Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK - ACEPTAR | Más información

hs

Colabora en la causa y benefíciate de los servicios de la Asociación.

mn2012

f 620100000 - info@projusticia.es v

hs

 

Menos ciencia y más ideología basada en mentiras.

Eliminar la verdad para imponer falsedades.

El totalitarismo feminazi sigue implantándose en todas las estructuras del Estado.

El adoctrinamiento de la población, mediante el sistema educativo, es una pieza fundamental para implantar el feminazismo.

Se crearán más puestos de trabajo irreales. Adoctrinadores en ideología de género y comisarios feminazis son sólo un par de ellos. Miles de estómagos agradecidos que harán lo posible para que su chiringuito se mantenga.

-o-o-o-o-

El Gobierno quiere menos matemáticas en Bachillerato y más feminismo en la universidad

8m

15 de mayo de 2020

Javier de Benito Hernández

La nueva ley educativa contempla eliminar las matemáticas en algunas modalidades de bachillerato.

El Instituto de la Mujer, dependiente de Irene Montero, quiere que el feminismo se reconozca como "área de conocimiento".

La Lomloe, que sustituirá a la 'ley Wert', aún no ha sido aprobada en el Congreso.

El Gobierno ya planea un nuevo escenario educativo. Por un lado, el Ministerio de Educación, dirigido por Isabel Celaá, aún trabaja en la nueva ley educativa que sustituirá a la polémica “ley Wert”. La conocida como “Lomloe” (aún pendiente de aprobación en el Congreso) contempla algunos cambios polémicos, como el hecho de eliminar las matemáticas como materia obligatoria para aquellos estudiantes que elijan el Bachillerato de Ciencias y Tecnología o el de Humanidades y Ciencias Sociales. Al mismo tiempo, la directora del Instituto de la Mujer (institución dependiente del Ministerio de Igualdad), Beatriz Gimeno, ha asegurado que el feminismo deberá ser reconocido por las universidades como “área de conocimiento”.

Desde el Instituto de la Mujer son claros. O al menos lo han sido de cara a la reunión que mantuvieron la semana pasada con miembros de Eufem, la Plataforma Universitaria de Estudios Feministas y de Género. “Se contribuirá a promover, en alianza con el Ministerio de Universidades y desde la Mesa de Género y Universidades, que los estudios feministas sean plenamente reconocidos como área de conocimiento”, ha asegurado la directora del Instituto de la Mujer, nombrada por la ministra de Igualdad, Irene Montero.

Y al mismo tiempo, el equipo de Educación trabaja en desarrollar una nueva ley educativa que ha puesto en pie de guerra a algunas sociedades científicas, que ven indignante que el Gobierno se plantee restarle peso a las matemáticas en función del tipo de bachillerato que se elija. Antes de la Lomce (la ley educativa que aún está vigente), solo se contemplan como obligatorias las asignaturas Lengua española, Historia, Filosofía, Lengua extranjera y segunda lengua. Fue el exministro de Educación José Ignacio Wert quien incluyó las matemáticas como materia obligatoria. Y la nueva Lomloe no parece querer cambiar de criterio, sino reducir la presencia de las matemáticas en el bachillerato. Algo que no ha sentado bien a más de 20 sociedades científicas, que se han puesto en contacto con los grupos parlamentarios para hacer constar su malestar.

La Lomloe aún está por revisar y, sobre todo, no ha sido aprobada por el Congreso. Puede haber cambios de última hora y el Ejecutivo ha dado acuso de recibo de los comentarios de la comunidad científica en los que ven con malos ojos que las matemáticas se erradiquen de los bachilleratos de Ciencias y Tecnología o el de Humanidades y Ciencias Sociales. Pero la intención previa está muy clara.

Entre tanto, Gimeno sigue en la misma línea y doctrina que planteó Montero: dar una salida feminista a la crisis. El polémico Instituto de la Mujer, tiene el objetivo de impulsar los estudios feministas y de género en las universidades españolas. Por eso pasan por reconocer los estudios feministas como área de conocimiento. Ya existen estudios y asignaturas en algunas carreras con perspectiva de género, pero Gimeno quiere que este tipo de estudios cale mucho más en la sociedad.

Tal es el esfuerzo que quieren dedicar desde el Ejecutivo a impulsar el feminismo en las aulas de los universitarios que hasta se ha hablado de dinero. El Instituto de la Mujer de Gimeno ha prometido que habrá ayudas económicas y becas para aquellos que realicen postgrados relacionados con la materia de género, así se conseguirá la “promoción de la teoría feminista” que tanto persiguen desde el Gobierno.

GIMENO, ENVUELTA EN POLÉMICA

Gimeno es una de las adalides que pretende imponer el lenguaje inclusivo. Sus comentarios la han convertido en una figura polémica que ha saltado a los titulares en más de una ocasión. Tiene una serie de expresiones que la han hecho famosa no precisamente por su tolerancia. Avisó de que la única forma de que se acabar con el machismo del sexo era que los hombres fueran penetrados analmente porque los hombres son “opresores, violentos y promiscuos”.

“El ano es una de las principales zonas erógenas para hombres y mujeres. Especialmente para hombres. Para que se produzca un verdadero cambio cultural tienen que cambiar también las prácticas sexuales hegemónicas y hetero normativas y que sin ese cambio, que afecta a lo simbólico y a la construcción de las subjetividades, no se producirá un verdadero cambio social que iguale a hombres y mujeres”, detalló la que ahora dice que no se debe decir médicos y enfermeras.

https://www.moncloa.com/gobierno-matematicas-feminismo/

 

Los matemáticos se rebelan por la nueva ley educativa

facultad

Un grupo de jóvenes, en las puertas de la Facultad de Ciencias Matemáticas de la Universidad Complutense, en mayo de 2019.JAIME VILLANUEVA / EL PAÍS

ANA TORRES MENÁRGUEZ

Madrid - 14 MAY 2020

Más de 20 sociedades científicas piden que se mantenga la materia como obligatoria para los alumnos de bachilleratos técnicos

“En países de nuestro entorno como Francia, Portugal o Italia, las matemáticas son obligatorias en los bachilleratos científicos. ¿De verdad vamos a ser la excepción en Europa?”, plantea el presidente de la comisión de educación de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), Luis Rodríguez. Está muy preocupado por el cambio que ha introducido el Ministerio de Educación en el texto de la nueva ley educativa (Lomloe) —cuya tramitación sigue su curso en el Congreso de los Diputados—, que elimina las matemáticas como materia obligatoria para los estudiantes de Bachillerato que se decanten por la rama de Ciencias y Tecnología o por la de Humanidades y Ciencias Sociales.

“Es tan descabellado como si quitásemos Lengua; las matemáticas son un instrumento básico para poder comunicarse en las disciplinas científicas, sociales, tecnológicas y de salud, es un lenguaje necesario que hay que manejar”, añade Rodríguez. La sociedad matemática, que junto a otras 20 sociedades científicas ha mandado un escrito a todos los grupos parlamentarios para que incluyan su petición en las enmiendas a la nueva ley (cuyo plazo finaliza el 20 de mayo), considera que la intención del Gobierno es volver a la antigua norma aprobada por el PSOE en 2006, la LOE, en la que tampoco se contemplaba esa asignatura como obligatoria en esas ramas y eran los propios institutos los que decidían qué materias integraban cada uno de los itinerarios.

Mitigar el impacto educativo por el coronavirus requerirá 5.000 millones de euros

“El hecho de que los alumnos lleguen a las facultades con un conocimiento superficial de matemáticas merma la calidad de la enseñanza universitaria; nos tenemos que adaptar a su nivel”, lamenta Asunción Cámara, presidenta de la Asociación de escuelas de Ingeniería Civil. En otras carreras, como Farmacia, también defienden la necesidad de que la Administración asegure un nivel elevado en los estudiantes de nuevo ingreso. “Desde fuera se puede pensar que en la rama sanitaria no son tan importantes las matemáticas, pero es un error. En Biofarmacia necesitan estadística, y para el diseño de fármacos, cálculo”, apunta Beatriz de Pascual, presidenta de los decanos de Farmacia.

Tradicionalmente, las leyes educativas solo contemplaban las materias obligatorias para todas las ramas de Bachillerato: Lengua española, Historia, Filosofía, Lengua extranjera y segunda lengua, en las autonomías con idioma cooficial. Fue la Lomce, aprobada por el PP en 2013, la que introdujo que las matemáticas fuesen obligatorias en esas ramas. Leyes anteriores, como la Logse (aprobada por el PSOE en 1990), también lo contemplaban. “No podemos permitir ahora un retroceso cuando la OCDE está reclamando que mejore la alfabetización matemática en la era de los datos”, indica Alfonso Gordaliza, presidente del Comité Español de Matemáticas.

“Debemos asegurar un currículum diverso para los diferentes caminos académicos; no todos los alumnos se dirigen a la universidad, también a la Formación Profesional Superior”, aclara el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana, que reconoce que el departamento de Isabel Celaá ha optado por “volver a la tradición normativa más clásica” en la que en el texto se incluye lo básico, para después legislar a través de reales decretos aspectos más concretos, como el estudio de las matemáticas. “De esta forma, conseguimos mayor flexibilidad. Si luego hay cambios importantes en la sociedad, se puede rectificar de forma más fácil que si hubiese que cambiar una ley orgánica”, añade.
“El Gobierno, una vez escuchadas las propuestas de las autonomías, establecerá la estructura de las modalidades, las materias específicas de cada modalidad y el número de materias que deben cursar los alumnos”, asegura Tiana. Pero las sociedades científicas no se fían por el precedente de la LOE.

Un ‘curso cero’ para subir el nivel

Aunque no hay un estudio global con datos de diferentes facultades, la RSME asegura que desde que se aprobó la Lomce en 2013 y las matemáticas se hicieron obligatorias, el porcentaje de suspensos en esa materia en los primeros cursos universitarios ha descendido. “Con la anterior ley (Loe), muchos estudiantes que no conseguían acceder a la carrera sanitaria y que habían descartado las matemáticas en Bachillerato, optaban por una ingeniería, y lo pasaban francamente mal”, asegura Luis Rodríguez. En muchas facultades de Economía, como la de Málaga, organizan “cursos cero” en primero. “Los alumnos llegan con un nivel muy bajo y no son conscientes de que van a ver mucha estadística”, indica Eugenio Luque, miembro de la conferencia de decanos de Económicas.

https://elpais.com/sociedad/2020-05-13/los-matematicos-se-rebelan-por-la-nueva-ley-educativa.html

 

 

 

servicios

banner

 

SÍGUENOS EN:

Síguenos en Facebook , Twitter , Instagram, Youtube y Gab

 

cajaTIENDA PROJUSTICIA