrarlas con alegría y las cosas hay que tomarlas con humor”, sentencia Nahia Acebedo, una joven que ha participado varios años en una de las cuadrillas, quien lamenta que hoy, en lugar de ser un día de alegría es uno de “amargura”.

VIOLENCIA SEXISTA

Las feministas piden a Urtaran que penalice a los agresores sexistas

Reconocen que la entrada en el paseíllo estaba planificada con “más antelación” que la fecha en la que se produjeron las agresiones verbales que denuncian

ASIER VERA Vitoria 10 AGO 2015

Mujeres de varios colectivos feministas han protestado por las agresiones de las fiestas /ASIER VERA

Una de las portavoces del movimiento feminista y del movimiento LGTB (Lesbianas, gais, transexuales y bisexuales), Izaskun Goienetxea, ha reconocido esta mañana que la decisión de entrar en el paseíllo de vuelta de los blusas del pasado 8 de agosto, justo cuando pasaba la cuadrilla Jatorrak estaba planificada con “más antelación” y no fue organizada a raíz de la agresión verbal que seis miembros de esta cuadrilla cometieron contra una joven el 5 de agosto. Goienetxea, que ha pedido al alcalde de Vitoria que active el protocolo y logre la expulsión de los agresores de esa cuadrilla, ha aclarado que aunque esta acción también quiere responder a ese hecho, la coincidencia en el tiempo fue casual ya que el objetivo inicial de la misma ya era “denunciar las agresiones sexistas que se han sufrido en ambientes festivos en los últimos meses en Euskal Herria” y reivindicar así “otro tipo de fiestas en las que las mujeres estemos cómodas y no tengamos que sufrir este tipo de agresiones constantemente”.

Goienetxea ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha leído un comunicado, junto a la también portavoz de los movimientos feministas y LGTB, Alitxu Martínez del Campo. En el acto, celebrado en las escalinatas de la Plaza de la Virgen Blanca, han participado unas 40 personas que portaban un cartel en el que se leía ‘No admitimos ninguna agresión sexista, homófoba, lesbófoba, tránsfoba ni gordófoba. Por unas fiestas en libertad’. Por otro lado, ha explicado que la decisión de entrar en el paseíllo justo cuando pasaba Jatorrak fue porque sus integrantes son todo hombres y “con más motivos aún”, después de que seis de sus miembros protagonizaran una agresión sexista contra una mujer el 5 de agosto a quien hicieron comentarios denigrantes sobre sus pechos y el color pálido de su piel.

“No consideramos que esta agresión en grupo fuera leve y el hecho de que pidieran perdón no es suficiente, ya que la Comisión de Blusas y Neskak había firmado un protocolo que establece que los agresores tienen que estar fuera de los espacios en los que nos movemos, en este caso fuera de las cuadrillas, por lo que ha habido un corporativismo por parte de los blusas, que se han lavado las manos”, ha censurado Martínez del Campo. A su vez, ha exigido al Ayuntamiento de Vitoria que “retire cualquier apoyo económico a colectivos que apoyen a agresores dentro de sus filas y a aquellos que no admitan a mujeres en su interior cumpliendo así con la Ley de Igualdad”. En esta línea, ha recordado que las cuadrillas de blusas reciben subvenciones públicas.

Alitxu Martínez del Campo ha denunciado que durante la acción que protagonizaron en el paseíllo, tanto los integrantes de Jatorrak, como miembros de otras cuadrillas, “entre los que estaba el presidente de la Comisión de Blusas y Neskak, Luis Izaga”, formaron un muro que “impidió la libre expresión del movimiento feminista por medio de todo tipo de agresiones, ya que las mujeres que participaron fueron insultadas, grabadas, zarandeadas y golpeadas”. Pese a ello, ha indicado que ninguna de ellas presentó ninguna denuncia policial, ni tiene constancia de que ningún blusa las haya denunciado por agresiones. Sin embargo, ha criticado que después de esta protesta, supuestos agredidos por la veintena de mujeres que participaron en ella llamaron al teléfono habilitado por el colectivo feminista para denunciar agresiones sexistas, con el fin de “amedrentarnos”. “Ya no tenemos miedo”, ha remarcado, al tiempo que ha aseverado que las mujeres feministas, los movimientos LGTB y otros colectivos “estamos hartas de aguantar en silencio las agresiones que normalmente sufrimos, por lo que no las admitimos, ni de los blusas, ni de ninguna otra persona o grupo”.

Las feministas creen que las mujeres de las cuadrillas de blusas no tenían información

Preguntada por el hecho de que varias mujeres portaran ayer durante la kalejira que sustituyó al paseíllo de ida un cartel en el que se leía ‘No nos sentimos defendidas, sí ofendidas. Eraso sexistarik ez’, la portavoz del movimiento feminista considera que “no se ha entendido” su protesta, ya que “nadie se puso en contacto con nosotras para que les explicáramos cuál era el carácter de la acción que llevamos a cabo el 8 de agosto”. Así, estima que “muchos blusas y neskak tienen una información parcial e interesada de cómo se ha desarrollado todo este tema”. Martínez del Campo ha revelado que durante las fiestas, el teléfono habilitado por su colectivo para denunciar las agresiones sexistas ha recibido 5 llamadas de diferente tipo, algunas de las cuales se han puesto en conocimiento de la policía, mientras que, por su parte, el primer edil de Vitoria ha desvelado que el teléfono puesto en marcha por el Ayuntamiento para el mismo fin ha contabilizado un total de dos.

Por su parte, el concejal de Irabazi, Óscar Fernández, ha revelado que minutos antes de llevarse a cabo la kalejira, trató de convencer al presidente de la Comisión de Blusas y Neskak para que hicieran el paseíllo, dado que su protesta podría generar “más tensión” y no solucionar el problema. Fernández afirma que no le pareció “adecuado” lo sucedido “ni de un lado ni de otro” y aboga por que “se calmen los ánimos. Para el regidor, la Comisión de Blusas y Neskak debería cumplir el protocolo contra los agresores, al tiempo que considera que el movimiento feminista, con independencia del derecho a la libertad de expresión, dio un “paso atrás” con su protesta al “apretar demasiado las tuercas” originando una reacción que “no ha ayudado a la convivencia sino a ampliar esta bola de un bando contra otro”.

“Da pena este final de fiestas porque queda en un segundo plano las dos agresiones de violencia machista con la detención de dos chicos jóvenes y el acoso que sufrió esta chica por parte de los blusas, que no tiene justificación ninguna y es inadmisible”, concluye Fernández.

Urtaran pide tranquilidad

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, cree que “no es momento de precipitaciones, ni de seguir echando leña al fuego”, por lo que aboga por “tomar calma y oxígeno y analizar este tipo de incidentes para que, entre todos, se busque una solución consensuada y dialogada”. Tras expresar su apoyo “absoluto e incondicional” a las mujeres agredidas, ha dicho que debe haber “tolerancia cero” hacia los comportamientos y actitudes sexistas, así como a las agresiones verbales o físicas”.

No obstante, ha considerado que “no se puede generalizar”, ya que, a su juicio, “la inmensa mayoría de blusas y neskak son personas que saben divertirse de forma respetuosa”, razón por la cual ha mostrado su apoyo a la “inmensa mayoría” de este colectivo. Por otra parte, ha anunciado que a partir de septiembre, el Consistorio pondrá en marcha un grupo de trabajo para “empastar mejor” las relaciones entre los diferentes colectivos que intervienen en las fiestas de Vitoria para “evitar estos incidentes que han producido en las últimas horas”.

“Se trata de dialogar, consensuar y resolver las disfunciones que se han podido generar, porque todos estamos en el mismo barco y todos queremos que sean unas fiestas muy respetuosas tanto con las mujeres como con el diferente”, ha resaltado Urtaran. En este sentido, ha incidido en que el Ayuntamiento se ofrece para “mediar en la manera de lo posible” para mejorar las relaciones entre los distintos colectivos y comenzar a diseñar ya entre todos el programa de Fiestas de 2016.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Teléfono.: 620100000 - Email: info@projusticia.es

Deja un comentario