tienda

mn2012

hs

Colabora en la causa y benefíciate de los servicios de la Asociación.

telf 620100000 - info@projusticia.es v

 

Por obligación legal nos vemos obligados a hacerle perder el tiempo y solicitar su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK - ACEPTAR | Más información

La ideología de género se ha introducido en cada una de las capas de nuestra sociedad.

No sólo vulnera derechos y libertades legales, sino que elimina el sentido común y la realidad sustituyéndolos por dogmas de obligada creencia y normas aberrantes de obligado cumplimiento.

Como toda ideología totalitaria no tolera disidentes ni opositores siendo uno de sus objetivos eliminar la familia pues es el núcleo donde el individuo se siente protegido. Por ello trata de eliminar todo vínculo afectivo entre personas.

-o-o-o-o-

Asistencia feminazi al parto

paritorio

10 mayo 2021

Queridos tuiteros, Muchos me escribís preocupados por el tiempo que llevo desconectada. Afortunadamente, se debe a algo increíblemente maravilloso: he sido madre. Así que seguiré desconectada indefinidamente, pero por la mejor de las razones: la maternidad.

Muchísimas gracias a todos por vuestros mensajes y preocupación. Deciros que es una niña completamente sana, y que la hemos llamado Atenea: diosa de la sabiduría y del arte de la guerra.

Porque en "malos tiempos", debemos criar "hombres fuertes" (plural incluye femenino).

Quiero contaros algo que me ha dolido y enfadado sobremanera desde el principio de mi embarazo hasta finalizado el parto: el hembrismo que existe en la maternidad y que, con la pandemia, se ha acentuado aún más.

Por una serie de circunstancias, mi embarazo ha sido más duro de lo normal desde el primer momento hasta el último. Incluso la recuperación posparto, donde estoy lidiando hasta con un esguince en las costillas.

Y ha sido gracias a mi marido que he sido capaz de hacerlo. Con un embarazo de alto riesgo y reposo absoluto, sufriendo dolor de contracciones hasta el 4 mes, deshidratación, anemia, diabetes gestacional, placenta previa, pérdida de masa muscular severa...

Con la frontera cerrada, ningún familiar/amigo podía venir a ayudarnos. Así pues, mi marido ha estado 41 semanas saliendo a trabajar, haciéndose cargo de la casa (comida, limpieza, lavadora, compra, etc.), y sobre todo: cuidando de mí.

Y no sólo atendiendo mis necesidades más básicas, como ayudándome con las comidas o a ducharme. Psicológica y emocionalmente también. Y todo ello durante 41 semanas, sin quejarse tan siquiera una vez. Siempre con su mejor sonrisa.

Sin embargo, el equipo de matronas que ha llevado mi embarazo se negó a conocerle: ¡como si no estuvieran atendiendo a su mujer y a su hija! No le permitieron pasar a ni una sola ecografía: ¡como si él no estuviera desesperado por conocer a su pequeña!

En una ocasión, tuvimos que ir a urgencias porque la niña no se movía y, de nuevo, no le dejaron pasar: ¡como si no estuviera igual de asustado que yo de que algo le hubiera pasado a nuestro bebé!

A esto podríamos sumar todas las veces que me preguntaban si sufría malos tratos por su parte. ¡Así porque sí! Sin ninguna actitud o evidencia que pudiera llevarlos a pensar algo así. Simplemente, porque es hombre.

El mismo día del parto, inicialmente me ingresaron sola, sin dejarle pasar, para volver a preguntarme si ese hombre que llevaba casi 10 meses desviviéndose por mí, era un maltratador. Dicen que lo preguntan por rutina... Pero a él nadie le preguntó lo contrario...

Y llegó el momento del parto, y médicos/matronas/enfermeros entraban y salían de la habitación, pero todo el mundo actuaba como si él no existiera. Como si no fuera realmente la única persona que yo quería a mi lado, ayudándome.

Él tenía tanto o más miedo que yo. Era una situación nueva para ambos, pero yo me había preparado con clases preparto y vídeos y textos sobre el tema. Él... para los hombres no hay nada. Nadie les explica realmente su importancia en todo esto.

Algunas personas en la sala de parto bromeaban sobre si se desmayaría, como si por ello fuera alguien más débil, cuando su amor por su mujer y su hija eran los que le hacían sentirse vulnerable en ese momento, al no saber cómo ayudar, mientras le hacían sentir que sobraba.

Un ejemplo fue cuando, habiéndose agotado la epidural durante el parto, me estaban cosiendo la episiotomía y sacando la placenta, por lo que yo seguía pasándolo mal, y él preocupado por mí y yo pidiéndole que se centrara en la niña, que estaban revisándola y eso.

Cuando terminaron con la pequeña, y estando él allí mismo, la enfermera en cuestión le rodeo para traérmela a mí, aunque yo seguía "ocupada", ignorando por completo que su padre estaba listo para tenerla en sus brazos también. ¡Es tan hija suya como mía!

Esa misma noche, la primera noche de su hija en este mundo, y conmigo más necesitada de ayuda que nunca... me echaron del hospital. A los hombres no se les permitía quedarse con su recién estrenada familia, en la primera noche de vida de su bebé.

Dijeron que por la pandemia. Se ve que podía haber cogido el virus a pesar de no haber salido de la habitación desde que ingresamos por paritorio... Le dijeron que podía volver a las 9 de la mañana, y se fue a casa solo, sin apenas haber visto/tocado a su pequeña.

Teniendo que dejar a su mujer allí, sabiendo cuánto le necesitaba. A las 9 estaba de vuelta con nosotras, pero a las 9 y media una asistente social le echaba de la habitación para volver a preguntarme si sufría malos tratos...

Tengo muchísimas más anécdotas de este estilo que podría contar, pero creo que la idea ha quedado clara. Y, aunque no lo he aclarado, he peleado en cada momento que discriminaron a mi marido, mientras él jamás se quejó para que yo no me preocupara.

Para rematar, en los papeles del certificado de nacimiento de la pequeña tuvimos que rellenar dos páginas de información sobre mí. Sobre él... ¡apenas un párrafo, haciéndole firmar un documento como que reconoce su paternidad!

Oír a la pediatra decir el otro día, que cambia pañales mejor que todas las mujeres que haya visto, me hizo tener ganas de escribir esto. Para mí: Es el mejor marido/padre del mundo, a pesar de que el mundo se lo ha estado impidiendo.

xiomara

https://twitter.com/xiomirb/status/1391775359474020355

 

 

 

 

 

servicios

 

SÍGUENOS EN:

Síguenos en Facebook , Twitter , Instagram, Youtube y Gab

 

cajaTIENDA PROJUSTICIA